BECOME THE MURDERER (ESP) – Let the slaughter begin, 2019

Enlaces: Facebook

Lo he dicho muchas veces por aquí, tanto que casi lo repito como un mantra, pero qué gusto da escuchar propuestas refrescantes dentro de un género tan estandarizado y casi paródico como el metalcore. Los madrileños BECOME THE MURDERER se autodenominan theatercore, un género que añade elementos del punk y teatrales a una base de metalcore. Sobre el papel, un sonido que podrían practicar bandas como CROWN THE EMPIRE o IN THIS MOMENT. Pero las similitudes con estas dos bandas se quedan en esta suerte de comparación que este humilde periodista acaba de hacer y que a ti, querido lector, no te servirá de mucho para hacerte una imagen mental del sonido de BECOME THE MURDERER.

Y es que, aunque su sonido se sustente en riffs y breakdowns de metalcore, es necesario destacar que los guturales quedan en un segundo plano, ya que la voz de Nana, potente y con personalidad -aunque también hace algún que otro gutural-, prevalece. Asimismo, nos encontramos con influencias de grupos como MY CHEMICAL ROMANCE y grupos de gótico como LACUNA COIL, como en la inicial «Night hunter«. Le sigue «Fools«, esta sí, más próxima al metalcore más clásico, con riffs acelerados, parones para arpegios de guitarra y un estribillo pegadizo.

«Crawling» sigue en la misma onda, quizás con un sonido más rítmico y unos riffs entrecortados que me recuerdan al «Shadow moses» de BRING ME THE HORIZON -tema que incluyen en el setlist de sus conciertos, por cierto-. Cierra «Roll the dice«, un tema guiado en todo momento por la potente voz de Nana y que sirve de colofón para este pequeño aperitivo que sirve de presentación para los madrileños.

La propuesta de BECOME THE MURDERER es interesante y diferente de lo que se hace en la escena del metalcore. Tienen buenos temas y mimbres para conseguir un sonido personal y reconocible, aquello a lo que aspira cualquier banda que está empezando. El único punto negativo quizás sea la producción y la masterización del EP, que hace que las canciones pierdan fuerza y empaque, pero vamos, que no es nada achacable a un grupo que está comenzando. Les seguiré la pista para el futuro, especialmente de cara a un hipotético larga duración, porque este Let the slaughter begin me ha dejado muy buen sabor de boca.

Comparte:

COMENTARIOS