CARNATION (BEL) – Where death lies, 2020

Enlaces:

Asentamiento es lo que busca la banda belga CARNATION, que poco a poco va asomando la cabeza destacando en los mejores festivales del género. El de CARNATION es el clásico ejemplo de banda cuya existencia no se entendería si no fuera por su afán aniquilador encima de las tablas. No se puede decir que estos chicos sean la quintaesencia del death metal; de hecho el mayor hándicap con el que parten es que van a ser eternamente tachados como una mera copia de los ENTOMBED de la época Left hand path y Clandestine, y eso no es cuestión menor. El quinteto originario de Antwerp tampoco es que disimule en demasía su vocación por el zapatilleo sueco y por la banda antaño liderada por el gran LG Petrov en particular. Desde el sonido hasta la temática e incluso en el arte de las portadas podemos notar esa delgada línea que separa a esta formación de ser poco menos que una banda de versiones. Y, en fin, aunque hoy en día son numerosos los ejemplos de esta afición por sonar de una manera tan fidedigna a su banda de referencia, no se puede negar que se puede llegar a tener cierto éxito; ahí tenemos a esos PERSUADER que lo hacen con BLIND GUARDIAN, a THEM con KING DIAMOND, a MEMORIAM con BOLT THROWER, a AIRBOURNE con AC/DC… y podríamos seguir así hasta completar una lista interminable.

Aquí se juntan dos variables que harán caer de rodillas a cualquier nerd versado en las vanguardias musicales, y estas son: apuntarse al carro del revival, en este caso dentro del death metal y al de imitar a una banda en particular. Estos CARNATION tenían todas las rifas para ser vilipendiados por la comunidad metalera y por alguna razón está ocurriendo todo lo contrario. ¿Dónde encontrar la explicación? Pues en que nos traen al presente la mejor versión de una banda tan emblemática como ENTOMBED, tocan con una calidad tremenda, el sonido es de primera división y, si se me apura, es casi más interesante, ahora mismo, este émulo de ENTOMBED que las dos partes en las que se ha roto la banda sueca, confusas e intentando encontrar la identidad perdida por algún desolado paraje de la Bélgica rural.

Realmente poco se puede contar o describir sobre un disco como Where death lies sin hacer de esto un compendio de datos biográficos sobre la historia, formación y ¿evolución? de la banda. Lo cierto es que este segundo larga duración es un compendio de hachazos, cada cual más directo a la yugular, con una actitud clara de encender los ánimos del personal en directo gracias a esa magistral argamasa de riffs hirientes, melodías pérfidas a la par que sugerentes, esa vocación macarra que da el rockerizar un género tan extremo como el death metal y, muy por encima de todo, ese groove latente que hace de este lanzamiento una auténtica fiesta de mamporros que en nada tendría que envidiar al hardcore más hormonado. Evidentemente, si eres un nostálgico o nostálgica del death metal sueco más cafre de los ENTOMBED, DISMEMBER o AT THE GATES así como cosas más grooveras a lo KATAKLYSM, e incluso si eres afín al hardcore metalizado al uso de unos HATEBREED tienes aquí un buen candidato para añadir a las playlists del gimnasio.

Comparte: