ARSIS (USA) – Visitant, 2018

Enlaces: Facebook

¿Necesitáis más pruebas para convenceros a vosotros mismos y a los que os rodean de que 2018 ha sido el año del death metal técnico? Pues aquí tenéis una más: Visitant, la nueva joya de ARSIS.

Los de Virginia se han vuelto a regodear en su propia habilidad para componer y ejecutar, pues no saben hacer nada mal. Algunos discos de ARSIS podrán gustarte más, otros menos, pero al final siempre serán ARSIS: precisos, afilados, rápidos, técnicos y demoledores. Visitant, que es su sexto álbum en larga duración, recoge todas las virtudes de la banda, sin mostrar (en mi humilde opinión) ninguna fisura, salvo porque algunas canciones pueden gustarte más que otras, como en la inmensa mayoría de discos.

Tras editar sus tres últimos elepés con la todopoderosa Nuclear Blast, ARSIS retoma su actividad también de la mano de Agonia Records, quienes, poco a poco y con muy buen hacer, han ido juntando una gran cantidad de bandas en su roster entre las que podemos destacar a IN MOURNING, HOUR OF PENANCE, TEMPLE OF BAAL, CENTINEX o BEHEADED. Ya solo con mencionar a estas podemos hacernos una idea del buen gusto que tiene el sello polaco.

Presentaciones y divagaciones aparte, nos encontramos ante un disco bien inspirado por clásicos del cine de terror, sonando más oscuro y tenebroso que anteriores entregas, aunque sin llegar a sonar malrollero. Malone y sus muchachos han sabido rendir culto a esas películas que tantas veces les habrán inquietado los pensamientos o incluso quitado el sueño en alguna ocasión, prestando muchísima atención, casi devota, al riffing.

No es que se haya dejado de lado el uso de melodías, como es habitual en ARSIS, pero percibo los tracks de Visitant un tanto más cargados de riffeo de lo habitual, aunque, por supuesto, hecho con criterio. De todos modos, da igual en qué proporciones decidan prestar atención a unos recursos o a otros, pues siempre van a resultar auténticas bombas de metal extremo. Es algo que no es difícil teniendo a las bestias de Shawn Priest tras los platos y al polifacético Brandon Ellis a la otra guitarra (sin desmerecer el trabajo de Noah Martin al bajo, por supuesto), quien aporta una barbaridad a la banda, sobre todo en lo que a los solos se refiere; este chico convierte en oro todo lo que toca, pues tiene una facilidad para los solos que hace que no te aburras de ninguno de los que interpreta. Ya en THE BLACK DAHLIA MURDER dio un golpe de aire fresco a los solos, cosa que ha ocurrido también con ARSIS. Mención especial a otra bestia parda de la guitarra como es Malcolm Pugh (INFERI, A LOATHING REQUIEM), quien aporta su toque de distinción con un solazo en «Hell sworn«, uno de los singles del disco.

Brutal también la evolución vocal de James Malone, quien esputa los gritos con furor renovado, sonando auténticamente furiosas y aumentando más si cabe la sensación de agresividad y brutalidad.

Cada disco que edita esta gente es una extrema experiencia distinta, siempre con muchos factores comunes, pero creo que con Visitant han sabido dar una chispa de oscuridad que le ha venido muy bien al conjunto americano, enganchando a un servidor más que con alguna de sus anteriores entregas. Esperemos que de cara al futuro sigan aumentando esa sensación de oscuridad o que nos sorprendan con un giro inesperado, pues son capaces de cualquier cosa.

Comparte:

COMENTARIOS