BELZEBUBS (FIN) – Pantheon of the nightside gods, 2019

Enlaces: Facebook

El concepto de banda virtual no es nuevo. Se considera ALVIN Y LAS ARDILLAS como el primer ejemplo de este tipo, personajes que muchos conoceríamos más tarde a través de una serie animada que desde 1958 ganaron nada menos que cinco premios Grammy. Este fenómeno regresó con fuerza de la mano de GORILLAZ, que triunfó globalmente. Más recientemente la idea fue llevada a otro nivel y el término virtual ha pasado a ser literal, como en el caso de HATSUNE MIKU, una artista ficticia japonesa cuya voz también es artificial.

El mundo del metal también cuenta con ejemplos, como GALAKTIKON, proyecto del también creador de los archiconocidos DEATHKLOK, surgida de la serie de animación Metalocalypse, que ha inundado las redes sociales con su música  y sus vídeos irreverentes. Menos conocido es el caso de PENTAKILL, supergrupo virtual que supuestamente pertenece a Valoran, mundo en el que transcurre el videojuego League of legends y que tiene detrás a nombres como Jorn Lande, ZP Theart, Noora Louhimo y Derek Sherinian.
BELZEBUBS nace de la mano del ilustrador finlandés JP Ahonen, teniendo como protagonista a una familia de amantes del black metal. En 2018 daban el salto a la industria musical para presentar  su primer disco Pantheon of the nightside gods. Queda claro que no se trata de una simple estrategia comercial y hay una gran cantidad de talento detrás de este proyecto. Por el momento los músicos que interpretan a sus miembros permanecen en el anonimato, aunque tendrán muy difícil convencer a la opinión pública de que tras la voz principal no se haya Niilo Sevanen. El estilo melódico y preciosista de las guitarras y las composiciones hacen pensar que muy probablemente no sea el único miembro de la banda INSOMNIUM tras este álbum.
El carácter satírico del cómic queda reservado casi en exclusiva a la parte estética de la banda, que incluye los vídeos protagonizados por sus personajes. En lo que a la música se refiere nos encontramos con un despliegue de oscuridad y épica de alto nivel.  Podríamos resumir el disco como una versión «blackened» de cualquier disco de los fineses y, aunque sería una simplificación nada alejada de la realidad, no haría justicia a lo que tenemos entre manos.
Además de la evidente evocación al sonido de INSOMNIUM, también nos vendrán a la mente nombres como DIMMU BORGIR, DISSECTION  o NAGLFAR. Pantheon of the nightside gods recupera lo mejor del black metal sinfónico, que muestra cierta grandilocuencia pero suena directo y contundente. Las composiciones están acompañadas de diferentes tipos de orquestación, piano y sintetizadores que nunca llegan a resultar demasiado prominentes en la mezcla, encontrando un equilibrio que roza la perfección.
Sin perder la marcada identidad que nos presenta, sus más de 60 minutos de duración se hacen cortos gracias a que contiene variables que mantienen la expectación hasta el final. «Dark mother» o «Nam gloria Lucifer» nos acercan a la vertiente más black del disco, aunque no es lo único que vamos a encontrar. BELZEBUBS tiene siempre un pie puesto en la tradición del death metal y en especial en el death metal melódico, como puede verse especialmente en «The faustian alchemist» y «Acheron«. «The crowned daughters» se sale de la norma y nos acerca a un blackened doom con voces claras y pasajes a lo JEHTRO TULL. «Nuns in purgatory» y «Melaficarum – The veil of the moon queen pt. 1» cierran el disco con sendos temas orquestales y una gran dosis de atmósfera oscura.
Cuando la noticia de que los personajes animados iban a tener su contraparte musical en el mundo real, muchos reaccionaron con cierna sorna, como si se tratara de una broma que completara las viñetas cómicas. Afortunadamente ha quedado demostrado que BELZBEBUBS no es ni por asomo un proyecto menor. Su sonido enraizado en la escuela finlandesa tiene empaque y consistencia, hasta el punto de poder estar entre los mejores en su género en un año cargado de buenos lanzamientos. Que su apariencia caricaturesca no os engañe; Hubbath y compañía son un asunto musicalmente muy serio.
Comparte:

COMENTARIOS