ARWEN (ESP) Studio report – Madrid, 08/11/18

Enlaces: Facebook

Nada menos que catorce años de silencio han pasado desde la última actividad discográfica de ARWEN. Un lapso suficiente para que muchos diéramos el proyecto por finiquitado. Parece ser, sin embargo, que la llama aún no se había apagado del todo, y creo que mucha gente coincidirá conmigo al decir que el anuncio de su regreso a la actividad fue una noticia que pocas personas se esperaban. En efecto, el pasado jueves 8 de noviembre por la tarde el renovado grupo citó a distintos medios para reunirnos en el también renovado estudio New Life y presentarnos su nuevo trabajo.

Catorce años son para mí, y probablemente para muchas de las personas que puedan leer esto, casi media vida, por lo que se hace necesario hacer un pequeño repaso por lo que fue ARWEN antes de contar lo que es ahora. Y para ello, si me lo permitís, voy a contaros un poco mi vida. A principios del siglo veintiuno el power metal era uno de los géneros más populares entre gente como yo, por aquel entonces un adolescente imberbe que aún pensaba que estudiando conseguiría un buen trabajo. Aunque hoy mucha gente reniega de este género (en realidad en aquellos tiempos también pasaba) la realidad es que esos grupos europeos de heavy metal tan melódico y fantasioso se convirtieron en el referente en cuanto a metal más tradicional y ortodoxo para la gente joven de la época. Yo personalmente lo consumía habitualmente con fruición, y seguía con interés la aparición de nuevos grupos en Arise. ARWEN parecía un grupo canónico incluso desde su nombre, obviamente inspirado en la obra de Tolkien (que en aquellos años también estaba muy de moda gracias a la industria cinematográfica). Su primer álbum, Memories of a dream, que aún conservo, revelaba no obstante ciertas particularidades que reforzaban su identidad frente a una escena cada vez más saturada. Era un grupo numeroso (ocho personas), con mucha carga sinfónica y armónica y constantes cambios de ritmo que le daban un aire progresivo. Una especie de mezcla entre ANGRA y SYMPHONY X. Aparecido en 2002, estaba un poco crudo aún pero prometía. Dos años después llegó Illusions, más maduro y compacto y también más potente. Yo creo que Illusions debería haber sido un paso de transición hacia una plena estabilidad creativa y productiva, porque la sensación era que cuando sacasen un tercer disco iba a ser algo importante. Pero no pasó nada de eso. Pasaban los años y no salía nada.

Llegamos a 2018 y al reubicado estudio en Vallecas. Aprovecho para mandar un saludo y dar las gracias a los enviados de Hellpress, porque si no llego a encontrarme con ellos al salir del metro quizá no habría podido encontrar el lugar. Una vez allí nos reunimos la gente de los medios con el propio grupo y con personas cercanas de su círculo en uno de esos encuentros en los que siempre ves a gente conocida y que siempre resultan agradables, compartiendo comida, bebida e impresiones en un ambiente amistoso. La banda nos presenta el título de su nuevo álbum, Soul’s sentence, y la portada diseñada por Nekro que podéis ver aquí mismo.

De los ARWEN que grabaron Illusions sólo quedan tres personas: José Garrido a la guitarra y ahora también prestando su voz, Nacho Arriaga a la batería y Javi Díez a los teclados. Se incorporan Gonzalo Alfageme a la guitarra y Daniel Melian al bajo, quien en realidad ha estado ligado al proyecto desde siempre y que comparte con José Garrido el trabajo en New Life. La actividad del estudio, así como las responsabilidades profesionales de distintos miembros de la banda en otros proyectos y grupos, han tenido gran parte de culpa en cuanto al parón de ARWEN en estos años. En cualquier caso se mantiene, o se purifica si se prefiere, el núcleo del proyecto. En Soul’s sentence colaboran además Valen Domínguez (SINAIA), Miguel Rocha (BRING OUT YOUR DEAD), Alex Skorza (SILVER FIST), J. Vega (BEYOND) y por último Mamen Castaño, quien fuera una de las vocalistas principales de ARWEN en sus dos primeros discos. Los propios José Garrido y Daniel Melian se han encargado de grabar, producir y mezclar Soul’s sentence, corriendo la masterización a cargo de Ermin Hamidovic (Systematic Productions).

Tras hablarnos de su andadura y de la confección del álbum, los miembros del grupo nos hablaron del mismo y de los distintos cortes a medida que los escuchábamos, con José Garrido y Nacho Arriaga como principales portavoces. De sus comentarios quiero quedarme con dos ideas principales que creo que son bastante ilustrativas en cuanto a lo que pudimos oir: han hecho el disco para divertirse y se han centrado en buscar sensaciones. De hecho uno de los propósitos de esta presentación, según nos dijeron, era ver cómo reaccionábamos las primeras personas ajenas al círculo de la banda que teníamos la oportunidad de escucharlo.

No sé qué habrán juzgado al respecto, pero del disco en sí, y de mi primera impresión, quiero destacar de momento dos aspectos que me parecen especialmente importantes. Primero, que se trata de un material muy imprevisible, quizá incluso experimental en ocasiones. Segundo, que la música de Soul’s sentence es mucho más pesada y agresiva que cualquier cosa que hicieran en el pasado. Quien espere un disco de power metal de hace quince años se va a sorprender bastante. Y diría que para bien: creo que todas las personas presentes en la escucha sentimos la misma inyección de adrenalina cuando de repente aparecía un pasaje de thrash acelerado y furioso, cuando los sonidos orquestales daban paso a sonoridades electrónicas inquietantes o cuando de forma sorpresiva sonaba algo parecido a un d-beat en medio de un tema que el grupo describió como “rockero ochentero”. El disco es un reflejo de la evolución musical de sus artífices y compagina la herencia de los ARWEN del pasado con un estilo actual oscuro y contundente sin dejar de ofrecer momentos íntimos o alegres. En otras palabras, un producto de plena libertad creativa. Pero de esto ya hablaré en detalle cuando llegue el momento.

¿Cuándo será eso? De momento el disco no tiene fecha de publicación definitiva, pero la intención es no retrasarlo demasiado, por lo que podemos esperar verlo antes de fin de año. Presumiblemente le seguirá la edición de otros trabajos, pues el grupo tiene planes a medio plazo con más material preparado.

Los miembros del grupo mostraban una ilusión muy sincera y hablaban de su nuevo disco con mucho cariño, y creo que eso dice mucho del esfuerzo que han puesto en ello. Pronto tendréis noticias de ARWEN y de Soul’s sentence, y recomiendo que prestéis atención porque puede ser una gran sorpresa.

Comparte:

COMENTARIOS