AUÐN (ISL) – Farvegir fyrndar, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Hace unos dos años, esta misma banda abría la puerta de lo que para mí se convertiría poco tiempo después en uno de los movimientos de black metal más poderosos del planeta: la escena islandesa. Me parecía asombrosa la cantidad de buenas bandas de aquel país que editaban material de tan excelente calidad. A día de hoy, estas bandas siguen cosechando buenas críticas y ganando adeptos, haciendo que más personas (aparte de un servidor) consideren al black islandés como uno de los más potentes y atractivos.

Prolegómenos a un lado, anotar que por culpa de este nuevo trabajo de AUÐN creo que me enfrento a uno de los años más difíciles en lo que a escoger un top de discos se refiere desde que trabajo en esta web. Es algo bueno, por supuesto, ya que es una prueba irrefutable de la gran cantidad de buenos discos que han pasado por mis oídos este 2017. Pero es un fastidio a la hora de confeccionar listas de favoritos, incluso para un obseso de las listas como yo.

Tras la primera escucha de Farvegir fyrndar fui embaucado una vez más por esta gente; de pocos discos se puede decir lo mismo. Es un majestuoso y soberbio acto de black metal de corte atmosférico, poderoso, inspirador, nostálgico y rabioso. A muchos les puede parecer que exagero, pero bueno, esto no sólo se trata de criticar o analizar; también se trata de comentar sensaciones y estas son las que yo he tenido. Buena culpa de esta percepción es de esos riffs que desencadenan de manera casi constante una vívida sucesión de paisajes que se dibujan en la mente, de fríos y otoñales relatos que, a pesar de que no tengo ni idea de islandés, han acudido a mi imaginación con pasmosa facilidad. Pero aquí es donde la interpretación vocal entra en juego, clamando desesperación y evocando, en una simbiosis total con guitarras y fondos atmosféricos, llantos proferidos con la más profunda de las penas, retumbando en bosques, pantanos y valles. Como os decía, no todos los discos pueden transmitir este tipo de cosas con tanta certeza.

Quizá esta obra suene un poco más escandinava que la anterior, recordando a OCTOBER FALLS, WYRD, SKOGEN o incluso a algunas bandas de la oleada americana de black metal de la Cordillera de las Cascadas. Además de esto, al ser las líneas de percusión un poco más rápidas que en su disco homónimo, hace que suene todo mucho más agresivo a pesar de la belleza de sus melodías y atmósferas. Una producción más que adecuada para la ocasión hace que ningún instrumento destaque por encima de los demás de manera invasiva, homogeneizando perfectamente todos y cada uno de los elementos para que la escucha sea disfrutable al cien por cien.

Sin duda alguna, uno de los lanzamientos del año y un título obligatorio en las estanterías de cualquier consumidor de black metal que se precie. Un diez rotundo.

 

Comparte:

COMENTARIOS