AVALANCH (ESP) + FIREWIND (GRC) + ATREIDES (ESP) – Redondela – 21/06/2019

Enlaces:

La pequeña localidad de Redondela se vistió de heavy metal en la pasada noche del 21 de junio, primer día oficial del verano y dentro del marco de las fiestas patronales conocidas como Fiestas de la Coca. La gente de ITP Promotions y el sello Suspiria Records, en colaboración con el Concello de Redondela y la Diputación de Pontevedra, idearon una noche pensando en la parroquia metalera del área de Pontevedra en un evento totalmente gratuito y por donde acabaron apareciendo gentes de toda índole y condición, desde los asiduos a este tipo de saraos hasta los mayores del lugar, siempre atentos a cualquier circunstancia que por ajena resultaba extraña. También algún peregrino que de camino hacia Santiago se insuflaba de un plus de energía para más tarde continuar la larga marcha.

Si ya en 2018 lo habíamos pasado muy bien con MASTERPLAN, VHALDEMAR y los ahora extintos SUPERNATURAL, este año la apuesta se redoblaba con la banda nacional de moda, AVALANCH, la previa a cargo de FIREWIND (que vendrían sustituyendo a los inicialmente anunciados ECLIPSE) y ATREIDES como entrante. Lamentamos habernos perdido la actuación de los vigueses, quienes justo finalizaban su actuación cuando nuestro medio llegaba al lugar del suceso. Con todo, preguntando a algunos compañeros, nos comentan que la banda sigue en línea ascendente y que cada vez suenan mejor en directo.

Tras recoger el pase para poder entrar en el foso de fotógrafos, muy pronto daría comienzo la actuación de FIREWIND. Como comentábamos, la banda liderada por el popular guitarrista Gus G sustituyó a ECLIPSE. Si bien en primera instancia la noticia cayó como un jarrón de agua fría, dada la clase y talla de la banda sueca, no tardamos en hacernos a la idea de que el heavy metal de FIREWIND siempre resulta estimulante.

Gus G se lleva gran parte del protagonismo de esta banda. Quizás FIREWIND haya disfrutado de épocas más boyantes y el griego lleva un tiempo intentando reconducir la situación componiendo algunos buenos trabajos, si bien hay que reconocer que ya no están a la altura de sus cuatro primeras obras. Aquellos años en los que Gus G militó como guitarrista en la banda de Ozzy Osbourne fueron un gran escaparate para él, pero pasaron una gravosa factura a una de las bandas que lideraron el power metal en la primera década de este siglo. Acompañando a Gus estarían sus inseparables amigos Petros Christo y Bob Katsionis al bajo y teclados respectivamente, junto con los nuevos fichajes Henning Basse a la voz y el genial Johan Nunez a la batería.

La formación sonó dura y compacta en todo momento, destacando especialmente la labor de Johan tras los parches tocando con mucha intensidad. La banda estuvo bien en líneas generales siendo Henning quizás el punto más flojo, ya que su voz llegaba en algunos momentos un poco apagada y sin la fuerza de los vocalistas con los que contó esta banda en el pasado. Esto es algo que también notamos en su última obra, Immortals, de la cual nos dejaron algunas de sus mejores piezas, caso de “Ode to Leonidas”, “We defy” o “Lady of 1000 sorrows”. Las sonrisas de las gentes evidenciaban que el show estaba resultando bueno, especialmente cuando la banda atacaba temas que se han quedado en el subconsciente del metalero más avezado, caso de las “Between heaven and hell”, “The fire and the fury” o “Mercenary men”, tres de los hits que no pueden no tocar. Si bien no le dieron cabida alguna a mi disco preferido, Forged by fire, sí que al menos sorprendieron a propios y extraños con la fantástica versión que grabaron del “Maniac” de Michael Sambello para el disco The premonition.

Hubo recurridas bromas, y quien incitó a Gus G a que repitiera el numerito de Eurovisión y que ha causado cierta polémica (el guitarrista fue el representante de Grecia para otorgar los puntos de su país en Eurovision 2019, donde apareció con una de sus guitarras en una estampa ciertamente barroca), pero el músico, muy contento como cada vez que se acerca a Galicia, no caería en esta breva.

Tras una media hora para poder retirar el material de FIREWIND y preparar el escenario nuevamente, llegaría la hora esperada por la mayoría allí congregada. AVALANCH están de luna de miel en los últimos meses, son hype continuo y quizás nunca estuvieron a un nivel tan alto (algo bueno tiene el desaparecer un tiempo y regresar como super-banda). Alberto Rionda se lo ha montado bastante bien en esta nueva etapa, rodeado de músicos de talla contrastada como el ex-RAGE Mike Terrana y el bajista de GAMMA RAY Dirk Schlachter. Jorge Salán es otro de los ingredientes principales del nuevo combo asturiano.

Con el disco El secreto todavía caliente bajo el brazo, Rionda y su flamante equipo se dispondrían a alegrar la primera noche estival y algunos despistados se enterarían allí mismo de que Israel Ramos había causado baja unos días atrás por enfermedad. En su lugar vendría sustituyéndole el vocalista de ZENOBIA, Jorge Berceo. Hay quien recibió la noticia con buen agrado y quien no tanto. Los que ya sabíamos del asunto estábamos más que mentalizados. Sería ésta una noche especial, porque posiblemente nunca se vuelva a repetir una circunstancia como esta. Adelanto que Jorge Berceo se sabía las canciones casi a la perfección y lo único criticable es si las cantaba con mayor o menor parecido a como lo hace Israel.

La banda dio bastante cancha a su último trabajo y bastante poca a sus dos primeras obras, de las que algunos despistados esperaban que cayera alguna muestra. El inicio con “El oráculo” ya nos muestra a una banda que suena más potente que nunca. Las miradas se clavaban en un Terrana que aporreaba toda su cacharrería como si no hubiese un mañana. También escrutadoras eran las miradas hacia un Jorge Berceo que realizó una actuación magistral aunque algo verbenera en sus movimientos en algunos momentos del show y que provocó algunos chascarrillos. “Demiurgo” me parece un tema espectacular; la banda suena con esa potencia de unos ANGRA del Rebirth con unos teclados muy potentes. Estamos ante el disco mejor producido de todo el catálogo de AVALANCH. Tras haberse clavado en nuestros corazones el estribillo “lucero del alba, me guían tu luz y tu calor, entrego mi alma, libérame al fin de este dolor, de este dolor!” el show sigue con “El peregrino” –¿mejor sitio que Redondela para cantar este tema?-, momento tras el que se homenajea a Israel y se felicita a Jorge por haberse aprendido los temas en apenas cinco días.

Delirios de grandeza”y “Pies de barro” son de las más solicitadas y por supuesto cantadas a pleno pulmón. “Mil motivos” y “Alborada” ponen el punto emocional y Jorge Berceo tiene que poner toda la carne en el asador ante temas quizás demasiado pasionales mientras Rionda y Salán sacan petróleo de sus guitarras. Algo más tarde la banda se retira y dejan solo ante una sorprendida audiencia a Mike Terrana, quien nos deleita con su ya clásico solo de batería, mezcla de técnica percusionista y malabarismos circenses. Tras dejar a la mitad de la platea atándose los zapatos con la boca, sería el turno para Dirk, que hace lo propio en una suerte de técnica flamenca aplicada al bajo eléctrico. En la parte final irían intercalando algunos de los mejores temas de El secreto, caso de “Alma vieja” y “La flor en el hielo”, con clásicos de la talla de “Alas de cristal”, “Xana”, “Lucero” y una coreadísima “Torquemada”, tema con el que contentaron a todos los que ansiaban escuchar algo de sus más clásicos discos.

No nos queda más que felicitar a la gente de ITP Promotions y Suspiria Records por hacernos un poco más felices y por acercar una banda que ya es leyenda en España tanto a quienes hemos seguido parte de su carrera como a los más curiosos que debido a la gratuidad del evento no dudaron en acercarse hasta Redondela para calibrar otro tipo de propuestas musicales. El que más y el que menos al día siguiente solo tendría una imagen en la cabeza: los musculosos brazos y la cabeza rapada de Mike Terrana.

AVALANCH + FIREWIND (REDONDELA 21 JUNIO 2019)

Comparte:

COMENTARIOS