BLACK OATH + NIGHT GAUNT – Barcelona – 09/02/2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Programar un concierto de estas características siempre es arriesgado, pero el pasado sábado 9 era casi un suicidio. La oferta musical barcelonesa estaba plagada hasta las trancas de opciones. Al concierto de los todopoderosos AMORPHIS + SOILWORK + JINJER (que van a sold out por actuación) había que sumarle la tercera edición del Inner metal fest III con IN MUTE y SINLACROSS entre otros, el Llenya fest IV, y el concierto de TRALLERY, y seguro que me dejo alguno más por que, la verdad, este mes de febrero ha empezado muy fuerte y nos quedan dos o tres fines de semana con más y más descargas en directo.

Es por eso que Elias, de Chroma nation, sabiendo que entre la competencia y que los dos grupos del evento no mueven grandes masas de fans (al menos en este pedazo de tierra en el que nos ha tocado vivir…), decidió programar la actuación en la para mí desconocida sala Freedonia. Un lugar ciertamente peculiar, ya que es una asociación cultural que tiene una pequeña sala de conciertos en la parte del fondo, y donde el resto del recinto se reparte entre una pequeña barra, una sala donde una DJ va amenizando la velada a los socios y parroquianos allí congregados con música moderna, de baile y vete tu a saber que más y una estancia con sofás, sillas y decoración algo kitsch, muy moderna y popera, que contrastaba poderosamente con los metaleros ataviados con sus chupas de cuero y parafernalia habitual que pululaban por allí.

Así pues, nos juntamos unas cincuenta personas para disfrutar de la descarga de los dos grupos italianos. La sala no estaba llena, pero al ser una sala de dimensiones pequeñas tranquilamente ocupábamos la mitad del recinto y el ambiente era acogedor y de colegueo.

Sobre las 9 de la noche empezaron a subir al escenario los miembros de NIGHT GAUNT vestidos todos de riguroso negro y con las caras algo maquilladas de negro, simulando el aspecto de alguien que está más muerto que vivo.

Empezaron a sonar unos arpegios de guitarra y acoples que dieron paso al primer riff de la noche, unas guitarras muy sucias y un tempo muy stonero inundaron la sala y al cabo de poco lo profunda voz de GC empezó a recitar los primeros versos del tema “Veil perteneciente a su último trabajo. El tema según se iba desarrollando iba perdiendo velocidad para tornarse cada vez más en una oda al doom metal clásico, con ciertas concesiones al doom/death.

El riff incial de la siguiente canción “The church” nos dejó muy claro que iba a ser un tema 100% doom metal, con un desarrollo muy CANDLEMASS en su inicio para acelerarse un poco durante la parte del solo y volver, en la parte final, a esos tempos lentos perfectos para realizar el baile de la procesión cadenciosa.

La gente empezaba a animarse en las filas delanteras y los vasos de birra empezaban a derramarse por el suelo. El sonido en general estaba siendo bueno, el bajo estaba muy presente (en un grupo de estas características es muy de agradecer), las guitarras quizás algo bajas, pero que por una vez el bajo sea el protagonista de la noche no debería molestar a nadie, y menos a mí. Además Araas, la bajista del grupo, lo hacía muy bien. El resto del grupo también ejecutaba sus partes a la perfección y creaba un gran ambiente, buenas atmósferas en las partes más lentas y buena dosis de caña en los momentos más death.

Los siguientes tres temas servirían para presentarnos de manera extensa The room editado el pasado 2018; “Oval portrait” muy en la onda de los escuchado anteriormente, la extensa “Labirynth” jugando más con partes esotéricas y algo ocultistas y momentos de puro doom/death. Acabaron con la triada “Penance”, otra buena canción que sabe conjugar a la perfección todas las ramas del género, con un riff inicial que es crema death metalera old school y que nos obligó a todos a destrozarnos las cervicales para a posteriori adentrarnos en el maravilloso mundo de los riffs gordacos y pesados.

Al acabar el tema el cantante se puso a charlar un poco con el público y entre chascarrillos, bromas y agradecimientos por venir al concierto y no estar en el de AMORPHIS, nos dijo que el siguiente era un tema que aún no habían grabado y que presentaban por primera vez en directo. Supuso una variación respecto al resto de canciones; a mí me pareció un temas más centrado en la vertiente épica del género, con cierto parecido a los chilenos PROCESSION o a sus compatriotas DOOMSWORD. Un muy buen tema que tengo ganas de escuchar en estudio.

Para concluir con el concierto decidieron deleitarnos con el tema que daba título a su anterior EP Jupiter´s fall y, como bis, otro tema inédito hasta la fecha. Dos canciones que nos seguían transportando dentro del amplio registro del doom por el que navegan los italianos, la primera algo más calmada y melódica que lo que nos habían presentado hasta el momento y el nuevo tema un pepinaco de ritmos lentos y rompe cuellos que puso el colofón a una actuación impecable y magnífica para todos los amantes del doom metal.

Después del concierto salimos un rato a la sala con sofás a comentar un poco la actuación y hablar de tiempos mejores dentro del death metal melódico sueco. Y sin darnos cuenta ya empezaron a sonar los primero acordes del siguiente grupo, así que nos dirigimos raudos hacia el interior.

BLACK OATH estaban encima del escenario. Habían colocado un par de banderolas, un telón y unas velas para ambientar su actuación y de paso perfumar con el olor a cera quemada. Los miembros de la banda iban con sudaderas y encapuchados y también algo pintados, pero como en el caso anterior todo muy contenido. La puesta en escena era muy sobria y cuando empezaron a sonar los compases del primer tema nada cambió. Poco movimiento íbamos a ver durante todo el concierto, pero esto es doom metal y no queremos a gente haciendo el ganso encima del escenario. Queremos músicos solventes, entregados con lo que están tocando y que sientan y trasmitan esa tristeza y desasosiego que tanto nos atrae de este estilo.

Los milaneses lo lograron con creces y temas como “Chants of aradia” sonaron a gloria, menos melódica, algo más agresiva que en disco, pero sin perder un ápice de la melancolía que desprende en el plástico.

Como en la actuación anterior el sonido seguía siendo bueno y el bajo tenía un gran protagonismo y la verdad es que yo lo agradecí un montón, porque así pudimos disfrutar de las buenísimas líneas de A. Th, queen algún tema que otro me recuerda un montón al bajo de los MAIDEN de los dos primeros trabajos. Ese aire a la NWOBHM mezclado con riffs lentos y pesados del doom clásico mola un huevo.

Poco a poco iban desgranando su último y buenísimo trabajo y uno de los temas estrella de la noche fue el que da título al disco, Behold the abyss con esa guitarra arpegiada protagonista del inicio del tema y la voz de A. Th que nos trasportaba por el filo del abismo y nos encomendaba a las hordas de Satán, tal y como reza las letras del tema. El momento del juego bajo-guitarra y la posterior melodía de guitarras fue uno de los puntos álgidos de la actuación.

Tocaron más temas de su último trabajo y de sus otros discos. Unos más afincados en el doom clásico puro y duro, donde los riffs rompedores de cuellos eran los protagonistas absolutos y que lograron que el suelo pareciese ya una piscina de toda la cerveza derramada en él. Otros algo más cercanos al epic doom que invitaban más a corearlos y también temas con un aire más místico y  sabbathiano que pegaban más con su indumentaria y el olor a cera quemada que ya se había apoderado de toda la sala.

Acabaron su actuación con otra demostración de como debe hacerse una canción de doom, riffs demoledores y plomizos, un bajo y batería arropándolos perfectamente y esa sensación de estar sumidos en la desesperación…

Tengo que confesar que antes del concierto solo había escuchado durante la última semana a las dos bandas y que ya me gustaron mucho en disco. Pero después de sus conciertos no puedo más que desear que vuelvan pronto por estos lares y recomendarlos a todos aquellos amantes del doom que no los conozcan.

Texto:

Fotografía:

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS