CAPSIDE – Genoma, 2014

Enlaces: Facebook Youtube BandCamp

capside01CAPSIDE es una banda formada en Gerona en 2011 de sólo tres miembros que basa su creatividad en diversas formas del rock más experimental. Genoma fue lanzado en julio como presentación de su particular propuesta, y muestra unas ambiciones un poco alejadas de lo que solemos encontrar en la mayor parte del panorama nacional.

El estilo de CAPSIDE es muy variado en influencias, por lo que aunque definan su estilo con etiquetas como math rock, progresivo o alternativo no resulta sencillo encasillarlos. Me vienen a la cabeza paralelismos con nombres como TOOL, FAITH NO MORE, PRIMUS, RUSSIAN CIRCLES o MUSE, tomando pequeños detalles de cada escuela sin llegar a identificarse plenamente con ninguna de ellas. En suma podemos decir que parten de las corrientes alternativas de los noventa y del afán de la época por expandir fronteras, pero buscando en todo momento una identidad propia.

En este sentido, podemos encontrar en Genoma experimentos rítmicos y cambios bastante curiosos combinados con pasajes que alternan los unísonos con líneas melódicas simultáneas que buscan una mayor versatilidad modal. Esto queda de manifiesto desde el principio con “Explosive adrenaline rush” (un tema muy tranquilo a pesar de su título) o “Lightless euphoria”, corte que también se pone de manifiesto el empleo de progresiones de intensidad variable típicas del post rock. En todo momento se hace uso de diferentes tonos y efectos de guitarra que me recuerdan al shoegaze, así como líneas vocales con técnicas diferentes y muchos otros detalles que resultaría imposible enumerar aquí.

Aunque la combinación de tantas vertientes resulta en un album un tanto disperso estilísticamente, la variedad consigue mantener el interés del oyente al presentar una continuidad en su contenido. Gran parte del album se mueve en registros melancólicos, pero también hay partes de carácter más cerebral en cortes más experimentales como “The 10th element” o “Sonancy clash”, que son de los que más me han gustado. Hay que dejar claro que se trata de un disco suave, contemplativo y contenido, manteniéndose por lo general en tempos leves y tonos limpios, por lo que no es una banda recomendable para quienes sólo busquen caña.

El nivel técnico de los miembros de CAPSIDE es bastante bueno, y sus interpretaciones individuales se convierten en uno de los puntos fuertes del disco. Iván Olivé y David Flores se encargan de las voces, cantando en inglés y castellano con un timbre agradable y un estilo que me recuerda a una especie de mezcla entre Mike Patton y Matthew Bellamy, aunque la voz se usa en CAPSIDE como un ingrediente más y sin destacar por encima del resto (priman de hecho las partes instrumentales). Iván también se encarga del bajo que, aunque tiene un protagonismo menor de lo que me esperaba en principio, ofrece líneas muy efectivas y en ocasiones bastante pegadizas. Las guitarras de David asumen una gran carga melódica y aportan seguramente la parte más emocional de Genoma. En la percusión Carlos Orellana cumple con una interpretación comedida que se ajusta perfectamente a los numerosos cambios, con un sonido sorprendentemente cálido.

El problema que encuentro en CAPSIDE es que su mezcla de estilos no es aún homogénea, y no es difícil identificar las influencias de sus distintas vertientes. Es lo de siempre, algo típico de los primeros trabajos de cualquier grupo. Si lo que los de Gerona quieren es encontrar su propio estilo, yo pienso que van por el camino correcto. Y esto es motivo suficiente para seguirles la pista.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS