BOSS KELOID (GBR) – Family the smiling thrush, 2021

Enlaces:

La comunidad del rock progresivo actual funciona a modo de paraguas, bajo el que se encuentran un batiburrillo de propuestas tan diferentes que, al final no es fácil encontrar demasiados elementos comunes dentro de ella, cosa que sí ocurría fácilmente durante décadas pasadas. No es el único caso dentro del rock, y por si no hubiera suficiente confusión tenemos a BOSS KELOID.

Con una generosa discografía a sus espaldas, se trata de una banda sólida con más que un notable nivel en cada uno de los componentes. Los británicos han elaborado este disco de una manera simplemente magistral, partiendo de unas pautas personales sabiamente premeditadas: puliendo su estilo hasta el mínimo detalle, pero también evitando en todo momento posicionarse ¿Cómo lo han conseguido? Huyendo del shred guitar, d-jent y ritmos demasiado groovies que los asocien a las últimas tendencias, y al mismo tiempo, moderando manierismos propios del progresivo clásico, al prescindir de teclados y controlar bastante el minutaje de cada corte. Ese «difícil equilibrio» que ellos convierten en fácil (así se llama una banda progresiva catalana surgida en los 90) de avanzar saltando constantemente dentro-fuera de las baldosas, hacen de Family the Smiling Thrush una obra singular.

Ellos trabajan aquí sobre una recia base de rock básico y pesado, tejen un entramado de complejidad que va atrapando poco a poco y sus desarrollos conducen y seducen suavemente la escucha mediante intrigantes patrones rítmicos; poco a poco va haciéndose patente que en este disco se ha resuelto el compromiso de sonar progresivo sin forzar ni un gesto, cosa que la mayoría de bandas de este tipo buscan denodadamente, pero que sólo las más inspiradas encuentran.

Toda la suma de aspectos descritos redundan en frescura, ese abstracto ansiado en cualquier creación adquiere forma de piedra preciosa en el micromundo del rock, en su bandcamp ellos presumen de haber creado «algo edificantemente fresco», si la afirmación es cierta o solo palabrería de su marketing en el fondo solo corresponde descubrirlo a cada interesado, pero es evidente que han logrado trascender las etiquetas cada vez más descontextualizadas, y desprender una aspecto orgánico desde su exterior estética gráfica hasta su interior empaque sonoro.

Family the smiling thrush satisface hasta a los más sibaritas gracias a una acertada producción, en la que que todos los elementos vibran sin interferirse, y su voz solista sobrada personalidad. BOSS KELOID han sabido equilibrar con sorprendente tino este gran LP -novedad frente a clasicismo, complejidad y peso frente a fluidez- a base de una apuesta no exenta de riesgo.

Comparte: