BAUME (FRA) – Un calme entre les tempêtes, 2020

Enlaces:

Son muy escasas las ocasiones en las que una banda decide, de un lanzamiento a otro, cambiar su sonido 170º (y no 180º, porque algo siempre queda), y menos aún a niveles muy undeground, donde precisamente lo que busca una agrupación es establecerse, tanto a niveles de sonido como para el público apropiado. Haberlos haylos, pero me voy a permitir la generalización.

BAUME es el proyecto de Juif Gaetan, un músico francés que se dedica a coleccionar todos los tipos posibles de black metal a base de diversas bandas. El caso que tratamos es su incursión en el black metal atmosférico y el post black. Al menos eso es lo que ha demostrado en los dos EPs previos bajo el nombre de BAUME

Pero en una escena internacional más que saturada de bandas post (con todo lo que ello implica), me encanta que Gaetan haya decidido mandar a la mierda su trayectoria previa y crear un álbum de ambient electrónico. Nada de post-black-atmospheric-with-electronic-influences u otras etiquetas pretenciosas. Nada aquí es orgánico; absolutamente todas las capas de sonido de este EP están programadas. Desde la batería MIDI hasta los teclados. Tan sólo podríamos hacer la excepción con las guitarras eléctricas, que sirven como débil puente con los trabajos anteriores. Pero tan sólo tienen cierta prominencia en el primer corte y tercer corte y en ambos casos no se les ha concedido mayor importancia en la mezcla. Tienen la misma que el resto de instrumentos, siendo más una herramienta para el fin que el fin en sí mismo. 

De hecho su presencia inicial puede inducir al engaño. No son pocos los grupos de post black que comienzan con una introducción ambiental electrónica para que después arranquen los riffs y sepamos ya de sobra cuáles son las intenciones del grupo. Aquí no, aquí nada termina de «arrancar», todos los elementos se extienden durante los 12 minutos, siempre están ahí, aunque vayan y vengan (mérito de las tareas de mezcla, nuevamente), y juegan más al drone que a otra cosa, «reiniciando» la canción en más de una ocasión. Quizás por eso se rompe la concepción de drone como coñazo-infumable-de-muro-de-sonido-sin-fin, porque ninguno de los instrumentos posee un síndrome narcisista ni tiene un sonido árido, sino ligero y sobretodo muy frío y aséptico. 

Y para aumentar esta sensación digna de morgue, qué mejor que introducir voces en el tema homónimo, pero a modo de spoken word, claro. Un discurso en lengua gala pronunciado por el propio Gaetan que me recuerda bastante a una canción de RAISON D’ETRE, sólo que sin meterse en el dark ambient (ni hablar de asesinatos). Incluso Gaetan se atreve a meter brevemente algo de trap (en cuanto a beats) al comienzo de «Octobre«, el corte de cierre, aunque queda más como guiño y, el sacar brevemente la pata de la puerta, más que una experimentación completa, pues después la canción continuará por los derroteros del ambient y el drone. 

Lo mismo podría decir de la desembocadura del EP en el noise. Versa más sobre desnudar las capas de la canción y dejar tan sólo el ruido blanco durante los últimos segundos, como si hubiese estado ahí siempre oculto. Es más un recurso expresivo que un verdadero deseo de crear caos.

Un calme entre les tempêtes no pretende ser una clase magistral de electrónica ambiental, sino un trabajo entretenido y digerible que poner de fondo mientras se hace otra tarea. Con un sonido y unas ideas perfectamente definidas, eso sí, y que resulta mucho más interesante que si hubiese optado por hacer el enésimo álbum de post black del año. 

Comparte: