BLAST OFF – World of lies EP, 2014

Enlaces: Facebook Twitter BandCamp

blastoff02Uno más uno no siempre son dos, y cuando me tocó el análisis del segundo EP de los pontevedreses BLAST OFF, pensé que sería la segunda parte de su primer EP Devious insane. Una propuesta musical idéntica, en la que sumaríamos los 3 temas del primero y los 3 del segundo y tendríamos una especie de disco completo o EP largo. Pero me alegro de haberme equivocado, y es que en estos dos años han dado un tímido paso hacia delante, una pequeña evolución, pero lo suficiente para que no estemos hablando de segundas partes, sino de dos mini trabajos bien diferenciados.

Si Devious insane era un trabajo bastante crudo, cercano a los SODOM más primitivos, en especial por su voz cercana al black metal y una producción áspera, en este World of lies, el EP está más pulido. Ya no suena tan asqueroso, sino bastante más depurado. No voy a negar que ese detalle guarro me gustaba, pero también comprendo que el grupo habrá querido dar un toque más limpio para poder mostrarnos su evolución, y se nota.

En esta ocasión no hay introducciones, y directamente comenzamos con «Magnicide», ya no hay tanto «tupa tupa», el doble bombo tiene una presencia más notoria y los riffs suenan más yankis, de la Bay Area. La voz, eso sí, sigue siendo rasgada, algo que me da la sensación de que no cambiará, a modo de seña de identidad. El tema resulta ser hasta pegadizo.

«Blackout» sigue el mismo camino que «Magnicide», así que podemos aplicar las mismas características citadas en el párrafo de arriba. Sin embargo «Goverment of money» me parece la canción más interesante de las 4, ya que nos ofrece un buen homenaje a MEGADETH. Desde la introducción acústica, que rememora bastante a «In my darkest hour», hasta los solos, marca Mustaine 100%. 

El EP echa el telón con «Hunter of evil», posiblemente el corte más exigente a nivel técnico, un comienzo ordinario dará paso a abundantes cambios de ritmo, una batalla de solos, de esas que te recuerda por qué el thrash mola, y una batería que adquiere casi tanto protagonismo como las dos guitarras, destrozando los bombos a una buena velocidad y dirigiendo la locura desatada. Entre tanto riff frenético, cuando la canción para de golpe, parece que nos han tomado el pelo, porque es como si hubiesen pasado 10 segundos y no 4 minutos.

Pero, al igual que comenté con Devious insane, el material que aquí encontramos es bueno, pero va tocando desprenderse de la coletilla EP y que se atrevan a la difícil aventura de un álbum de larga duración. Tienen en el curriculum dos EPs de calidad y han demostrado entre ellos, que pueden mejorar la fórmula. Con estos antecedentes, muy mal se les tiene que dar para crear un fiasco. 

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS