CABESTRO (ESP) – ¿Crónica de sucesos?, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Cuando descubrí la existencia de CABESTRO me vino a la mente un grupo: BRUJERÍA. Un proyecto hecho con gente de bandas muy variadas radicadas en Catalunya y que por sí mismas ya son un buen trozo de la historia musical peninsular, juntadas con la intención de narrar sucesos de la oscuridad humana movidos por el odio, la religión y la tontería, teniendo el grindcore y el crust como base. Esto, que puede parecer una mera anécdota, evidente en cuanto uno profundiza en la naturaleza de CABESTRO, creo que dice mucho de la salubridad de la escena musical de este trozo de tierra al sur de los Pirineos. Y es que la calidad de los músicos de nuestro entorno va mucho más allá del encasillamiento en un estilo y de vez en cuando surgen proyectos, que podríamos considerar “superbandas”, que, con la única intención de ser divertimento, acaban dejando la personalidad propia de sus miembros y, por tanto, su calidad intrínseca se ve incrementada. En el caso de ¿Crónica de sucesos?, que es como debuta CABESTRO, el resultado es tan sorprendente como entretenido.

Forman parte de CABESTRO gente de bandas tan interesantes como FOSCOR (Fiar, su cantante), VORTICE (Alex y Pere, encargados del bajo y una de las guitarras, respectivamente), MOKSHA (el batería, Iván) y cerrando el plantel Gorka, el otro guitarrista y que entre otras cosas es productor reconocido, y de hecho se ha encargado de grabar este trabajo en sus The Room studios. Todos ellos se quitan sus máscaras habituales y se dedican a vomitar un grind, death, crust que hinca bien sus uñas en NAPALM DEATH (que es la referencia principal, especialmente si nos centramos en los discos de principios del nuevo milenio de la banda inglesa), PHOBIA, PUNGENT STENCH (hay alguna que otra parte death ‘n’ roll que me los recuerda) y los citados BRUJERÍA, tanto por la propia concepción del grupo como por el hecho de cantar en castellano. En poco más de veinte minutos escupen temas muy pegadizos y contundentes, movidos por el odio y la rabia y con el sonido putrefacto perfecto para poner banda sonora a la crónica de sucesos que pretenden ofrecer.

Las letras son bastante incisivas, por llamarlas de alguna manera. Desde el primer corte, que es uno de los más grind, uno sabe que el doble sentido y el dedo en la llaga van a ser notas dominantes, mientras las guitarras cogen el sonido de los NAPALM DEATH del Enemy of the music business. Ese corte es “Andrajos“, y es un reflejo fiel del esperpento de la semana santa. O su continuación, “Cogidas“, que obviamente va sobre el “arte” del toreo, el arte que se produce cuando es el toro el que empitona al torero, todo ello a ritmo de crust. Ya no digamos la descripción pueril y sexista del consumismo y el dinero fácil de “Escenas obscenas” o la justicia y moralidad religiosa en un contexto mucho más death metalero en “La santa muerte“, dejándome para el final el que es mi tema favorito, por su ritmo pegadizo, sus guitarras podridas y sobre todo la perfecta descripción que hacen de este trozo de tierra en el que vivimos: “Rezuma mugre“. Todo ello con una combinación de dos voces que me parece de lo mejor de CABESTRO, porque potencia todo el odio contenido en los surcos del disco, enfatizando los momentos más rancios y costrosos.

No sé si CABESTRO se quedará en un simple divertimento o irá más allá. Por lo pronto me sirve para alabar el gusto de un puñado de buenísimos músicos que se alejan de su contexto habitual para descender al primitivismo cazurro. Justo el sonido que se necesita para narrar una crónica de sucesos esperpéntica que es la columna vertebral de nuestra sociedad, que no ha cambiado en un siglo ni en dos si cabe. ¿Crónica de sucesos? es un disco certero, crudo, directo y con mucha mala baba. Tanto en su imagen como en su contenido. Las más lindas bajezas del ser humano.

Comparte:

COMENTARIOS