BOG WRAITH (USA) – Titan, 2020

Enlaces:

Enésima banda de deathcore emanada de los más infames abismos de Estados Unidos y enésima vez que pienso en la increíble cantidad de chavales con las orejas como calamares a la romana y con gorras con la visera plana que debe haber en el país liderado por el subnormal de Trump.

Y así es. El país que ha visto nacer y crecer a WHITECHAPEL, SUICIDE SILENCE, JOB FOR A COWBOY, CARNIFEX, AS BLOOD RUNS BLACK y un larguísimo etcétera nos vuelve a brindar la oportunidad de reencontrarnos con la nueva aunque por desgracia menos sorprendente forma que presenta el deathcore moderno. BOG WRAITH es una de esas bandas que el deathcore actual nos ha puesto en el camino que defienden la manera más visceral de interpretar este subgénero, mucho más próxima al brutal deathcore o al downtempo que al death metal o al deathcore de corte sinfónico o con más melodía.

Los de Michigan revientan tus tímpanos a base de machaconas guitarras que abusan (a veces en el peor de los sentidos) de los clásicos breakdowns, dando la sensación a veces de que la canción entera es un breakdown y que los parones que éstos deberían ofrecer los aportan las partes más rápidas. Como si hubieran invertido las proporciones de la receta, aunque sin que ésta resulte tan sabrosa como a mí me gustaría.

Muchas maneras cercanas al djent, pero también muchas otras en las que el black metal parece apoderarse por momentos del espíritu de este Titan. La sensación black metalera aumenta cuando las voces emiten los registros más agudos, pero demostrando un gran dominio de la técnica en todos los tipos de gutural que emplea para expeler la métrica.

Arreglos a modo de samples rellenan vacíos que no siempre es necesario rellenar, pero que en el caso de BOG WRAITH están aplicados con criterio, aportando un toque casi electrónico en algunos momentos que sin duda aumenta el atractivo de un EP que, no sé si por gusto personal, por duración o por una mezcla de ambas, me ha parecido poca cosa, a pesar de que veo potencial en la banda.

Sin más, espero que en un futuro me cierren la boca con algo más que con diecisiete minutos de deathcore bajado de revoluciones, pues estoy seguro de que son capaces de ofrecer mucho más.

Comparte: