BLAZE OF PERDITION (POL) – Conscious darkness, 2017

Enlaces: Facebook

Quizás sólo sea mi percepción equivocada pero BLAZE OF PERDITION siempre han estado en un segundo plano en la escena del black metal polaco por diversas razones. Primero el huracán BEHEMOTH, que lo ha eclipsado todo en aquel país, convirtiéndose en el estandarte metálico del mismo. ¿O acaso cuando uno piensa en black metal y Polonia no se le viene automáticamente a la cabeza el grupo de Nergal, a pesar de que hace años que no practican dicho estilo? Bueno, si somos mal pensados, quizás lo primero que pensemos con esta asociación sean sus orígenes con el brazo derecho alzado… Segundo, porque siempre han tenido la imagen de ser copias de WATAIN, y aunque sería de estúpidos negar que hay una influencia más que evidente, incluso en su debut Towards the blaze of perdition tenían cierto factor de diferenciación con respecto a los suecos. Por último, que no tienen un estatus de culto, como sí poseen otros como KRIEGSMASCHINE o CULTES DES GHOULES. Hablando mal y pronto, se les ha visto como un grupo «más», aunque sus trabajos fueran francamente buenos. 

Y aún así uno tiene la sensación de que ni con su impecable Near death revelations han conseguido salir de ese segundo plano que mencionábamos. Pero independientemente de la concepción pública del grupo, aquel opus era algo irrepetible, uno de los mejores álbumes de toda la historia del black polaco (y sí, incluyo los de viejos grupos de culto), hijo de un momento de inspiración dado por una circunstancia única, aunque fuese para mal: el trágico fallecimiento de su bajista Wojciech Janus durante una gira. Y además definió de manera clara la identidad del grupo. Quizás no tuviesen todo el reconocimiento que debían, pero al menos jugaban su propia liga.

He escrito el anterior párrafo para dejar claras dos ideas con respecto a este Conscious darkness: ahonda más en el sonido de Near death revelations, pero a pesar de que es una muy buena obra simplemente no puede superar a su predecesor. 

El opus de 2015 introducía composiciones mucho más extensas y variadas. Conscious darkness se basa en esa idea exclusivamente, tanto que sólo hay cuatro cortes, pero de una duración considerable, siendo «Weight of the shadow» con sus ocho minutos la más breve y «Ashes remain» con quince el polo opuesto. Pero irónicamente la duración se reduce considerablemente con respecto al disco anterior, tan sólo 44 minutos, diez menos que el otro. Quizás por su abundancia de medios tiempos y cierta homogeneidad entre cortes da la sensación de que es un trabajo relativamente más simple, no tiene tanta variedad como Near death revelations. ¿Es algo necesariamente malo? Es obvio que si comparamos Conscious saldrá perdiendo, pero me juego la mano a que el grupo ha preferido sacrificar un poco de agresividad en pos de una mayor atmósfera. Para poner una referencia, se acercan más a los primeros ALTAR OF PLAGUES, los del White tomb, cuando aún tocaban black ambiental a su manera, y ni la etiqueta de post-black ni la explosión del sonido existían. Ojo, estas similitudes se limitan tan sólo a la estructura. Para muestra la segunda mitad de «Ashes remain» o el comienzo de «Weight of the shadow«, con un sonido limpio y oscuro pero que más tarde se convierte en un tema mucho más rápido y directo (y ahí no acabará el desarrollo de la canción…). 

A pesar de que yo pueda decir que resulta un trabajo más simple y no tan bueno como su anterior, lo cierto es que Conscious darkness es la evolución lógica. No habría tenido sentido replicar lo antes hecho o pasarse a un black más crudo. Para bien o mal, esta es la senda a la que han ido encaminados desde hace mucho. Hay momentos realmente violentos, claro está, no todo es ambiente o lentitud. Pero incluso los instantes más iracundos están infectados por esa oscuridad que hallaron hace un tiempo. La que les da una sensibilidad especial, como el toque etéreo al final del disco, en «Detachment brings serenity«, que con diferencia es lo mejor del mismo. Esa es su seña de identidad, aunque no siempre alcancen la perfección en lo que hacen. Algo muy necesario en una escena tan competida y con tan alta calidad como es la de aquel país centroeuropeo. 

Comparte:

COMENTARIOS