CANNIBAL GRANDPA – Septum signa inferno, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Dentro del mundo de la brutalidad sónica, la escena madrileña goza de muy buena salud, siendo una de las bandas punteras en este sentido CANNIBAL GRANDPA. Aunque no tengan ni cinco años de existencia, su nombre está entre los más habituales del boca a boca de los bailoteos slam y su debut, Feed your food, es uno de los más habituales de ver entre los que somos aficionados a estos sonidos. El problema de este tipo de bandas es cómo envejecen, pues los corsés del género suelen ser férreos. Sin embargo no es el caso de CANNIBAL GRANDPA en la continuación de su debut, que en poco  menos de media hora de duración deja bien claro que en estos dos años el grupo ha hecho los deberes y no se va a dormir en los laureles. Septum signa inferno es un paso adelante en todos los sentidos y sobre todo un paso adelante hacia la oscuridad.

El camino por el que han optado los madrileños CANNIBAL GRANDPA ha sido el más fructífero: mejorar lo ofrecido en su debut y ampliar sus horizontes hacia experimentaciones que funcionan y no desentonan pero que aumentan la paleta de texturas de la banda. Si tuviese que escoger un solo tema de los ocho que contiene Septum signa inferno para describir a lo que me refiero ese sería sin duda alguna el propio tema título, donde colabora en las voces Luke Griffin de los ingleses ACRANIA, que por cierto también estará con los madrileños en la presentación que harán de este nuevo disco a finales de enero y de la que dejaremos buena cuenta en Subterráneo Webzine en su momento. En este corte la brutalidad de los riffs de Alex Tena y Alberto Bravo, no exenta de melodía, y la voz de Fernando del Villar, que ha ganado guturalidad en la producción, se mezcla con pasajes sinfónicos y riffs afilados que parecen sacados de un disco de DIMMU BORGIR y sin embargo todo funciona.

Pero no se asusten los amantes de los ritmos pesados y las voces brutaloides. CANNIBAL GRANDPA sigue haciendo muy bien lo que ya hacía en su debut, como demuestra de partida con “Kingdom under your feet” donde colabora TTS de HERE COMES THE KRAKEN o sobre todo “Mandinga” con la presencia de Rok Rupnik de WITHIN DESTRUCTION. Y sin embargo ya en este corte el grupo madrileño ofrece este paso adelante en forma de unos arreglos pomposos que dentro de su sutileza incrementan la oscuridad. La producción es mucho más potente que en el debut, pero también más poliédrica y redonda lo que permite que estos efectos adicionales encajen muy bien, así como las melodías y las voces más a lo BLACK DAHLIA MURDER que en temas como “Cerberus” hacen su aparición con más protagonismo, siendo uno de los cortes que mejor debe funcionar en directo. Algún momento djent también tiene su espacio (“The crown”), pero en general lo que ha logrado CANNIBAL GRANDPA es evolucionar sin perder lo ganado.

La creatividad es uno de los puntos fuertes de CANNIBAL GRANDPA ahora mismo, y aunque Septum signa inferno se hace muy muy corto ofrece una evolución muy grande para el grupo, sin que sus señas de identidad se disuelvan. No repetirse, seguir avanzando y aprovechar lo aprendido, con esos ingredientes CANNIBAL GRANDPA sigue adelante y avanzando en este nuevo álbum.

Comparte:

COMENTARIOS