BRUTAL SLAUGHTER – Humani Decrementi, 2013

Enlaces: Facebook

brutalslaughter08Me vais a permitir darme el lujazo de mencionar a una persona que está empezando a hacerse un hueco en este difícil mundo de la promoción de grupos y que el tío, sin lugar a dudas, tiene  un gusto exquisito a la hora de escoger  grupos. Comenzó con DIABOLUS IN EXTREMIS, grupo que me dejó boquiabierta, y ha ido ampliando su roster, HUESO MANAGEMENT sabe escoger muy bien con quién apuesta y creo que el hecho de que le mueva el corazón, y no otros motivos, es una de las razones por las que sabe apostar tan bien.

Y es que cuando me envió el material de BRUTAL SLAUGHTER me pasó algo parecido como con D.I.E.: amor a primera vista. ¡Madre mía cómo suena! Una patada en la boca. Si bien es cierto que ya había tenido la suerte de escucharlos, tanto en el recopilatorio que se editó del Brutal South Tour como en el recopilatorio que sacó Xtreemmusic  “Spain Kills”, no había escuchado su anterior trabajo, por lo tanto para mí este ha sido el primer contacto con el grupo.  Y podría terminar esta reseña diciendo que se han convertido en otro de mis favoritos, pero como las cosas no se pueden hacer así voy a intentar desgranaros un poco el disco sin que suene a peloteo puro y duro.

Black/Death metal de la vieja escuela es lo que vais a encontrar en este “Humani Decrementi”, ciertas similitudes a grupos como BEHEMOTH.   Así es que creo que con cierta comparación ya podéis hacer una idea del pedazo de disco que os vais a escuchar. 

Si omitimos la pequeña intro  tormentosa de poco más de 30 segundos que tiene, nos encontramos de bruces con el primer corte Grey Coulds  of Burnt Skin,  un comienzo con unos riffs de guitarra muy rápidos y directos. Una voz sacada de ultratumba y un juego de batería que me duelen los brazos solo de pensar en la velocidad que llevan.

Lo mismo sucede con los dos siguientes temas,  The House of Tyrant y At The Montains of Madness  vuelven a acelerarnos el corazón y yo sigo sacando esa crudeza y esa similitud con BEHEMOTH o KATAKLYMS.  Rabia sin contener dando  rienda suelta.

Con los dos siguientes temas se puede decir que bajan un poco el ritmo, pero cuidado, no vayáis a pensar que son cortes más tranquilos porque no lo son, tanto  To Die In Exile como Waiting  for the Darkness  son otra patada en la cara, pero en estos juegan un poco más con melodías un tanto más calmadas.

Volvemos a los ritmos frenéticos con Antarctic Win, en los que los riffs son realmente vertiginosos. Y nos dejan una pequeña respiración con Hide (Overture), minuto y medio de tranquilidad que no de sosiego, puesto que da paso a una oscura, tétrica y espeluznante Leviahtan’s War,  una canción con sorpresa, puesto que cuando ya piensas que se trata de un tema instrumental desde ultratumba emerge el vocalista Chaospolikan para poner los pelos de punta y me encantan las guitarras en este temazo.

Llegamos al punto y final con los dos últimos temas:  Visions, que sigue el mismo patrón, no dejarnos un segundo de respiro y pone punto y final Sort Oson Noc Atse Nat As, un cierre al disco perfecto y que  no os voy a contar mucho para que lo podáis descubrir vosotros mismos.

Total, que es un disco más que recomendado, es una pieza clave a todo amante de lo extremo y que sin lugar a dudas en unos años se hablará de este disco como uno de los imprescindibles. Por cierto, se me olvidó decir que esta gente es de Chiclana… Para todos aquellos que dicen que en nuestro país no hay calidad.

firmayoly

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS