Artículos técnicos para no iniciados. Parte IV: Pesadilla en Klingon Street I

Enlaces:

ondasonora00Los Dioses del AUDIO son un tanto sádicos y decidieron torturaros con unas instrucciones crípticas en forma de sopa de letras. Sí mis pequeños orcos, os toca ejercer de Mafalda, cucharón en ristre, para saber qué parámetro es mejor que sea más alto o más bajo, y en qué condiciones se ha medido. Comprobad que estáis comparando el mismo parámetro y en las mismas condiciones siempre que podáis, o seguiréis igual de perdidos. ¡¡Ladrillo va!!

IEC/AES/EBU/SMTPE… Son los oráculos klingon, que establecen como normas sus formas de medir las cosas. Cuando veáis alguna de éstas siglas al lado de una marcianada en forma de especificación técnica encriptada, al menos ya sabréis que se ha aplicado el Evangelio Según San IEC, o San AES etc. En un mundo ideal, debería daros la seguridad de que el dato es “real” bajo esas condiciones. Pero esto es frikilandia, y aquí cada Departamento de Marketing es capaz de venderos surimi congelado como si fuera angula de temporada. OJO.

Respuesta en frecuencia. Es el rango “real” que cubre el altavoz. Sólo los subgraves (2×18” habitualmente) y algunas pantallas de bajo bajarán de los 40Hz a -3dB 2×21”, 2×18”. Los “full-range” de 15” (y alguno de 12”) cubrirán desde unos 45-55Hz hasta unos 16-20kHz. A +0/-3dB es el standard, pero os lo pueden intentar colar a -10dB, -6dB, -4dB, -2dB… OJO.

Ahora bien, en amplis y otros componentes electrónicos, el rango habitual será de 20Hz-20kHz (aunque puede ser más amplio aún).

La gráfica SPL vs. Freq se toma como “biblia” para evitar sustos varios. Buscad el límite de los 90dB (como mínimo) y mirad qué frecuencias cubre por encima de ésa “pegada”. Es una herramienta muy útil y os bastará una simple regla y unos segundos para hacer comparativas “a lo pobre” que os permitan elegir un subwoofer o un full-range con garantías.

THD (Total Harmonic Distortion). Es un parámetro de calidad objetiva que se usa tanto para componentes electrónicos como para altavoces. En amplificadores, controladores etc. deberá ser siempre inferior al 1% (cuanto más bajo, mejor). En altavoces se aceptan valores de entre 1% y 5% (y de nuevo, cuanto más bajo, mejor). Se suelen medir al 10% de potencia, aunque eso varía según fabricantes. También suelen indicarse con un “menor que” (<) antes de la cifra medida como “tope”.

IMD (Intermodulation Distortion). Es otro parámetro de calidad que complementa al THD, ya que mide las distorsiones no-armónicas. De nuevo, es mayor en altavoces que en componentes electrónicos. Se suele adoptar como standard la medición SMPTE (60Hz/7kHz @4:1) al 10% o al 100% de potencia. No os asustéis con el klingon, cuanto menor, mejor.

Rango Dinámico y SNR. Miden la señal entre el tope y el mínimo. Debido a la picaresca de mutear la señal para hacer la medición mínima del Rango Dinámico, se suele preferir el SNR. Éste SNR (Signal-to-Noise Ratio) pone como tope una señal de referencia que puede ser determinada por la IEC (+4dBu) o por la EBU (0dB). Se mide en dBs (aplicando o no el filtro ponderado dBA) y cuanto más alto, mejor, pero siempre por encima de los 100dB (el DR o Rango Dinámico, por encima de los 110dB).

dBA Nos indica que la señal ha sido filtrada bajo determinadas condiciones (A-weighting). Este filtro se acerca bastante al oído humano en las diferentes bandas de octava (y por eso mismo tiene detractores). El oído humano nota, más que la frecuencia, el cambio de octava, como el que se produce pasando de 100Hz a 200Hz o de 1kHz a 2kHz, y éste filtro lo aplica en forma de logaritmo de frecuencia (log freq.), muy usado en gráficas de rendimiento.

Hum / Noise Se mide habitualmente aplicando un filtro de frecuencias (a 20kHz p.ej.) o aplicando un filtro A-weighting. Variará en función de las condiciones de medición elegidas. Cada vez más desplazado por el THD+N, aún aparece en muchas especificaciones técnicas. Se pretende que el “ruido” sea el menor posible, así que cuanto menor, mejor.

THD+N Suma al THD el factor Noise. Aquí la cosa se complica porque unos standards de medición aceptan el THD, otros el THD+N y otros ambos… y esa aceptación puede ser general, o sólo bajo determinadas condiciones. Para no liaros, lo ideal es que os den el THD+N indicando la frecuencia, potencia, y filtros utilizados para la medición (en caso contrario puede ser totalmente inútil para hacer comparativas)

El dato final es un % que debería ser <0,1% como mínimo, pudiendo llegar al <0,01% o incluso menos (cuanto menor, mejor). Si os aparece en dBs tenéis ya a un Departamento de Marketing dando por saco, lo que nos obligaría a usar fórmulas para calcularlo debidamente.

Slew Rate o Tasa de Conversión, es un parámetro objetivo de calidad de las etapas de potencia o amplificadores. Explica la velocidad a la que se adaptan a un cambio de voltaje en la señal. Cuando no es lo suficientemente rápido, modifica la señal, limitándola. Está en V/ms, y cuanto mayor, mejor (más voltios “adapta” en un solo milisegundo).

Damping Factor o Factor de Amortiguación Es un parámetro importante para las instalaciones de cierto tamaño, con cables de más de 10m entre altavoces pasivos y amplificadores. Cuanto mayor sea éste parámetro, mejor. Hay estudios que determinan la sección del cable a utilizar en función de la distancia a cubrir (metros de cable a usar) para perder el mínimo de señal; pero partiendo de un damping factor muy alto, ésta pérdida será siempre menor. Ojo a las condiciones de medición para hacer comparativas, ya que generalmente es el fabricante el que elige potencia y frecuencias (al menos, que lo indiquen claramente).

Condiciones de la medición. A la sopa de letras se le une una sopa de números que son las normas concretas que establecen condiciones específicas (“IEC 61672:2003”). Y los fabricantes generalmente se limitarán a deciros unas condiciones concretas de medición. Si el Departamento de Márketing no ha metido baza, estarán en klingon común, usarán medidas standard… vamos que os podréis vadear y al menos entender “de qué hablan y en qué”.

La primera condición suele ser la elección de una frecuencia o rango de frecuencias para la medición. Puede aplicarse un filtro de ancho de banda (BW filter) del tipo “de 20Hz a 20kHz” o estimulando una frecuencia concreta (10Hz, 100Hz, 1kHz, 10kHz…) o aplicado hasta una frecuencia concreta (“hasta 400Hz”, “hasta 800Hz” etc. Otra condición habitual es predeterminar la medición bajo condiciones A-weighting (dBA). Y finalmente (por hoy) está la potencia a la que se ha hecho la medición concreta. Que puede ser “at rated power”, “half power”, “quarter power”; o por porcentajes (1%, 10%, 100%…).

firmahiru

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS