BESTIAL INVASION (UKR) – Monomania, 2019

Enlaces:

Portada del álbum Monomania de Bestial Invasion.Cuando uno se dispone a escuchar una banda que se llama igual que una mítica canción de DESTRUCTION espera encontrar una banda revival de manual o unos imitadores de estos. Si a eso le sumas que vienen de Ucrania, un país que creo que no tiene ninguna escena en específico (o eso creo) y que relaciono solo con JINJER debido principalmente a la popularidad que cuentan hoy día, no ayudaba mucho tampoco a visionar un posible potencial. Mis expectativas no eran muy alentadoras. Afortunadamente me han callado la boca ya que no es lo que esperaba ni de lejos, y menos mal. No está uno como para perder tiempo en thrash genérico, y si lo estoy, al menos que sea con bandas que vengan con los deberes bien hechos.

BESTIAL INVASION cuentan con una increíble calidad técnica que es asombrosa y a su vez increíblemente digerible. Algo difícil de concebir en unos escasos 37 minutos que dura aproximadamente el disco. ¿Cuál es el truco entonces? No limitar su música a los patrones estándar del género y navegar entre los mundos heavys y thrashers más sofisticados, técnicos y afilados. Incluso se puede notar sin ningún tipo de duda que el death metal técnico de los ATHEIST más ácidos y jazzticos está muy presente en su sonido, y no solo por la versión que se gastan de “Retribution”, la cual llevan a su terreno a la perfección, sino por la forma tan característica que tienen de imprimir su sonido en el suyo, sobre todo en el bajo de Serg MP, que brilla con luz propia compartiendo o robando protagonismo según les venga en gana.

Todo está compuesto por miles de capas ligeras que tendrás que palpar cuidadosamente para apreciar todos los detalles pulidos que se presentan y no cortarte la mano de cuajo. Da auténtico gusto ver cómo son capaces de engrandecerse en temas como “Memories. The architect of the universe”, “The angel of the west window” y “The garden of earthly delights”, en los que se puede ver cómo su nivel compositivo y creativo han crecido exponencialmente, adquiriendo una forma colosal con la que hay que doblegarse, y alcanzan tanto el nirvana como el éxtasis, debido en parte a que consiguen crear ambientes y parafernalia sideral que nos remontará a la creación del mismo universo. De todas maneras BESTIAL INVASION saben muy bien dónde agarrarse y son unos clásicos, por lo que tampoco se molestan en esconder las influencias tradicionales en el tema titulo “Monomania” o “Sir Francis Drake: The Queen’s pirate”, esta última muy deudora de IRON MAIDEN, sobre todo en la voz y en ese estribillo en el que parece que Bruce Dickinson se cuela para hacer de las suyas. Porque esa es otra, el vocalista Vakhtang Zadiyev no maneja registros thrashers y es todo un portento de primer nivel, recordándome al fallecido Warrel Dane en muchas ocasiones, aunque a diferencia de este tiene unos registros superiores.

BESTIAL INVASION son el ejemplo perfecto de que con mucho se puede hacer muy poco si puedes condensar tus ideas sin necesidad de montarte pajas mentales, consiguiendo de esa manera ser lo suficientemente relevantes como para destacar del inmenso mogollón de bandas revivales thrash que poco tienen que aportar, y a su vez hacen que arquees una ceja debido a lo bien que se las gastan. Hacía tiempo que no oía una banda que supiera moverse tan bien mezclando todas sus influencias de manera tan magistral. Por eso mismo se han ganado un hueco en mi top 10 de mejores discos del año, lo cual no es moco de pavo. Si siguen manteniendo o subiendo el nivel será una banda a la cual seguir con lupa.

Los seguidores de bandas como ATHEIST, HEATHEN, WATCHTOWER o SANCTUARY aquí tienen material para practicar el onanismo. Si con todo ese rollo no te he convencido para escucharlos, tal vez si te digo que aquí colaboran poniendo solos Doug Percy o Kelly Shaefer cambies de opinión, así que no seas primo y escucha.

Comparte: