AVATAR (SWE) – Avatar country, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Si hay una banda que ahora mismo esté en su mejor momento es AVATAR. Negarlo sería como intentar tapar el sol con un dedo. Les ha costado llegar hasta donde están ahora mismo pero todos sus esfuerzos y buen hacer han sido recompensados. No les ha sido fácil y por el camino han perdido su sonido inicial, pero poco importa, porque el enriquecimiento de su sonido lo vale con creces. Y es que precisamente esa es la razón del éxito que están viviendo actualmente. Porque esa es otra, ¿cómo definir exactamente su música? Sí, siguen siendo melodeath, pero el heavy metal, el hard rock y el power viven en armonía. Por poder podríamos meter hasta etiquetas como metal alternativo o groove metal si rizamos el rizo, por no hablar de que dependiendo del tema y disco metan lo que les dé la gana. Poco importa que sean vistos los resultados y la increíble voz de su cantante Johaness Eckerström, que aparte de ser muy personal tiene varios registros cuanto menos interesantes además de impresionantes que sorprenderán a más de uno.

El caso es que AVATAR no se cierra a nada y que a partir de su disco Black waltz han ido ganando popularidad y personalidad hasta llegar a Feathers & flesh, disco que los dio a conocer del todo y en el cual parecen haber alcanzado su esplendor creativo. Ellos ni cortos ni perezosos son conscientes de ello y tan solo un año después de ese lanzamiento vuelven a la carga con disco nuevo conceptual. La historia gira en torno al mandato de un rey y su pueblo, todo con un tono satírico y critico contra la monarquía, como se puede ver en la hilarante introducción “Glory to our king” y ese discurso que es para mear y no echar gota llamado “The king speaks«. Ríete tú de los discursos de nuestro querido rey de España cada fin de año escuchando este.

En lo que se refiere a la música tenemos una gran variedad que aporta una mezcla heterogénea que beneficia la escucha del disco. La impresionante inicial “Legend of the king” es una auténtica montaña rusa épica que deja yerma la tierra por la que pasa y en que las influencias heavy-power metaleras se dejan ver dando como resultado el mejor tema que han compuesto hasta el momento. Luego tenemos temas hardrockeros como “The king welcomes you to the Avatar Country”, tema con mucho feeling y ambiente festivo además de rural del que bandas como AC/DC y ROSE TATTOO estarían más que orgullosas. En vena hardrockera también tenemos “The king wants you”, que es más sosegada y tira a un medio tiempo que puede que no entre a la primera pero gana con las escuchas. El chute de adrenalina lo tenemos en la machacona “King’s harvest”, en la que noto influencias nu metaleras de los mejores KORN pero puestos de anabolizantes hasta las cejas, y en “A statue of a king”, un auténtico trallazo vertiginoso que se empapa de la magnificencia de esa estatua dedicada al rey. El momento serio lo tenemos en “King after king”, ya que el rey ha muerto y lo suyo es dedicarle un himno triste que invite a la esperanza, por lo que se da una power ballad bien conseguida que honra su memoria.

El único punto negativo a destacar del disco lo veo en las dos instrumentales finales, que al ser un disco conceptual puede que estén justificadas pero aun así es arriesgado ponerlas después de todo lo vivido. Por lo demás ninguna queja o inconveniente a mencionar.

Después de escuchar el disco solo puedo gritar por primera y única vez en mi vida con orgullo: ¡viva el rey! AVATAR tienen potencial como banda y creo que puede que exagere al decirlo pero estoy convencido de que pueden llegar al mainstream a niveles de bandas grandes actuales como GHOST, SABATON o en menor nivel POWERWOLF. Ojalá el tiempo me dé la razón. Tras esto solo me queda decir que si no los habéis visto en directo en el Resurrection Fest, el Rock Fest o en el Leyendas del Rock este año os habéis perdido algo muy bueno, y que para la próxima vez que se pasen apuntad bien la fecha en vuestro calendario, porque dan unos conciertos espectaculares y no es plan decepcionar al rey.

Comparte:

COMENTARIOS