AVERSED (USA) – Impermanent, 2021

Enlaces:

Comenzando hace diez años con un EP y con un hiato de cinco años hasta el siguiente, no sería hasta marzo del 2021 cuando sacaran su primer LP, precedido por un single de presentación. Con tanto tiempo, AVERSED ha preparado nueve cuchillos de death melódico con filo progresivo bajo el título de Impermanent (independiente). Cincuenta y cinco minutos directos al corazón para fans de clásicos como ARCH ENEMY, OPETH y AT THE GATES. Las manos asesinas, oriundas de Boston, pertenecen a Haydee Irizarry (micro, CARNIVORA, WIDOWS RITE), Sungwoo Jeong (guitarra), Alden Marchand (guitarra), Martin Epstein (bajo, DAINSLEIF, DIEZEL) y Jeffrey Saltzman (batería, ALLEGAEON, UNFLESH), con la esporádica presencia de Eden Rayz al cello.

Impermanent nos lleva durante casi una hora por las sinuosas espirales del espacio-tiempo donde la materia gira salvajemente y se aglomera en nuevos astros. Y es que ocurren muchas cosas a lo largo del álbum. La mayoría de los temas comienzan suavemente, elevándose con tranquilidad para explotar de repente como el Challenger. Estas inesperadas descargas de energía son más que palpables en “Natsukashi”, “Solar sea” y ”Nightshade”, en los que dóciles cuerdas preceden a desgarros, rugidos y embestidas.

AVERSED descargan potente death con “Close my eyes” y “Laboratory”, siendo este último el corte, con diferencia, más brutal. Por otro lado, aunque no se pueda decir que haya temas suaves, en “Impermanent” y “Abandoned” se da una mayor alternancia entre compases duros y melosos, permitiendo respirar al oyente. O más bien suspirar contemplando la corrosión del tiempo, el planeta y la mente. Llaman la atención elementos que los medios angloparlantes denominan “jazzy”, como en este último tema. Trazando similitudes, yo los llamo “momentos otoñales de OPETH”. Y ya que inferimos, me atrevo a destacar solos de guitarra sacados de las primeras etapas de DREAM THEATER (“Spiraling”) y riffs de los siempre interesantes TYR (“Solar sea”).

Antes de destacar la gran capacidad y precisión instrumental, hay que pararse un momento en la voz. Haydee juega constantemente con la sucesión de rugidos con voz limpia en registros medios y graves. Quienes me conozcan bien sabrán que este estilo no es, como dirían de nuevo los angloparlantes, mi taza de té (salvo BATTLELORE, que me pilló siendo un enamoradizo adolescente). Pero, sin duda, este juego vocal aporta nuevas dimensiones a un trabajo ya de por sí jugoso. Conjuga perfectamente con la constante dualidad de agresividad-calma del álbum.

De este yin-yang musical son partícipes unas guitarras en continua descarga de riffs, armonizaciones y solos. Estos, en su mayoría muy melodiosos y con gancho, ocasionalmente son dignos de los momentos más gloriosos de algún anime. Organizando el tejido musical, el bajo y la batería compiten por la precisión, manteniendo siempre un sonido muy nítido. Luego, ese toque de cello de Eden Rayz construye unas delicadas atmósferas en “Nightshade”.

Fundirse y dispersarse por el cosmos, volver a formar parte íntegra de los ciclos de la naturaleza… los mismos que estamos violando colectivamente. Eso parece sugerir la portada del reputado Adam Burke (Nightjar Illustration), responsable de cubiertas de ANGEL WITCH, CONCILIUM, MEGATON SWORD, SPIRIT ADRIFT, TCHORNOBOG y otras muchas. Las letras comparten esa idea como paisaje pero, bajo el foco, leemos acerca de la constante lucha interna, la depresión y la ansiedad. Ambos, forma y contexto, fieles al panorama actual.

Con todo, este cóctel sónico resulta vitalista y sentimental a la vez, conjugando ímpetu con pausas contemplativas. Al principio cuesta hacerse una idea cohesionada del álbum por la cantidad de elementos que danzan, pero con cada escucha las piezas van encajando y formando un cuerpo que, definitivamente, crece en la galaxia del death metal. Impermanent es un gran debut, ya de por sí maduro y con una diversidad de sonidos y emociones que les permitirá explorar un mogollón.

Comparte: