BUTCHER BABIES (USA) – Lilith, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

La banda americana BUTCHER BABIES está labrándose un nombre en la escena metálica y tiene todo lo necesario para convertirse en una de las próximas grandes bandas del metal moderno: además de buenas canciones, unas actuaciones en directo intensas y una personalidad y un carisma arrolladores. Quizás no llegarán al nivel de IRON MAIDEN, pero podrían conformarse con llegar al nivel de SAXON.

Lilith es su tercer disco de estudio, el que les debería consolidar definitivamente, y para ello han puesto toda la carne en el asador contratando a Steve Evetts -quien, como comenté en este reportaje, es uno de los creadores del sonido THE DILLINGER ESCAPE PLAN– como productor. Y es que no hay nadie como él para trabajar con una banda que suena como una auténtica apisonadora.

Aunque parezca increíble en una banda de este estilo, cuyos discos en ocasiones son soporíferos de escuchar por ofrecer una y otra vez la misma canción -no miro a nadie, FIVE FINGER DEATH PUNCH-, este Lilith no se hace para nada pesado porque tiene una riqueza musical bastante interesante sin abandonar la contundencia, y con una característica que las diferencia de muchos grupos del estilo: unos estribillos melódicos y pegadizos sublimes.

Como en la inicial “Burn like a straw man“, una canción con muchas reminiscencias a WHITE ZOMBIE, aunque la influencia del metal industrial no se queda solo en ese tema, ya que “Controller” y “POMONA (Shit happens)” siguen también esa línea. En la homónima “Lilith” y “Korova” (mucho ojo al órgano hammond inicial), por el contrario, nos encontramos con influencias del metalcore más rítmico, mientras que “#iwokeuplikethis” ahonda aún más en el deathcore.

Pese a practicar un estilo tan moderno, también tienen una vena algo retro. Las guitarras limpias de la intro de “Headspin” nos retrotraen a algunas canciones de thrash metal ochentero, algo que se corrobora en la final “Underground and overrated“. Aunque los temas que, en mi opinión, más redondos les han quedado son los medios tiempos, donde combinan pasajes más tranquilos con otros de arrebato metálico, véase “The huntsman” y “Oceana“. Incluso se atreven con un medio tiempo cuasibaladesco muy reminiscente a DEFTONES en lo instrumental: “Look what we’ve done“.

Y es que con discos tan redondos como Lilith BUTCHER BABIES se han ganado a pulso el derecho a que se les reconozca como una banda seria. Esperemos que, en los años venideros, la revista Revolver se atreva a sacar un número serio sobre las mujeres en el mundo del metal y que en sus páginas aparezca esta banda. Que ya va siendo hora.

Comparte:

COMENTARIOS