BASTARDOS (ARG) – Visiones de un mundo en decadencia, 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter Reverbnation BandCamp

bastardos01Siempre he sido de los que ha pensado que en una reseña, aunque no deja de ser algo personal, el redactor debe contar lo menos posible su vida, a no ser que sea un blog (aunque sea musical). Quién nos lee, no le interesa quienes somos. Sin embargo, considero que de vez en cuando hay que hacer alguna excepción, así que me permitiré un poco de hipocresía y romperé mi propia regla.

Los argentinos BASTARDOS fueron la primera banda que reseñé cuando llegué a esta web, allá por noviembre de 2012. Una simple demo de tres temas. Correctos, sin mucho más que añadir. Y desde entonces nada más supe del combo, ni me interesé, ¿se habrían separado, seguirían vivos…? No me importaba, sinceramente. No obstante, menuda sorpresa me he llevado cuando han reaparecido en este 2016 con un álbum completo. Un disco que claramente deja en evidencia a aquella tímida maqueta y que ha superado todas mis expectativas, si es que alguna vez las tuve.

Es inevitable fijarse primero en que el disco suena que atruena. No se dónde lo han grabado, pero si yo tuviese una banda querría contratar a su ingeniero de sonido. Todo suena de diez, es acojonante. Resulta hasta sencillo seguirle la pista a las líneas de bajo. Pero claro, un buen envoltorio no es nada si no tiene un buen contenido, y BASTARDOS pueden presumir de tener buen material. Su thrash/heavy, no es demasiado revolucionario que digamos, pero tampoco nos importa demasiado, con que logren que no quitemos la música del reproductor de audio, es más que suficiente.

¿Pero cómo definimos susodicho material? Cuando me refiero a thrash/heavy es que no es un thrash ultra abrasivo y cortante, tienen un punto de refinamiento y melodía más cercano al heavy clásico, que suaviza la mezcla final y lo hace ligeramente distinto a su competencia. La batería no es extremadamente agresiva, las guitarras tienen un tratado bastante melódico y muchos de los riffs están más cercanos a JUDAS PRIEST que a DESTRUCTION (aunque para ser justos, habría que decir que están a medio camino, como cuando el thrash comenzaba a independizarse de la NWOBHM) y la voz de Leandro es limpia pero ligeramente ronca, con lo que muchos agradecerán que puedan enterarse sin demasiada dificultad, de las letras (y más si están en castellano).

Curiosamente, y ya que mencionaba las letras, de los ocho cortes, uno está cantado parcialmente en inglés, «Never say my name», que ya apareció en su demo. Sin que sea algo positivo o negativo, yo habría hecho pleno en castellano, aunque eso ya queda a merced del propio grupo. Tal vez era una especie de pequeño experimento para ver cómo se les daba cantar en un idioma ajeno…

Una de las virtudes de su demo es que conseguían que sus ritmos tan marcados se quedasen en tu cabeza durante mucho tiempo. Así, revisitando al grupo después de tanto tiempo, uno no tiene otra cosa que cierto deja vú. Esta virtud se repite en este disco completo, y vete a saber por qué motivo, los argentinos consiguen que a las pocas escuchas tengas ciertos estribillos marcados a fuego en la cabeza, da igual que el disco te haya gustado más o menos.

Es un álbum honesto, suena bien, te capta a la primera y aunque desconozco cómo estará la escena thrasher en la Tierra del Fuego, creo que pueden causar cierto impacto fácilmente, gracias a su thrash de tintes clásicos y que, sin embargo, no para. No hay un sólo tema tranquilo, todos van a saco, pero no a cuchillo, sin pausa pero sin prisa, como se suele decir. Y es que, a veces, no es el más fuerte el que más agresivo parece.

 firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS