Blackened Death Records – Worldwide Organization of Metalheads Against Nazis, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Posicionarte con tu arte es algo muchas veces inevitable. Todo creador tiene unas ideas y, aunque no quiera, lo que crea se acaba contagiando de su personalidad. Pero cuando quieres ir un paso más allá, este posicionamiento pasa a ser el motivo de tu propia creación. Así es como el sello británico Blackened Death Records ha concebido el recopilatorio W.O.M.A.N., siglas para Worldwide Organization of Metalheads Against Nazis, que desconozco si es una organización real o meramente coyuntural, pero que podría existir perfectamente. Con esto dan pie a que 32 grupos, en su mayoría británicos, pero también americanos (y en algunos casos de otras procedencias), salgan del subsuelo con un punto en común: luchar contra cualquier tipo de fascismo, en su más amplio significado, entendido como discriminación por la diferencia. Dos horas de música, fundamentalmente extrema (dominado por el black y el death), pero también con hueco para otros géneros, que ya desde el primer momento con A CONGREGATION OF HORNS, dejan bien clara la intención, con un tema de sucio black crust como es “Fuck NSBM“.

Hecha la introducción sobre las intenciones de Blackened Death Records, hay que mencionar el resultado de conjunto de este recopilatorio, que hasta dónde yo sé no tiene un reflejo en formato físico, sino digital, que puede ser conseguido gratuitamente en el bandcamp del sello o previa donación a la causa. En mi opinión los recopilatorios, cuanto más amplios y divergentes, mejor. En este caso particular hay bastante predominio de lo extremo entre las bandas, con mejor o peor resultado. Especialmente los grupos que parten del black no tienen grandes diferencias entre sí. Tampoco los que beben más del death, el sludge o el grind. Aun así, las fuentes sonoras son variadas y los medios técnicos también, lo que hace que la escucha sea amena y que unos grupos destaquen sobre otros. El sello se ha limitado a controlar el volumen de los cortes para que la escucha pueda ser continuada sin sobresaltos. En cuanto a su presentación, además de una portada-logo de la organización que me parece genial porque no se dejan nada, el sello se ha esmerado en remitir al oyente a la fuente original de cada uno de los grupos, poniendo los enlaces a las páginas de todos ellos. De hecho a mí me ha servido para conocer más en profundidad ciertas propuestas muy interesantes.

Y ya resta hablar en sí de las bandas. Vaya por delante que conocía a muy pocas de las aquí presentes. El objetivo de este recopilatorio no sólo es su posicionamiento político sino también sacar a la luz bandas con mínima repercusión. De hecho las más conocidas de todas seguramente sean LICH KING, el grupo de crossover americano que aquí está representado con un tema de su último trabajo, “Offense“; y FUCK THE FACTS, uno de los padres del grindcore más salvaje de Canadá, aquí presentes con “Shadows collide“, que ya data de 2015 aunque sea su última grabación. De las demás, aunque algunas tienen trayectorias consolidadas, no han salido del subsuelo. Más a mi favor para escuchar este recopilatorio, no sólo por su calado ideológico, sino también por su labor de búsqueda musical. Y hay muchas bandas sorprendentes: el sludge con toques groove apocalíptico de ALLFATHER, el death grind de ascendencia BOLT THROWER de THE KING IS BLIND, también desde el punto de vista death, con uno de los temas más pegadizos, “More hate, more hell“, FOETAL JUICE

El black metal y sus derivados más primitivos también está muy presente, y aquí destaca, más por su concepto que por su resultado sonoro (que aunque interesante está regularmente producido), FEMINAZGUL, una banda unipersonal que firma Margaret Killjoy, una persona alejada de estereotipos de género binario y que adorna su atmosférico y arquetípico black con iconografía feminista. También el crust corrosivo con toques black de 1984, o el tema fuertemente influido por DARKTHRONE de NECROLYTIC GOAT CONVERTER, y cerrando el propio recopilatorio UNDERDARK, que aunque no aporte nada nuevo a un black death de vieja escuela, es uno de los más destacados por su sonido y porque armónicamente dice más de lo que parece. Finalmente tenemos las rarezas, unas mejor que otras, como los americanos PLEASANTRIES, que sorprenden con un tema muy técnico y progresivo que me recuerda a FRANK ZAPPA o CRYOSTASIUM, en este segundo caso con una especie de black noise psicodélico que a mí me patina bastante. Y también podría meterse en este grupo de bandas a STORMBEARD, único grupo que se dirige hacia el heavy metal clásico, con muchos tintes épicos.

W.O.M.A.N. consigue ofrecernos dos cosas: una paleta de grupos variados y provenientes del subsuelo musical para deleitarnos en descubrir nuevas propuestas y por otro lado una buena muestra de posicionamiento ideológico no en un sentido particular, sino más bien en contra de una corriente, no ya el nazismo, sino todo lo que suponga una discriminación contra minorías o las formas diferentes de pensar. Arte al servicio del ser humano, odio bien dirigido que diría aquél. Como ellos mismos dicen: “El heavy metal es un estilo musical que abraza la libertad. Es una música para todos, para hombres, mujeres, transexuales, no binarios, cristianos, judíos, musulmanes y ateos, gays, heteros y pansexuales. Somos libres y luchamos por la libertad“.

Comparte:

COMENTARIOS