CAIN’S DINASTY (ESP) – Eva, 2018

Enlaces: Facebook

Muchos se sorprenderían de la cantidad de bandas que ha generado la provincia de Alicante dentro del metal, ya sea o no extremo. Bandas de black, grindcore, power metal, thrash, death e incluso bandas de punk, rock, nu metal… una barbaridad. Es algo que, como alicantino, me hace sentir orgulloso de mi provincia y de la escena que de ella ha ido erigiéndose a lo largo de décadas, y espero que algún día esto se pueda reconocer o dar a conocer de alguna manera a nivel estatal.

El caso es que, de entre todas esas bandas, nace en 2006 CAIN’S DINASTY, formada por Rubén Picazo como cabeza visible e indiscutible frontman y con el único objetivo de llevar el power metal alicantino al sitio que se merece. Aquel debut de 2008, Legacy of blood, les hizo estar en boca de muchos, granjeándoles buena y merecida fama entre crítica y público. Hoy, diez años después de aquel primer trabajo, lo celebran con un nuevo LP editado por Rock Estatal Records y titulado Eva.

Ante todo confieso que, para un servidor, este último trabajo es lo más atractivo que he escuchado de CAIN’S DINASTY desde Legacy of blood. Sí, es cierto que de cara a The hollow Earth, su anterior trabajo, le vino muy bien el cambio de formación: nuevas ideas, aire fresco y demás, pero en aquel trabajo todavía les faltaba algo más de homogeneidad o al menos esa sensación tuve. En esta nueva entrega se nota más madurez, como si la actual formación (cosa obvia) estuviera más asentada, más unida. Y eso se nota mucho, sobre todo en materias de composición, en las que salta a la vista que ha metido mano más gente de lo habitual.

A pesar de que sé que siempre han tenido predisposición a hacer algún que otro guiño al metal extremo, me da la sensación de que en Eva esos guiños son algo más frecuentes, seguramente debido a que Alejandro, uno de los guitarras (ex METAL BREATH, como Benansio, encargado de las baquetas y a quienes gusta mucho la mandanga bruta), haya metido mano en las composiciones como bien venía diciendo antes.

De hecho, me da la sensación de que la banda se mueve de manera más cómoda en esas partes más extremas. Quién sabe; igual su evolución inevitable en futuros discos se oriente a un metal extremo ‘powermetalizado‘, algo así como el que puedn practicar los durangarras ORION CHILD, por poner un ejemplo. Pero bueno, especulaciones aparte, pero continuando con el tema de los guiños extremos, es uno de los aspectos del LP que más me han gustado. Siempre encajados y fundidos con el power con criterio.

Por poner un ejemplo de ello, “The shadow of the King“; ese comienzo con el teclado evocando a un órgano eclesiástico seguido de la misma melodía transportada a la guitarra, que me recuerda a REVOCATION a más no poder y me la pone como un bote de laca. Pues además de mantener esa esencia de los de Boston a lo largo del tema, no deja de evocar power metal, que es lo que define a CAIN’S DINASTY, lo que hace de este corte uno de los temas que más me ha gustado del disco, representando un equilibrio perfecto en todos los aspectos: guitarras afiladas y extremas, melódicas y vertiginosas (el apartado solístico tanto por parte de Joaquín como de Alejandro a lo largo del disco es buenísimo), los registros de Rubén a las voces y la versatilidad de Benansio tras los platos. Un temazo, las cosas como son.

Si tuviera que ponerle algún pero a este ejercicio sería a las líneas de voz. Pese a que Rubén es capaz de ejecutar la voz en distintos espectros, tanto dentro del canto limpio como del gutural, creo que abusa un poco de sus registros más agudos, y a mí personalmente me gustan más sus medios, pero por supuesto esto siempre está sujeto a preferencias de cada uno. También se me han hecho un poquito monótonas las melodías que plantean las líneas de voz en limpio, cosa que se puede mejorar en futuras obras. De todos modos, con las colaboraciones vocales que cuentan en Eva consiguen darle un poco de versatilidad a este aspecto, apareciendo Débora Blanco (ex MORTIS CRUENTUS) en “Darkness call” y “While sleeping“, Arturo Megamuerte (RAVEN’S GATE) en “Two seconds to forget the pain“, Óscar Sancho (LUJURIA) en “The witch of blood and lust” e Hisaya Sassa (ALLEGIANCE REIGN) en “A man asking the Universe“.

Si a todo esto le sumamos que Eva se trata de un disco conceptual, no hace más que enriquecer todo el trabajo que hay detrás de él y hacerlo un disco más que digno de atención.

Comparte:

COMENTARIOS