ART GATES FESTIVAL – Valencia – 9/11/12

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

El sello ART GATES RECORDS es una joven discográfica cuya apuesta por la música más extrema está teniendo una gran incidencia en la escena estatal, y valenciana en particular. Bajo su regazo se estan lanzando los trabajos discográficos de bandas que, a pesar de su evidente calidad, quizá no hubieran tenido una oportunidad de editar sus discos en óptimas condiciones. Para celebrar el consolidamiento de su andadura qué mejor celebración que ofrecer un minifestival (mini por el espacio reducido de la sala Paberse Matao, por supuesto) con una representación destacada de su escudería y, de paso, reventar las cabezas de aquellos que allí acudimos. Esto es con lo que mis sentidos se deleitaron…

La noche se cernía sobre nosotros pasada la medianoche con el debut en directo de los jovencísimos FALL OF MEN. Lo cierto es que su death metal no consiguió sobresaltar a muchos, a pesar del hambre de devorar todo lo que se les pusiera por delante, y a pesar de la brillante actitud que mostraron en todo momento: estaban encima de las tablas para ofrecer un espectáculo a los allí reunidos. Nada de ponerse a tocar para sus mástiles, controlados por nervios escénicos, que va. Ya sólo con eso merecen madurar su calidad como banda y volvérsenos a mostrar con los nervios mejor templados y con su sonido mejor compactado. Cualidades las tienen a raudales. La sorpresa vendría cuando su frontman (lo mejor de FALL OF MEN) se volvió a subir al escenario. Esta vez acompañando como segundo guitarrista a NOCTEM.

Con DARK CONFESSIONS el nivel subió muchos enteros. Los murcianos gastan una brutalidad encima del escenario no apta para delicados del corazón. Sonaron compactos y sin miramientos. Su propuesta merece por si sola abarrotar una sala como la Paberse Matao. Sin embargo su puesta en escena se mostró algo encorsetada. Quizá debida al cansancio de un largo viaje o quizá debida a vaya-usted-a-saber-qué, pero eché en falta un poco más de dinámica escénica. Pero el mérito de haber atronado mis oídos no lo puede negar ninguno de los presentes, testigos como yo de cómo se las gastan DARK CONFESSIONS. Lo cierto es que tienen una colección de canciones de puta madre. De esas que se defienden a sangre y fuego encima de un escenario o encima de las vísceras de cualquier hijoputa. Un artefacto tan brutal como su album «Insanity» así lo demuestra. Ojalá visiten pronto de nuevo tierras valencianas.

Acto seguido subieron su metal industrial al escenario del Paberse los castellonenses KILLUS. Jamás había tenido oportunidad de presenciar un directo suyo. Tan solo un puñado de videos en el youtube y algunas referencias periodísticas situándoles a altos niveles. Y sabía que lo que me iba a encontrar o me iba a gustar mucho, o no me iba a gustar nada. Pues, señor@s, casi desde el minuto uno se me cayeron los cojones al suelo… uno de los mejores directos de bandas de la Comunidad Valenciana que he tenido la oportunidad de presenciar. Que me jodan si no es así. Obscenos. Agresivos. Excesivos… Como debe ser un show de una banda industrial en el ámbito sacrílego que impregnaba el ambiente de Art Gates Fest. El set list, como en las demás bandas, no se extendió demasiado… Suficiente para no dejarme indiferente ante los provocadores temas que componen sus tres trabajos. Si necesitáis profanar de desparrame vuestra existencia KILLUS es la banda. Seguro que estarán encantados de pisotear cualquier reticencia vuestra a la nocturnidad y a la alevosía.

Los valencianos L’ENDEVÍ fueron los siguientes en subir a defender un repertorio y un status que les ha llevado a posicionarse en las primeras filas del metal gótico de esta parte del Mediterráneo. La solvencia de cada uno de sus miembros es un hecho que no admite discusión. Especialmente el ataque a las seis cuerdas que tienen Jaume y Pater. Sin embargo esa noche los aullidos de su vocalista Mamen no defendieron la posición de la banda en esta escena del metal de tintes góticos estatal. He de ser sincero y admitir que, excepto las partes guturales (las borda), no me gustó. La impresión de que voz e instrumentos no iban cogidos de la mano esa noche no me abandonó en ningún momento de la actuación de L’ENDEVÍ. Sin embargo sí he de admitir que a la banda y a su frontwoman se le notan las tablas, y que su puesta en escena raya el sobresaliente. Espero poder tragarme mis palabras la próxima ocasión. Realmente la calidad de sus canciones lo merece. Como muestra el gran broche final que pusieron con la interpretación de su himno «Samsara» en el que la audiencia entró en comunión con la banda.

Y finalmente se hizo -todavía más- la noche. Las huestes infernales que responden al nombre de NOCTEM castigaron la sala con su preciso Black Death Metal. Estoy seguro que durante su actuación alguien -o algo- en el infierno estaría sonriendo, complacido. La proyección internacional de los valencianos fue defendida esa noche con los colmillos bien afilados. Aunque el sonido durante todas las actuaciones de las bandas tampoco es que fuera el más adecuado, no obstaculizó el ataque despiadado de las guitarras de Exo y el sustituto de Helion esa noche (NdR: o por lo menos eso me pareció, ya que no conozco personalmente a los miembros de la banda y pondría la mano en el fuego de que quien se ocupaba de la rítmica era el frontman de FALL OF MEN y no aquel que aparece en las fotos promocionales de NOCTEM como Helion. Ruego se me disculpe si me equivoco) y la abrumadora sección rítmica de Ul y Darko. Aún ese tan alto nivel se ve ensombrecido por la perturbadora presencia de Beleth. NOCTEM tienen en este vocalista un maestro de ceremonias perfecto para atraparnos en un círculo de satanismo y canciones aterrorizadoras. Creo recordar (la avanzada noche quizá empezase a confundirnos, oh pobres mortales) que no se dejaron ninguno de sus temas más conocidos como «The arrival of the false gods», «Divinity» o «Across Heracles towards». Brutal. Simplemente brutal. Tal vez detectase cierto cansancio, producto de la agotadora actividad que tienen, antes del primer bis. Pero esa noche nada detuvo la marea pagana de NOCTEM.

Con la seguridad de estar un poco más cerca de la condenación enterna abandonamos Sedaví y la primera edición del Art Gates Festival con satisfacción y oídos brutalizados. Hasta la próxima.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS