BOLU2 DEATH (ESP) – Spiral, 2018

Enlaces: Facebook

La banda de Huelva BOLU2 DEATH es de esas que te capta en directo. Al menos conmigo lo hicieron. No los conocía y apoyando a JINJER me dejaron literalmente en el sitio. Una mezcla que a priori puede asustar, pero que sobre las tablas ganó enteros. De hecho, me hice con todos los discos que tenían a la venta y ya en casa, escuchándolos detenidamente, vi una evolución aún por explotar. Sobre todo en Dualitas, donde empezaron a marcar la senda actual. Metalcore como base, trufado de electrónica, algún toque flamenco anecdótico y el uso del inglés y el castellano como vehículo de expresión de la brutal y camaleónica voz de Mario. Todo muy contundente y con producción descomunal para que entre a la primera. También se les veía el plumero noventero y de primeros compases del milenio en forma de nu metal, pero en cualquier caso la mezcla tenía toda la intencionalidad para gustar a los fans de las recetas más actuales. Desde aquel disco ya había pasado tiempo y la banda decidió entre medias lanzar una campaña de mecenazgo que ha resultado ser todo un éxito, lo que les ha debido impulsar para que Spiral vaya un paso más allá de estos principios.

A priori y en primera escucha tenemos un trabajo continuista con Dualitas, pero conforme los minutos pasan y acostumbramos nuestros oídos a la impresión inicial de la producción explosiva, lo que nos queda es un trabajo que va mucho más allá. Los ramalazos a SLIPKNOT son más evidentes en ciertos cortes, la base entre los primeros BRING ME THE HORIZON, EMMURE, ENTER SHIKARI y compañía sigue siendo la columna vertebral y después tenemos un tratamiento de los temas más enfocado a ser retenido, sobre todo en los singles verdaderos o potenciales, con estribillos muy conseguidos, cambios de tercio entretenidos y bien colocados y algún que otro pasaje más ambiental que no por ello reduce la contundencia general. Todo ello culminando en la propia “Spiral“, el tema probablemente más ambicioso de todo el disco y que sirve de perfecto resumen de todo lo demás, desde un punto de vista más sentido y profundo, acabando en forma de outro electrónica inquietante e inconclusa que te deja en el aire.

Entre mis temas favoritos no puedo dejar de mencionar “Smells like 90’s spirit” que hace honor a su nombre y es una de las más nu metal de todas, incluso con ese estribillo tan melódico a lo ILL NIÑO, banda con la que tienen también más de un paralelismo aunque sea meramente lingüístico formal. Y por supuesto “I am doomed“, donde la influencia de SLIPKNOT es más que evidente; eso sí; embebido de la contundencia electrificada más propia del grupo de Huelva. Uno de los singles “de verdad”, “Statues“, me recuerda a los años en que grupos como KANNON o HABEAS CORPUS triunfaban, aunque en este caso pasado por la heterogeneidad lingüística de BOLU2 DEATH. Un estribillo facilón, parones y pesadez lo convierten en ideal para el directo. Mucho más directo es “We bleed, we fight“, muy EMMURE, mientras que “Todo y nada” es el tema dancecore del disco por excelencia, como ya lo fue en su momento “Dance-core party“, aquí con algún toque hip hopero también.

Tengo ganas de escuchar los cortes de Spiral en directo, porque aunque la evolución y mejoría es notoria, de manera que este trabajo frente a Dualitas está más madurado y trabajado, BOLU2 DEATH sigue dejando algo de carne en la despensa sin esparcir por los surcos del disco. La mezcla de escuchar sonidos tan diferentes entre sí (incluyendo sus raíces flamencas en “Los de arriba“, cosa que ya hicieron en el pasado y que otros grupos andaluces como HORA ZULU hace mucho que también popularizaron) hace que en disco uno pueda despistarse con facilidad, cosa que en directo está todo mucho más centrado. No obstante, Spiral es un paso adelante tanto en el asentamiento de ideas como en los resultados obtenidos.

Es difícil encontrar propuestas arriesgadas y originales en un mundo tan derivativo artísticamente hablando como el que vivimos, pero BOLU2 DEATH es una de ellas, con independencia de que te gusten sus premisas o no. Ellos siguen con su cruzada particular y de momento les está funcionando francamente bien. Como sigan apretando la tuerca, al final se van a salir del tornillo.

Comparte:

COMENTARIOS