ASFÁLTIKA – Rompiendo el silencio, 2014

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

asfaltika20Muy atrás queda la etapa ASFÁLTICCA, en la que el grupo formado por el ex CUATRO GATOS Javier Canseco, era una banda de versiones de ASFALTO. Ya ha llovido desde entonces… Primero aquellas aguas nos trajeron una demo inicial de tres temas, todos incluidos en un primer larga duración (Mundo de cristal, 2013) y es ahora, un año después, cuando los madrileños nos traen su segunda obra, llamada Rompiendo el silencio.

Nada que ver con su grupo homenajeado en su etapa de banda de versiones, ya Mundo de cristal nos mostraba una banda con las ideas muy claras, que apostaba por una base sinfónica y una notoria alma progresiva, sin olvidarse de tantas y tantas influencias de otros subgéneros que alimentaban, y de qué modo, la riqueza musical de un álbum que ya en su día fue muy bien tratado por la crítica especializada.

¿Qué encontramos un año después en Rompiendo el silencio? Básicamente continuismo, pero una aún mayor coherencia formal. No extraña. Esencialmente la formación es la misma, a excepción de la entrada de Eduardo Ortiz a los teclados (quien además se encarga de los arreglos) sustituyendo a Elena Álvarez, y la confirmación de que Joaquín Arellano “El Niño” es un miembro de pleno derecho en el line up del grupo, pasando de ser una colaboración en el álbum pasado a repetir en Rompiendo el silencio.

¿El sinfonismo y la progresividad siguen siendo la base, santo y seña de ASFÁLTIKA? Definitivamente sí, pero ahora dotados de una mayor inspiración, algo que, a pesar de tratarse de una percepción totalmente subjetiva, creo que se trata de una verdad casi absoluta para cualquier oyente. ¿Ejemplos? El más notorio “Alzar el vuelo”, paradójicamente donde el grupo se desmarca de su personalidad tan acentuada, dejando de lado el sinfonismo y lo progresivo, apostando por el heavy metal cercano al de unos AZRAEL, un verdadero highlight escondido a mitad del disco con la colaboración de Tete Novoa a las voces.

Así podemos encontrar desde heavy metal con elevada carga progresiva (“Ven hacia mí”) y asentado en una base sinfónica (“El día después”, “Cruel verdad”), pasando por el power metal europeo (“Un día de invierno” o ese doble bombo en “Amanecer”, paradigma de la progresividad del disco junto a “Lucha y poder”, con colaboración de Gema Vau), pudiendo disfrutar de unos coros que ganan la partida respecto al disco anterior (pienso en el tan bien estructurado “Línea de fuego” y en “Oscuridad”).

Si nuestra intención es buscar un “pero” a este trabajo, éste se encontraría en la balada final “Ahora toca regresar”, mucho menos inspirada que la excelente “outro” “Ahora toca recordar”, una balada preciosa dedicada a la memoria de Marco Dominguez y que cerraba con maestría Mundo de cristal.

Si nuestra intención, por el contrario, es encontrar una canción que sea paradigma de la personalidad del grupo, solo tendríamos que pincharnos el tema que da título al disco. Lo tiene todo: base sinfónica, progresividad, power europeo, heavy metal, teclados, coros y cambios de ritmo.

Todo eso es ASFÁLTIKA, y así lo plasman en Rompiendo el silencio. Una amalgama de influencias y de subgéneros musicales que esculpen un redondo con un sonido muy personal y fácilmente reconocible. Quizás eso es lo más difícil y lo que no muchos grupos consiguen. ASFÁLTIKA sí. Una vez más, aunque ahora con mayor acierto.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS