Brutal Metal Slug Fest – Sevilla – 14/01/17

Enlaces: Facebook

kathew04

Noche de sábado en Sevilla. En plena ola de frío y en una sala un poco alejada de la urbe, como es la sala Holländer. Este es el panorama, que a priori, podría echar para atrás a la gente para salir de casa. Pero todo lo contrario.

Es agradable ver el carril de entrada a la sala con puestos itinerantes de camisetas, complementos rockeros, gente en la puerta…algo difícil de ver en ésta sala por su ubicación y el difícil acceso si no es en coche, por lo que en general, no se suele llenar. Quizás, parte de este éxito fuera por el trabajo de varios miembros de las bandas que organizaron el evento, en éste caso, Alberto Olea (MARABUNTA), Ale Alonso (D.A.D) y Jesús (CAOS DAYS), que hicieron todo lo posible para publicitar el evento y mover a la peña hasta allí. Una vez conseguido lo más complicado, lleno absoluto, ahora había que darlo todo en el escenario. Y así fue por parte de las cuatro bandas que participaron en el festival. El cartel estaba formado por CAOS DAY (Lebrija, Sevilla)D.A.D. (Sevilla), KATHEW (Algeciras, Cádiz) y MARABUNTA (Sevilla), por orden de actuación. Todos ellos de estilos próximos, con lo cual la cosa prometía cañera.

chaosday01Comenzó la fiesta pasadas las 22.30 CAOS DAY abrieron la noche con un repertorio variado de estilo rapmetal, combinando temas propios con versiones de grupos muy conocidos como CYPRESS HILL, RATM o LIMP BIZKIT. Una buena selección para abrir boca y la gente respondió desde el primer minuto. Contaron con la colaboración de Ale Alonso en la versión que hicieron del tema «Right now» de KORN. No los conocía y me gustó mucho su actuación. No tanto el sonido de la sala, pero pensé que iría mejorando a lo largo de las actuaciones como suele ocurrir en este tipo de festivales.

A continuación, suben al escenario D.A.D. La banda de estilo groove metal, descargó su repertorio de once temas, casi en su totalidad de composición propia. Aquí, he de decir que las carencias de sonido de la sala, para mi gusto, empiezan a ser evidentes. La voz, gutural y grave, es confusa con la bola de graves que provoca la deficiente sonorización de la base rítmica. No fue problema de la banda, que se marcaron una actuación muy potente y contundente. Pero una mejor ecualización a nivel de graves hubiera dado mayor claridad de la voz, que quedaba escondida con la música. Para mí, esto deslució un poco a la banda con un gran nivel técnico, pero aún así, el público estaba entregado y disfrutó mucho con ellos. El frontman, Ale Alonso lo dio todo, incluso invitó a uno de los cantantes de MARABUNTA a compartir escenario con él, en «Aliento de rabia«. Se notaba el hermanamiento entre bandas en todo momento y la gente no paraba de bailar y pasarlo bien.

dad03

Ahora es el turno de KATHEW, grupo también desconocido para mí. En un principio, por la estética y la instrumentación que llevaban (teclista y samplers), me dieron un aire a lo RAMMSTEIN. De ésta banda destacó la puesta en escena, muy cuidada y elaborada. Lentillas blancas para toda la formación, telones laterales con su logo, y una actitud muy «posesa» sobre el escenario, atraían fuertemente al público. Descargaron toda su artillería y buen hacer con un repertorio de estilo groove metal con toques industriales. Muy currado. El público seguía disfrutando. Un momento álgido de la actuación fue cuando tocaron la versión de THE PRODIGY del tema «Breathe«, donde de manera espontánea, Alberto Olea subió a cantarla con ellos y compartir la fiesta de KATHEW con el público.

Una vez finalizado el tercer grupo, y ya bien entrada la madrugada, los asistentes se preparan para recibir a los cabezas de cartel. El ambiente está muy animado. La gente sigue llenando la sala a pesar de la hora y se espera lo mejor de la noche, sin desmerecer al resto de bandas que lo hicieron genial, con gran calidad y actitud en el escenario.

kathew05

Y es entonces cuando llega MARABUNTA. Los sevillanos, de estilo rapmetalcore, que presentaban su disco Siempre Presente, lo dieron todo y más. La formación llena por completo el escenario. Sus dos cantantes, que combinan las voces a la perfección, Alberto Olea más grave y gutural y Manuel Ruiz más rapera y aguda, saben transmitir su mensaje al público con gran destreza. Abrieron su actuación con «Mariano vs. Manolo» para continuar con «Odio«, y así, uno tras otro, fueron mostrando todo lo que tienen que decir. Letras con mensajes muy directos y una base musical que refuerza lo que se canta, llegando al público de lleno. Hubo dedicatorias para muchos de sus temas, como en «Siempre presente«, tema que dedicaron a un amigo especial para ellos, o «Mis héroes» que dedicaron a sus familiares.

A nivel técnico, el sonido sigue siendo carente. Para un grupo con tanta energía, me hubiera gustado otro tipo de sonorización, pero es la tónica de marabunta09la sala. Ocurrió igual con todos los grupos. Donde más se notaba era en el bajo y en la batería, sobre todo, timbales ausentes y pocos platos y el bajo demasiado grave. Pero son cuestiones de sonido que no dependen de los grupos, aparte, destaco a nivel musical, además de las voces compactadas, con partes muy rápidas rapeadas con gran habilidad, los ritmos de batería muy estructurados y perfectamenre ejecutados por Mariano Piedra, alternando temas con tiempos medios y partes dobladas, como en «Siempre Presente» o en «A.C.A.B.», con temas más rápidos y hardcore como en «Enterrado vivo«. Me gusta la utilización que hacen de los silencios en los riffs, creando ritmos cortantes y contundentes. Las guitarras, a cargo de Renato Álvarez y Jose Miranda, bien empastadas, destacando los solos de este último, y dentro del marcado estilo de la banda, las pinceladas de pasajes oscuros con reminiscencias thrasher, que me recordaron por momentos, a discos como Arise o Beneath the remains de mis adorados SEPULTURA. Reseñables también las lineas de bajo de Alejandro Herrera, sobre todo en «Rutina«, me encantaron. Todo esto, aderezado con la invitación continua de los cantantes hacia el público a participar que hizo que si pedían palmas, la gente diera palmas. Pidieron un Wall of death, hubo muro de la muerte, pogos, cuernos arriba…Toda una fiesta hardcore, con ritmos rapmetal y muchas ganas de darlo todo por parte de los sevillanos. Un primer trabajo intenso con el que cerraron el festival por todo lo alto, y con un éxito rotundo.

Enhorabuena a MARABUNTA y a todos los grupos que participaron en el Brutal Metal Slug Fest. Gran noche para todos ellos y para el público.

Fotografías: Abraham Rodríguez Estébanez

firmatere

Comparte:

COMENTARIOS