BUKO + DYSNOMIA – Madrid – 04/04/15

Enlaces:

La semana a la que llaman santa llegaba casi a su fin, pero no sin antes dejarnos un show en directo. El sábado 4, teníamos a los gallegos DYSNOMIA en Madrid compartiendo cartel con BUKO. La cita tuvo lugar en la sala Hangar XIX, una supuesta escuela de música con locales de conciertos, a la que nunca había ido, y sinceramente espero no volver. 

buko20

Permitidme, antes de contaros cómo fue el concierto, que haga un pequeño llamamiento a bandas, promotores, músicos, y a todo el que quiera reflexionar sobre este tema: basta de poner el culo, gente. Basta ya. 

Comprendo que hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de organizar un bolo, entiendo que para las salas un concierto underground no sea del todo beneficioso, que rentable lo es seguro nada más por las consumiciones, pero aceptar cualquier sala a cualquier precio… Ni es lógico, ni es normal. Seguid leyendo y comprenderéis lo que os digo. 

Teniendo en cuenta la fecha, no demasiado apropiada para traer una banda de tan lejos, y underground, a la vacía capital en una época tan señalada, sólo podríamos esperar que la asistencia fuera mínima o nula. Y lamentablemente así fue. Entre bandas y público, sumamos un total de 25 personas. 

buko19Los primeros en saltar al escenario fueron BUKO, banda madrileña que acaba de presentar su primer larga duración, tercer trabajo de su discografía, que lleva por título Elefantes.

Comenzaban con el tema que da nombre al disco, «Elefantes«, y con él empezaron los problemas de sonido: no se escuchaba nada la voz. Se avisó al técnico en varias ocasiones,  la primera, previo vistazo a la chuleta que le indicaba qué tecla tocar en la mesa de mezclas, supuestamente lo subió. A la siguiente, directamente sacó un medidor de decibelios. «¿Cómo?», exactamente, al parecer se estaban pasando de volumen. 

Con los vaivenes de la voz nos encontrábamos ya casi a mitad de su directo, con «Pyongyang«, sin haber podido disfrutarlo.

Podéis imaginar pues la postura del público, en ascuas, esperando a que solucionan estos contratiempos, a los que se les puede sumar la falta de potencia en los graves. Si juntamos estos ingredientes y  la actitud de la banda de estar «en un ensayo entre amigos», obtenemos lo que vimos: una actuación de la banda al 70% de su capacidad. Y pueden dar muchísimo más, yo he sido testigo.

Prosiguen con su «heavy moderno embrutecido» lleno de influencias de otros estilos como el groove, o el core, y nos dejan con «Puré«, «Huérfanos» y «Lejos de aquí«, entre las que nos adelantaron un nuevo tema, que aún no tiene nombre, pero que nos permite ver los derroteros que va a seguir la banda en su próxima entrega discográfica, con un sonido aún más moderno.

 

dysnomia10Desde Pontevedra nos visitaban DYSNOMIA, nacidos en 2014 de las cenizas de DARK ETERNITY (haciendo música desde 2007), con su primer larga duración, Dysnomia, bajo el brazo. 

Pese a las desafortunadas desdichas, el quinteto supo marcar la diferencia descargando su death melódico al más puro estilo DARK TRANQUILLITY (quizás demasiado).

Repasaron su homónimo casi al completo con temas como «Kallisti«, «Let the spark ignite«, o «Baptized in rain«. La ejecución impecable de estos gallegos, a pesar de que su música invitase al movimiento, te obligaba a observar cómo se desenvolvían con sus instrumentos, con una aparente facilidad que, en el caso de Jorge Fernández, parecía como si la guitarra fuese una extensión más de su cuerpo. Nos ofrecieron también dos temas que pertenecían a la discografía de DARK ETERNITY, «Realm of darkness» y «The fate of human being«, mientras seguían demostrando que todos y cada uno de ellos, sin excepción, que son músicos de calidad, destacando la batería, porque el bombo se escuchaba muy por encima del resto de instrumentos, y porque Eloi Pascual debe provenir del planeta Eris, tal y como su Dysnomia. Menudo crack de las baquetas con tan sólo 20 y toda una carrera musical aún por delante.

Literalmente clavaron una versión de INSOMNIUM, «Mortal share«, y se despidieron con «Reach clarity«, canción elegida también para su primer vídeo clip oficial.

La única pega que les pondría es la actividad sobre las tablas, que era bastante estática, salvo por Rodrigo Blas, que incluso se bajó del escenario. Por lo demás, una verdadera pena no haberles visto en otro contexto en el que más gente hubiese podido disfrutar de su música y su directo. Me los apunto para su próxima visita a la capital, que esperemos que sea con el público y la sala que se merecen. 

 

Texto por 

firmairene

 

Fotografía por AITANA MEG (amendiorozg@gmail.com)

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS