BARREN EARTH (FIN) – A complex of cages, 2018

Enlaces: Facebook

Si hubiera alguna manera extra con la que referirse al país de los mil lagos, sin duda alguna sería ‘el país de los mil musicazos’. Infinidad de personas creativas, polivalentes y prolíficas que se dedican en cuerpo y alma a la música. Es algo que llevan en la sangre y eso se nota en la gran cantidad de proyectos que emergen de Finlandia y rompen moldes o incluso, a pesar de que no los rompen, hacen lo que hacen de manera tan precisa y elegante que pegan el pelotazo de igual manera.

Así pues, OlliPekka Laine es uno de esos muchísimos músicos fineses sobresalientes; conocido principalmente por su labor en AMORPHIS, Olli se supo rodear de músicos igual de sobresalientes que él para su andadura en BARREN EARTH, una de mis bandas favoritas de extremo progresivo de los últimos años, que vuelve con una nueva maravilla bajo el brazo y de cuya edición se ha encargado, una vez más, Century Media Records.

Ya su disco anterior, On lonely towers, me maravilló y dejó el listón muy alto, incluso a pesar de sus precedentes, ambos obras finísimas. En A complex of cages la base musical está fuertemente liderada (como de costumbre) por un death bastante lentorro, con mucha tendencia al doom y mucha melodía, no hace ningún asco a mezclas tan sofisticadas como propias de la banda y rindiendo tributo con muy buenas formas a bandas de rock progresivo de los 70 como JETHRO TULL, PINK FLOYD o RUSH, por nombrar a algunos. Además, la inclusión de sonidos de órgano tipo Hammond o similares le aporta ese rollete psicodélico a algunos trozos, tan propios de las bandas pioneras del género antes mencionadas.

Es imposible no pensar en OPETH, los propios AMORPHIS o IN MOURNING en cuanto a sonidos más extremos se refiere, sin que aparezcan resquicios de mera imitación o mediocridad, signos claros de que tienen muy claro lo que quieren expresar y cómo quieren expresarlo, además de la habilidad innegable para llevarlo a cabo. Ejecución y sonido pulcros y precisos ponen el broche de oro a este ejercicio de death/doom progresivo con melodía y con muchísima clase, el cual debería servir para terminar de asentar a la banda entre los grandes del género, sitio que por otra parte ya ocupaban para mí y para otros tantos.

Comparte:

COMENTARIOS