BURDEN OF LIFE (DEU) – The makeshift conqueror, 2020

Enlaces:

El disco sobre el que os vengo a hablar hoy es uno de esos discos que nacen para revolucionar el metal. Quizá no de manera instantánea, por desgracia, pero estoy seguro de que, a medida de que pase el tiempo y más gente escuche esta soberana maravilla de la música, se me dará la razón. Lo mismo que ocurrió cuando NE OBLIVISCARIS sacó el Citadel, con el  Of Erthe & Axen de XANTHOCHROID o incluso con el Maestro de WINTERHORDE. En el caso que nos ocupa hoy, BURDEN OF LIFE sigue una línea similar a las bandas mencionadas anteriormente, pero con peculiaridades y frescura suficiente para despuntar por su propia cuenta. Sorpresaza la que me he llevado con este combo alemán, que se formó en 2004 y que desde entonces ha editado una demo, un EP y tres discos en larga duración, además de este que os traemos hoy un servidor y Subterráneo Webzine.

Aunque en muchos sitios se define a BURDEN OF LIFE como una formación de death metal melódico (supongo que porque empezarían practicando este estilo) lo que nos traen en The makeshift conqueror no se puede reducir así. Por dos motivos: uno, porque han dotado a su death melódico de una riqueza musical inusitada; y dos, porque sería muy injusto. Para empezar, aunque sí que se hacen referencias al death melódico a lo largo de todo el redondo, estos bávaros han evolucionado en un etéreo ente de metal progresivo, modos más propios del rock, adornos cuasi sinfónicos, flirteos con el folklore y carga melódica emotiva a más no poder. ¿Queréis más? Pues hay más. La importancia que se le da en The makeshift conqueror a las voces limpias está completamente justificada. De hecho, la calidad de las líneas de voz es uno de los grandes atractivos de este disco, pues además de removerte las tripas por lo que transmiten, las melodías son idóneas, hay juego con segundas voces que aportan armonía, coros, variedad en los registros, potencia… Podría estar unos pocos renglones más deshaciéndome en elogios hacia las voces limpias de este trabajo. Por momentos, sobre todo en el inicio de “Geistesblitz”, puede incluso recordar a Björn Strid, que además, junto con el trasfondo instrumental que acompaña, puede elevar ese recuerdo a que pensemos en los SOILWORK del The living infinite. Encima de esto, la proporción con la que se emplean guturales es perfecta para que ciertas partes tengan mucho más énfasis y agresividad, pues suenan más a arrebatos de furia y rabia que la necesidad de incluir guturales porque es lo que se supone que debe hacerse. ¡Muy, pero que muy bien!

Retomando lo que concierne a la instrumental, BURDEN OF LIFE también desprende calidad a granel. Como ya mencionaba anteriormente, metal progresivo enmarcado en un contexto melódico que evoca a la magnificencia de grandes bandas sonoras del cine, glorioso y majestuoso a partes iguales. Una amplia variedad de recursos y modos, tanto por parte de las cuerdas como de la percusión, evitan a toda costa que el oyente se aburra lo más mínimo, siendo precisos en la ejecución, limpios en las progresiones y absolutamente nítidos y compactos en conjunto. Por si fuera poco, adornan semejante despliegue con instrumentos de viento, instrumentos de cuerda, sintetizadores y teclados de diversa índole, guitarras acústicas y un sinfín de recursos que elevan la calidad de esta obra al Olimpo de los mejores discos de este año, sin ningún tipo de duda.

Por momentos pueden recordar a bandas como los ya mencionados XANTHOCHROID, WINTERHORDE, NE OBLIVISCARIS, SOILWORK o también a bandas del palo OPETH, WILDERUN, INSOMNIUM, ÆTHER REALM o los españoles KARLAHAN. Vamos, una puta sobrada. De hecho, si después de toda esta información decides no escuchar este disco, seguramente seas de ese tipo de gente que habla mientras bosteza, es decir, un capullo.

Comparte: