AURITZ (ESP) – Laino eder hori, 2018

Enlaces: Facebook

Euskadi no es una buena tierra para hacer power metal, y el euskera tampoco creo que sea la lengua que mejor se adapta a este género. De hecho, tan solo hay una banda que haya despuntado conjugando ambas cosas: IDI BIHOTZ, disueltos en 2010.

AURITZ es el ambicioso nuevo proyecto de Bizar, su cantante. Un disco conceptual que cuenta la historia de Auritz, un chaval con TEA (trastorno del espectro autista) y su madre Maren, quien en sus últimos días de vida consigue recordar las experiencias que vivieron ambos buscando la rosa negra. Una manera diferente de concienciar sobre este trastorno que afecta a tantas personas.

Aunque la joya de la corona de este disco no son las canciones, sino el libro que las acompaña, prologado por la escritora Toti Martínez de Lezea y epilogado por Ian Mason de THE WIZARDS. De hecho, casi que da la sensación que el disco es la banda sonora del libro.

Si hubiese que encuadrar el disco dentro de un género, posiblemente sería el power metal de grupos como RAGE en el single «Nahi«, «Sorgin giroa» o «Zin dagizut«. Pero en las catorce canciones de Laino eder hori encontramos elementos de otros subgéneros: guturales en la intro «Gmörk» y en una «Eguzkilore beltza» que transcurre por ritmos de heavy metal clásico a lo IRON MAIDEN, ritmos progresivos a lo DREAM THEATER en «Lanbroan«, «Tillandsia» e «Ilun«, toques de thrash metal en «Eta hemen naiz«, una balada sinfónico-épica -«Zerurik gabeko izarra (Errekatxindorraren vals)«- o la juguetona «Ni naiz Gmörk«. Cierran con «Uren kantua«, un medio tiempo que me recuerda a las canciones que suelen aparecer en los títulos de créditos de algunas películas americanas.

Da gusto escuchar canciones tan bien hechas, elaboradas, con un sonido fresco y que incorpora elementos nuevos en un género tan cuadriculado como el power metal. Si a eso le añadimos la calidad de las letras, la historia que enlaza las canciones y que se conciencia sobre algo como el TEA… poco más que añadir. Dadle una escucha, porque merece la pena.

 

Comparte:

COMENTARIOS