BEHEADING SAMSARA (ESP) – Black cloud masses, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

En cualquier banda, supongo, los inicios son tan duros como excitantes. Si además pretendes hacer algo mínimamente creativo y “original”, la cosa se complica. Son la ilusión y las ganas las que hacen salir adelante y que los resultados sean positivos. Es el caso de BEHEADING SAMSARA, un cuarteto afincado en Sevilla y que edita su primera demo/EP con Black cloud masses, definiéndose como una mezcla de death metal y música progresiva. Ya pude escuchar un adelanto de este trabajo a principios de agosto y las impresiones fueron buenas aunque, como toda gema, necesita su buena dosis de pulimento, sin prisa y progresivamente. Si me quedara con algo de este trabajo y carta de presentación de BEHEADING SAMSARA sería que es arriesgado y que contiene buenas ideas, pero también deja mucho margen para avanzar y encontrar el camino adecuado, que es lo excitante de la música y de las ideas.

Empezaré por el sonido. Al escuchar aquel adelanto, contenido en este trabajo y que es “Giants“, me vinieron a la mente las siguientes conclusiones: primero, que el sonido tiene mucho camino por recorrer. El grupo ha arriesgado y ha decidido grabar la demo en una sola toma en vivo y en directo en un local, La Salita, con Pablo Madrid en los controles. Esto hace que la honestidad sea brutal, pero también que los defectos resalten más y algunas cosas no funcionen tan bien como si tuviesen varios intentos y arreglos posteriores. Las voces (y hablo en plural porque todos cantan) son una nota definitoria del grupo: cada una de su padre y de su madre, pero todas con un cometido: limpias y guturales. El problema es que con esta forma de grabar suenan un poco descompensadas, especialmente las limpias. El tema más variado en este sentido es seguramente el citado “Giants“.

Segundo, y relacionado con lo anterior, BEHEADING SAMSARA son un cuarteto actualmente pero, que me corrijan si me equivoco, creo que cuando grabaron el disco sólo eran tres, siendo Guillermo Carmona el único encargado tanto de los riffs como de las partes solistas. La falta del apoyo que ahora tienen con Abraham Rodríguez hace que los cortes sean muy rítmicos (con especial protagonismo para la percusión de Daniel Arenaza), con unas estructuras bien definidas, pero que Guillermo tenga demasiado peso en el devenir de los mismos y a veces se eche de menos una segunda voz, una parte sobresaliente por encima del riff principal que dé variedad a los cortes y conduzca las composiciones hacia un nivel superior. Si a esto le unimos el sonido, hace que, con perdón, Guillermo se quede con el culo al aire en más de una ocasión, siendo conscientes además de que en la mezcla Henry Thomas, el bajista, no tiene mucho protagonismo ni apoyo para el guitarrista sevillano.

Vamos ahora con la parte buena, lo más destacable, que ya he adelantado un poco en el párrafo anterior: BEHEADING SAMSARA compone de una forma muy notable. Saben empezar y acabar los temas de una forma coherente y con un hilo conductor adecuado, y eso que su duración está por encima de la media de los cinco minutos en varios casos. La única “rayada” como tal es el último tema, que creo es una improvisación o prácticamente. Instrumental y mezclando psicodelia y disonancias múltiples, “A little rest” es la excepción que confirma la regla, e incluso así está bien construida. El resto, dentro de la diversidad de elementos que meten (hasta palmas y ritmos flamencos en “Wind & flesh“), saben llevar un hilo estructural coherente y además bastante original, pues suenan a OPETH, a MASTODON, a GOJIRA, pero también a PANTERA o KORN, pues mucho de noventerismo metalero y groove también hay aquí (en ese sentido me recuerdan a CAEDIS). Todo ello empastado de una forma propia e inusual en muchos momentos.

En poco más de media hora BEHEADING SAMSARA dice mucho más que otros con años de experiencia y trayectoria. Son jóvenes y tienen ideas, en el fondo muy buenas, formalmente aún por pulir. Pero Black cloud masses es un trabajo entretenido, honesto, creativo y esperanzador que merece la pena ser escuchado. Porque para ser gigantes antes hay que dar pequeños pasos, eso es lo que el grupo andaluz hace en este EP. Por cierto, que anuncian en su bandcamp que hay un octavo tema (séptimo si consideramos “Marad” como una introducción instrumental de “You damn bastard“) que no han incluido en este EP, pero que se puede conseguir escribiendo a la propia banda. Yo no lo he escuchado, pero según escribo esto, pienso pedírselo al grupo…

Comparte:

COMENTARIOS