BEHIND THE HORROR (BRA) – Burn up this truth, 2020

Enlaces:

Los brasileños establecidos en Nueva Jersey (EEUU) Gabriel Alves (voz, guitarra, bajo, letras) y Lucas Alves (batería, letras) presentaron en agosto del 2020 el segundo EP, Burn up this truth (independiente), de su proyecto BEHIND THE HORROR. Estos hermanos se están abriendo al mundo musical poco a poco, habiendo sacado su anterior EP .​.​.And the horror begins hace ya siete años. Según relatan en el libreto del nuevo trabajo, les ha llevado casi diez años completarlo. Aseguran que mucho sudor, dedicación, esfuerzo y hasta sangre se han vertido. Lo único que no han hecho es rendirse.

Estos devotos del metal aportan su propia visión del género mediante una fusión de thrash progresivo, metalcore, tonos avant-garde y compases propios del death técnico. El producto, aunque haya quedado a medio camino entre un EP y un LP, es de gran calidad tanto a nivel compositivo como de producción. En poco más de media hora desatan siete temas intensos, diversos, frescos y redondos. Abundan la experimentación, los riffs memorables y los cambios drásticos de ritmo y melodías.

Son precisamente los riffs de corte thrasher tradicional y con acordes VOIVODianos los que captan la atención desde el primer momento. En algunos momentos, especialmente los más ágiles, los dedos invocan a Chuck Schuldiner (DEATH) al mástil. Pero el sonido predominante a lo largo del álbum es, sin embargo, el de principios de milenio. Los instrumentos están embebidos en los estilos que más caracterizan a LAMB OF GOD, SYSTEM OF A DOWN y GOJIRA. Empero, no faltan ritmos blues que recuerdan al rock de garaje de los METALLICA viejunos, o arpegios de heavy metal clásico universal rollo IRON MAIDEN, ICED EARTH o incluso ARIA. Precisamente, parece que los hermanos Alves han querido acercarse al trad de lleno con un tema entero, “Outland”. La inclusión de estos minutos menos intensos, junto con el tranquilo comienzo de “Sky seeker”, evita un desmesurado bombardeo sónico, permitiendo al oyente reflexionar sobre las dificultades emocionales por las que debieron pasar los Alves para sacarlo todo adelante en hermandad. ¿Qué les habrá faltado para dar el salto al largo? Por otro lado, me gustaría escuchar “Into the void” con todo al once para notar mejor las vibraciones a BOLT THROWER.

Atestiguando la capacidad técnica de Gabriel no solo se encuentran las enrevesadas melodías. Aunque ni abunden ni sean prolongados, los solos aportan un acabado afilado a los temas. Y la diversidad de riffs y de sus variaciones, como por ejemplo en “Storm rage”, mantiene el interés del oyente. Los saltos de tempo y breaks de batería, ejecutados con gran precisión, refuerzan esta sensación. Lucas perpetra un gran trabajo mediante un enfoque prog combinado con duros impactos que contribuyen a que el resultado final sea más ominoso y grandilocuente. La voz, siempre agresiva y nunca limpia, acompaña todos los temas. El registro cambia ligeramente entre unos y otros, notándose especialmente hacia el final del álbum. La vocalización de Gabriel da cierta melodía, pero más como acompañamiento de la guitarra que por peso propio. Su entonación cae hacia sentimientos de melancolía más que a la pura agresividad, sonando más a desesperación que a furia en todas las canciones.

Sin embargo, las letras nos revelan que esta desesperación esconde una gran fuerza para lo potencial, la acción, y no es simplemente un lamento indolente. Los Alves no solo hablan de estados mentales oscuros desde una perspectiva personal o subjetiva, sino también de ganas de sobreponerse a la adversidad con energía. Todo esto está envuelto en metáforas y no es fácil reconstruir los hechos concretos. Asimismo, según cuentan los hermanos, sus letras están inspiradas en la fantasía contemporánea de Magic: The Gathering y World of Warcraft. Debo reconocer que no detecto referencias directas porque solo he jugado a las Magic dos veces en mi vida y el WoW lo he odiado desde siempre (una ex me dejó por uno que conoció en una raid).

Hermanos, jóvenes, brasileños. ¿Son los nuevos SEPULTURA? No. Pero su trabajo es de gran calidad y es un placer escucharlo aunque el final no sea climáctico. Burn up this truth está bien atado, pero resulta algo corto y el tema final no termina de cerrar satisfactoriamente. Aparte, se han esmerado en el marketing digital: son muy activos en las redes sociales y su logo se puede encontrar en todo tipo de merch como fundas de móvil, de edredón, delantales y, consecuentes con nuestros tiempos, mascarillas. Todo esto siendo impresión bajo demanda, claro. Hasta proporcionan un código QR que nos lleva a su web oficial (https://behindthehorror.net). BEHIND THE HORROR lo están intentando por todos los medios y solo el tiempo mostrará si llegan a donde quieren llegar. Como dice el protagonista de Rick and Morty en la temporada 4 capítulo 6: “buy it ironically, buy it sincerely, just buy it!”.

Comparte: