BEYOND CREATION (CAN) + GOROD (FRA) + ENTHEOS (CAN) + BROUGHT BY PAIN (CAN) – Madrid – 14/11/2018

Enlaces:

El final de año está siendo una locura en lo que a conciertos se refiere. Hay tanta oferta que quienes no queremos perdernos ni una estamos constantemente haciendo malabares con nuestros horarios y ahorros. Además, muchas veces se juntan eventos incluso del mismo estilo (véanse éste y los próximos directos de OBSCURA/FALLUJAH, etc o ARCHSPIRE, RIVERS OF NIHIL, etc), lo que hace aún más difícil la elección. 

Es probable que ese sea uno de los motivos por los que en esta fecha de BEYOND CREATION, GOROD, ENTHEOS y BROUGHT BY PAIN (gira organizada por ITP Promotions, N-Events y Suspiria records junto con Avocado booking) no hubiese tanta gente como esperábamos. Quizás también influyese el hecho de que era miércoles y comenzaba a las siete y media de la tarde.

Quince minutos antes de la hora estimada para el comienzo ya podíamos atisbar a los músicos del primer combo, BROUGHT BY PAIN, instrumentos en mano y con una sonrisa de oreja a oreja. Y con unas treinta personas en la Sala Caracol, los también canadienses comenzaban puntualmente su show con “The dreamer’s will”, muchísima energía y un magnífico sonido.

Unos días atrás había estado indagando sobre estos jovencísimos músicos, pero no había reparado en que comparten con los cabezas de cartel dos componentes: Hugo Doyo-Karout (bajo) y Kévin Chartré (guitarra). En lo que sí me fijé es en que no tienen nada actual. Cuentan en su discografía con una demo (Pre-sickness meditation, 2009), un LP (The dreamer’s will, 2011) y un EP (Crafted by society, 2016), por lo que esperaba encontrarme con nuevo material en su set list.

Le tocó el turno a “Broadcast” con un Samuel Ouimet (voz) inundando el lugar de  perfectos guturales y pig squeals (con Kévin, también con ellos, haciendo los coros) sin dejar de moverse y gesticular con cada frase que nos recitaba. Al final de este tema el vocalista nos contaba que era una noche muy especial para él pues su padre estaba allí mismo apoyándole en la gira.

En temas como “Ending” se ve claramente que su death metal juega entre lo progresivo y el técnico, destacando, como no podía ser de otra manera, las líneas de bajo, y por supuesto el trabajo de las guitarras que tienden más a la melodía. Continuaban con “Crafted by society”,  homónima de su EP, que sí parece estar más enfocada al sonido y estilo de BEYOND CREATION en afinación, en los jugos de redobles y bombos incensantes… Sí, quienes busquen similitudes entre ésta y la banda hermana las encontrarán de seguro, pero lo cierto es que BROUGHT BY PAIN son mucho más accesibles y, por otro lado, tienen un sonido más moderno.

Sin dejar de moverse de un lado al otro del escenario y viviendo absolutamente cada minuto de su directo, tocaron “Infinity”, un trallazo deathmetalero idóneo para cerrar un set que, efectivamente, no aportó ninguna nueva composición.

Se me hace rara la participación de la banda en este cartel. Obviamente no por el estilo, pero sí por el hecho de que no tengan nada nuevo o no lo hayan mostrado. ¿Buscarían un ahorro de recursos o simplemente tenían intención de darse a conocer con lo puesto? Por mi parte espero que esta no sea una banda secundaria que luego quede en el olvido, porque tienen mucho que ofrecer y personalmente estoy más que dispuesta a recibirlo.

Ya con la sala un poco más poblada, con un centenar de personas, los siguientes en aparecer en el escenario rondando las ocho y veinte fueron los californianos ENTHEOS. Con su último trabajo Dark future aún reciente aunque ya tenga más de un año de vida, el grupo iba a ser seguramente el más rupturista de la noche, sin dejar a un lado el tecnicismo. La base del cuarteto es mucho más moderna y densa que sus compañeros de gira, con muchos efectos de post producción, que en directo pasaron a un segundo plano o directamente prescindieron de ellos, y con un protagonismo absoluto en escena para su vocalista Chaney Crabb. Esto me hizo trazar paralelismos, no musicales pero sí escénicos, con JINJER. Nada que ver la música de ENTHEOS, mucho más avanzada y precisa, pero la brutalidad de las cuerdas vocales de Chaney, su dinamismo en las tablas y cómo consigue animar a los que estén enfrente, la convierten no sólo en la vocalista del grupo, sino también en su principal valor en directo. Por su parte, Navene Koperweis copa todo el músculo rítmico, permitiendo que Travis Le Vrierse se dedique a sus riffs y solos atmosféricos y Tim Walker de AGAMEMNON, sustituyendo en este tour a Evan Brewer, llene todos los espacios con tappings y mucho espíritu jazzístico. 

Lo que no me convence mucho, ni en disco ni en directo, son los momentos puntuales en que Chaney procesa su voz. Es como si intentara emular a los últimos CYNIC pero en vez de con voz melódica, lo que podría estar bien como contrapunto, con voz gutural, lo que queda “raro” y sobre todo forzado. Se puede considerar un elemento más de su propia personalidad como grupo, pero a mí me parece algo prescindible que se queda afortunadamente en mera anécdota. Por lo demás, la hiperactividad de la vocalista y la precisión musical de todos los demás me hacen calificar la descarga de ENTHEOS de muy notable. Obviamente se centraron en Dark future, empezando por los dos cortes que lo abren, “Black static (I)” y “White noise (II)“, con muy buen sonido desde el principio y dejando claro que la música de ENTHEOS iba a ser mucho menos musculosa que la de BROUGHT BY PAIN, con una presencia brutal en la mezcla de las cuerdas gruesas de Tim Walker, para mí el mejor musicalmente hablando del grupo (sustituir a Evan Brewer no debe ser tarea fácil).

Pulse of a new era“, uno de los singles del grupo, es sin embargo un tema más complejo y diverso y en directo me gustó mucho porque no te perdías, a pesar de lo que ya he mencionado de las voces procesadas puntuales de Chaney. El otro single del grupo, más accesible y convencional, fue el siguiente en caer, “The world without us“, donde Chaney aprovechó para recordarnos que era su primera vez en Madrid y preguntarnos cuántos les habíamos escuchado antes de este concierto. Para el final de su descarga siguieron el orden de Dark future con “Invertedearth (I)” y “Sunshift (II)“, para dejarnos con la única concesión al debut de ENTHEOS, The infinite nothing, “New light“. Dejando a un lado lo dicho sobre las voces, en directo estamos ante un grupo muy preciso y bastante propio, y creo que en los treinta y cinco minutos que estuvieron frente a nosotros convencieron a más de un@ con su propuesta.

Cuando vas con ciertas expectativas a ver una banda que te gusta muchísimo puede pasarte que de la decepción que te lleves no quieras volver a verla jamás en directo o… no se imaginarán lo que sucedió a continuación. Llegaba el momento GOROD.

Los franceses, que intenté ver hace un par de años y cancelaron por lesión del guitarrista, venían con un nuevo disco bajo el brazo, Æthra, nada menos que el sexto de su carrera, y aunque se podría decir que es de lo mejorcito que han compuesto, ¿qué trabajo de este quinteto no es bueno? Musicalmente ya sabéis que aquí hemos venido a hablar de mi libro y esa noche iba de death técnico.

Comenzaron presentando dos temas de su reciente lanzamiento: “Bekhten’s curse”, con ese aire egipcio y ese semi-estribillo inicial tan pegadizo, y vuelta a su faceta más bruta y directa con “Wolfsmond”. ¿El sonido hasta aquí? Todo claro y nítido tal y como merece su música.

Siempre he dicho que lo mejor de GOROD es que son tremendamente divertidos de escuchar. La rapidez, complejidad y la sucesión ininterrumpida de notas no son una pega en sus composiciones, que te captan, te enganchan y hacen que te sea imposible mantenerte quieta mientras les escuchas. En directo esa diversión se multiplica y el headbangeo y disfrute son inevitables, sólo hacía falta echar un vistazo alrededor y verlo en las caras de la gente.

Viaje al pasado y patada en la boca en forma de riff  con el comienzo de “Here die your gods” (Leading vision, 2006). Le sigue uno de sus mejores temas, “Celestial nature”, cuatro minutos y medio sin poder apartar la vista de manos e instrumentos, y con ese pequeño y exquisito despunte jazzero del bajo. Qué maravilla ver a tocar a estos músicos.

Continúan las presentaciones con la hipnotizante “Æthra” en la que pudimos ver a Julien Deyres muy cómodo utilizando voces limpias, a pesar de que hubo un momento en que sonaban un tanto bajas. Salvo ese pequeño detalle de la voz que no terminaría de achacar del todo al sonido… todo seguía siendo correcto. Y la última de este último redondo: “The sentry”.

Breve repaso al  A perfect absolution con “Birds of sulphur” y la metralleta de “The axe of perdition”, ambas con esos momentos introspectivos a mitad del tema que TAN bonitos sonaron en directo.

Es muy emocionante ver desde el público cómo los músicos disfrutan mientras están tocando. Tiene cierto efecto de conexión entre las dos partes y a mí personalmente en ocasiones me produce hasta cosquilleos. En este caso además unido a un frontman que en todo momento estuvo pendiente de los allí presentes y se mostró muy agradecido.

Y así nos dejaron con el corazón un poco partido y el último tema de la noche, “Disavow your god” (del Process of a new decline que luego me llevé en vinilo, ja) en el que es de obligada mención el nombre de Karol Diers y su trabajo a la batería. Un privilegio verle tocar esta pieza a tan solo unos metros.

Se me pasó en un suspiro, pero es lo que tiene ofrecer un set variado y, de nuevo, divertido. Ojalá repitan pronto.

Ya sólo restaba el plato fuerte. Ante unas 150 personas que dejaban el aforo de Caracol un poco desangelado, los canadienses BEYOND CREATION se volvían a poner delante del público madrileño justo un año después de la última vez con DYING FETUS. En aquella ocasión el recital estuvo muy lastrado por un sonido bastante deficiente que les quitó mucho brillo. Era de esperar que en esta ocasión, como cabezas de cartel, esto no iba a suceder. Como escenografía se habían traído el telón gigante con el artwork de su último disco, el matemático Algorythm, completado con otros dos telones delanteros más pequeños, además de un interesante juego de luces LED que en los momentos más técnicos les aumentaba el impacto visual. Lo malo era que en Caracol las luces frontales brillan por su ausencia, por lo que esto, unido al humo, hizo que apenas se distinguiesen los telones y a veces hasta fuera difícil saber si detrás de la batería estaba Philippe Boucher o su doble. Por otro lado, y hablando de Algorythm, BEYOND CREATION había decidido algo arriesgado: defender este nuevo disco en su integridad, de principio a fin y en el mismo orden. Para mí este planteamiento fue el único error que cometieron.

Siempre defiendo que un disco hay que entenderlo como una suma de partes y como un conjunto. Además Algorythm está muy bien concebido en este segundo aspecto, casi se puede considerar una sinfonía (y por momentos muchos riffs son tremendamente clasicistas) con distintos movimientos. Sin embargo en directo hay momentos que pueden resultar un poco densos o descolocados, por estar pensados más para el estudio que para la escena, aparte de que los propios músicos se van a encontrar poco relajados con un corsé musical tan apretado durante cincuenta minutos de actuación, sin intercalar ningún tema más antiguo que les permita desconectar. Esto creo que fue lo que sucedió esta noche con BEYOND CREATION. Su setlist fue tocar Algorythm desde el principio hasta el final, incluyendo su introducción y también el interludio de piano (pregrabado) de “A travers le temps et l’oubli“, y aunque allí casi todos conocían el nuevo disco con bastante profundidad no había que olvidar que no hacía ni un mes que había salido a la calle. Esto generó que tres cuartas partes del concierto hicieran en algo frías, hasta que el primer corte de Earthborn evolution hizo su aparición.

Por lo demás, esta vez sí BEYOND CREATION no tuvieron ni una sola tacha sonora. Las guitarras Steinberger marca de la casa esta vez sonaron a la perfección e incluso el bajo de Hugo Doyon-Karout tuvo su total protagonismo jugueteando con esas líneas que siempre sobresalen encima de las guitarras de Simon Girard y de Kévin Chartré, cuyo apoyo vocal a Simon también se escuchó perfectamente. Los vericuetos rítmicos de Philippe Boucher, que no necesita hacer un solo para demostrar su técnica, fueron precisos y poliédricos toda la noche sin que su poderío tapase a los demás. En definitiva, la producción sonora de este show, al contrario que hace un año con DYING FETUS, fue de matrícula de honor.

En cuanto a las artes “escénicas” del cuarteto, se pueden resumir en elegancia. Sobre todo en la primera parte del concierto, al desgranar los temas de Algorythm. Las luces estaban muy bien pensadas y aportaban un punto extra de éxtasis al ya de por sí exceso musical del grupo, y por su parte Simon estuvo bastante comunicativo, presentando los cortes del disco y defendiéndolos ante el público. Debe ser un disco del que están muy orgullosos, dado el planteamiento del directo y la efusividad con la que lo presentaron. Eso sí, y aquí viene el problema que comentaba: hay cortes que en directo generan un bajón de intensidad notable. El principal para mi gusto es “Ethereal kingdom“, que es un tema brutal en el estudio, muy jazzístico y sinfónico al mismo tiempo, con unas líneas y punteos increíbles, pero también es un tema que en directo hace que te pierdas con facilidad.

De igual manera enlazar “The inversion“, que aunque sea el single del disco es un tema largo con una parte final instrumental bastante compleja, y la instrumental “Binomial structures“, donde el protagonismo absoluto fue de Philippe Boucher, para mi gusto fue otro momento valle en la intensidad del concierto. Afortunadamente el último tema de Algorythm que les quedaba, “The afterlife“, es un buen final para un disco y para esta sección del concierto, dejando al público calentito para lo que restaba, que no era mucho pues ya llevábamos más de cincuenta minutos de concierto pero que haría que la diversión del grupo sobre las tablas y del público en el foso aumentara.

La parte final tuvo así protagonismo para las otras obras de BEYOND CREATION, empezando con una gloriosa “Earthborn evolution” donde Philippe hacía hasta headbanging tocando su batería y en donde aprovecharon para agradecer la presencia en el tour de las otras bandas. La siguiente iba a tener a The aura como protagonista con “Omnipresent perception“, muy celebrada también y que dio pie hasta para un tímido pogo entre el público. Tras una breve marcha de escena donde el público gritó que quería más reaparecieron para poner el broche con “Fundamental process“, de inicio muy neoclásico y que dejó un buen sabor de boca en esta parte final de la descarga.

Si junto todo lo dicho me sale un concierto de BEYOND CREATION de notable alto. Para mi gusto el planteamiento de partida no era el más adecuado, y hubiese sido mejor intercalar los temas antiguos con los del nuevo disco. Dejarse alguno en el tintero tampoco habría estado mal. En cualquier caso, siempre se puede decir que asistimos a un concierto “exclusivo” que desde luego no repetirán. En todo lo demás los canadienses demostraron ser una banda de alto octanaje en la ejecución y no solo en la composición, y que con los ropajes adecuados de sonido son un valor seguro.

Texto por

Fotografía por

Más fotografías sobre el evento aquí:

beyondcreation (1)

Comparte:

COMENTARIOS