BLOODY BROTHERHOOD – Ritual of blood, 2015

Enlaces:

bloodybrotherhood03BLOODY BROTHERHOOD no necesitan demasiada presentación. Músicos con experiencia sobre las tablas que deciden ponerse a tocar lo que más les gusta, death metal de la vieja escuela, sin mayor pretensión que esa. El proyecto ha llegado a buen puerto con este Ritual of blood que tenemos entre nuestras manos. Por el título, el artwork, da la sensación de que intentan conseguir ese ambiente de película de terror de serie b ochentera, que de cutre y amateur que era, daba hasta cierto mal rollo. Ahora, la música de estos chicos de Guipuzkoa no es ni cutre, ni amateur, sino todo lo contrario, precisamente. 

Todo lo que se nos venga a la cabeza al hablar de death metal, en su sentido más puro, aquí está. Muchísimas reminiscencias a la escuela de Florida, la original. Sirva de prueba la versión del «Infernal death» de DEATH (valga la redundancia) que se han marcado de regalo final, y encima embrutenciéndola, más si cabe. De hecho hasta que no oí el característico riff principal, me costó reconocerla. Aquí todo suena a MASSACRE, MORBID ANGEL, DEICIDE… Incluso, la contundencia de la base rítmica, ha traído a mi mente a las apisonadoras brasileñas llamadas KRISIUN

A pesar de lo «viejo» de la propuesta, he de hacer un alto para destacar la producción: limpia y nítida, y que encaja como un guante para no perder un sólo detalle de lo que escuchamos. Ni siquiera las líneas de bajo se pierden entre los miles de riffs, los mil cambios de ritmo y los dobles bombos. Es más, una producción tan profesional me ha pillado completamente por sorpresa. Precisamente este buen sonido es el que logra una sensación de violencia sonora en los cortes más veloces, véase «Ritual of blood»«Internal suffering», o de asfixia, como «Slow death», que apesta a OBITUARY por los cuatro costados. No hay ninguna canción que destaque por encima del resto, tanto para bien o mal, aquí manda la homogeneidad, entiéndase como que todos los temas están dirigidos por un patrón similar, no que sean absolutamente idénticas. 

Nada nuevo bajo el sol con esta hermandad sangrienta, pero al igual que con la producción, el nivel técnico también es impecable. Estamos ante un trío de músicos que ejecutan todo con una facilidad pasmosa (sabe más el demonio por viejo…), siguiendo las directrices del género punto por punto, sin salirse del camino, pero con una trazada perfecta. No son ni excesivamente técnicos, ni excesivamente machacones, todo en su justa medida.

Lo malo, que echarán para atrás a todo aquel que busque algo más, e incluso puede llegar a aburrir por ser el eterno «más de lo mismo». Ahora, todo el que haya llegado hasta esta obra, es porque ya sabe qué va a encontrar aquí, que señales ha tenido de sobra. El siguiente paso debería ser presentar esta obra en directo, que a buen seguro gana bastantes enteros, y viendo que BLOODY BROTHERHOOD no son precisamente mancos con sus instrumentos, no les será difícil ganarse al personal en las salas. Desde luego, más les vale, pues la competencia ahí fuera es bastante feroz…

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS