BLACK DEVIL – De mentes, 2014

Enlaces: Facebook Twitter

blackdevil27Un servidor tenía unas ganas inmensas de escuchar el nuevo material de los asturianos BLACK DEVIL. He seguido al grupo desde sus inicios, desde que colgaban adelantos en las redes sociales de entonces (myspace, tuenti…), antes de la edición de su primer LP, y siempre he tenido un cariño y admiración especial por él. Por todo ello recibí con muchas esperanzas un disco publicado el pasado 15 de mayo y, desde entonces, ha sido de lo más sonado en mi reproductor.

Formados en 2008 en el norte de España, tres años después debutaban discográficamente con Anomalía, un disco que, personalmente, me gustó mucho y que supuso el punto de partida para un crecimiento a nivel musical y formal en la banda.

El caso es que solo los más cercanos al grupo podían prever por dónde irían los tiros con su segundo álbum, De mentes (2014), aunque ya anunciaban durante el proceso de crowdfunding iniciado el 3 de marzo, que sería una evolución muy marcada del disco anterior y que, en cierta forma, suponía una vuelta de tuerca en el sonido del grupo.

No extrañaba teniendo en cuenta que Dani Jack, vocalista que sustituyó a Nor poco antes de grabar Anomalía, había grabado unas voces diseñadas para el miembro fundador (junto a Eneko), y que no había formado parte de la composición del álbum, ni tampoco dejado huella entonces de su estilo propio. Además, si esto no fuera poco, a la formación asturiana se incorporaban Joel e Iván (guitarra y bajo respectivamente) en ese lapso de tiempo entre su álbum debut y el disco que nos ocupa.

Todos estos ingredientes, y avisos, hacían pensar que De mentes iría por unos derroteros distintos respecto a Anomalía, que gustaría a seguidores, pero que también podría disgustar a otros, que haría ganar nuevos fans, pero también perder algunos de ellos. El hecho es que el grupo ya tenía una base de seguidores lo suficientemente sólida, a pesar de contar con solo un disco en el mercado, que invitaba a hacer algo distinto, aun a riesgo de salir magullado en el intento.

El caso, mi caso, es que en una primera escucha me dije ¿qué demonios es esto? De mentes impacta de primeras al ser una fractura con respecto a Anomalía, al menos a nivel vocal. Dani, en aquel trabajo, cantaba con voz limpia, aunque ya utilizaba el recurso de la voz rasgada en ocasiones puntuales. Ahora, esos momentos son la base de su labor. Imprime su sello: voz más agresiva, más propia del thrashcore o incluso del rock estatal que del heavy metal clásico y melódico que caracterizaba a BLACK DEVIL. En ese sentido De mentes supone una tremenda colisión con Anomalía, y desde luego será la clave para ganar o perder fans con este nuevo trabajo.

Porque en el terreno estrictamente musical De mentes es una evolución, no tanto revolución, con respecto a su anterior disco. Un término medio, en ese sentido, entre la contrastada transformación entre los primeros y últimos trabajos de ANKOR y ARACNER, y el giro formal continuo y prolongado de formaciones como INORDEM. El inconveniente, quizás, es que no ha existido un EP o demo intermedia que hubiera evitado ese factor sorpresa que, a algunos encantará, y que a otros les ha podido suponer un cierto desconcierto.

Un servidor pertenece a ese último grupo de personas. De mentes tiene un sonido más oscuro y violento, a pesar de la luminosidad y melodía del trabajo de la guitarra solista, con voces más agresivas, desvinculándose, en cierto modo, de ese sonido “asturiano” tan impreso en formaciones como LYING, AVALANCH, DARKSUN o VENDAVAL. Empasta muy bien con la temática y concepto de un álbum que trata la noción de la locura, y que la enfoca de manera realmente interesante en sus letras. En ese aspecto es coherente con la idea; De mentes es lógico con el concepto que desarrolla a nivel musical y lírico, pero naufraga en otros aspectos.

La dupla labor vocal-base instrumental no empasta bien. Quizás sí el tipo de voz imprima más sello de identidad a la banda con este nuevo trabajo, tal vez refuerce positivamente el concepto que trata De mentes, pero no me convence del todo a nivel musical. Y eso a pesar que, objetivamente, el trabajo de Dani Jack sea del todo positivo. Cuestión de gustos, que es al final lo que queda en el fan. Y, desde hace tiempo, decidí encarar esta reseña como tal.

Estamos ante un disco que sorprenderá, ya sea positiva o negativamente, al viejo seguidor de la banda, con temas como la intro inicial “Antroagaetofobia”, sinfónica y claustrofóbica, la cual ya genera una ansiedad que se propagará al resto de escucha activa del disco. “De mentes”, el tema que da nombre al redondo, sí es un corte heredero de cualquiera del cd anterior, de los mejores, con interesantes riffs y solos de guitarra. “Mensajeros del horror” es más oscura, más demente, con una excelente labor vocal, mientras que “Discusión” es el verdadero highlight del disco, de estribillo matador, a disfrutar en el directo, donde la terna voz / coros / melodías de guitarra se funden en uno para dar a luz al pepinazo del redondo.

En “Nuestra revolución” me da la sensación que no encajan bien las partes de las estrofas con el estribillo, pareciendo como si estuvieran unidas artificialmente, mientras que “2014” y “2214” son los cortes que mejor encajan musicalmente con la temática de De mentes. De lo más complejo del redondo. Para disfrute con el paso de las escuchas, con diferentes cambios de ritmo y detalles como partes oscuras habladas. Me gusta sentir el bajo (instrumento que muchos discos olvidan dejándolo en un segundo plano) y unos coros que son santo y seña del disco en su conjunto.

Deshacer el mundo”, versión de HÉROES DEL SILENCIO, les ha quedado muy bien, la llevan perfectamente a su terreno y “Síndrome del miedo” termina el disco con un inicio muy rock estatal a nivel musical y letrístico, de estribillo rescatable.

En definitiva, estamos ante un trabajo que supone musicalmente una evolución con respecto a Anomalía, y que a nivel vocal es una revolución con respecto al mismo. Un disco más maduro, más trabajado, “mejor” para el oído crítico, más discutible para el oído del fan. Que gustará a muchos y disgustará a otros, que hará ganar nuevos fans al grupo, y que también se los hará perder. Que habrá público que se sentirá cómodo con la nueva línea seguida por la banda y otros que no tanto. Cuestión de gustos. Al final es lo que importa cuando la calidad es más que satisfactoria. Yo siempre preferiré aquel ya lejano Anomalía.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS