ARDI BELTZA – Ardi beltza, 2017

Enlaces: Facebook

Viniendo desde Pamplona y haciendo un metal que mira directamente a los noventa, uno puede cerrar los ojos y decir un nombre al azar. Seguro que todos hemos pensado en lo mismo: en KOMA. Sin embargo, desde que la mítica banda navarra pasase a la inactividad, su sonido no se había vuelto a escuchar, nada más que como influencia por confluencia. Para mi gusto ARDI BELTZA recoge el testigo y va un paso más allá en contundencia sonora, siendo este trabajo homónimo uno que tira de potencia sonora y buenos elementos para que sin sobresalir nos acabe enganchando sin darnos cuenta. Todo gracias a una producción muy guitarrera y poliédrica que es capaz de potenciar el poderío rítmico y al mismo tiempo no hacernos perder detalles ni naturalidad.

Con estas premisas en la cabeza, están claras las fuentes primigenias: MACHINE HEAD, PANTERA, los SEPULTURA a partir del Chaos A.D., etc… es decir, cuando el thrash se fue ralentizando y tirando de groove y pesadez, adaptándose a las nuevas tendencias. ARDI BELTZA tiene en ellos sus referentes, pero también en el rock de toda la vida por lo que se puede comprobar en ciertas melodías y solos, y en el metalcore posterior por la voz de David, mucho más rasgada de lo que cabría pensar y que, aunque puede resultar un poco constante, se ve potenciada y complementada por unos poderosos coros que aumenta el impacto de ciertas frases de las letras, que tratan de revolver un poco las conciencias. La base de riff y ritmo pesado con dobles bombos machacantes es la columna vertebral, pero así la música de ARDI BELTZA se enriquece con otros elementos.

Refiriéndome a las letras que acabo de mencionar, todo el disco está cargado de rabia desilusionada que trata de transmitir algo de conciencia a los que les escuchan. Me gusta especialmente, valga la redundancia, “Letras explícitas“, que compara la música que el grupo hace con las típicas radiofórmulas que no llevan a ningún lado. Yendo más allá me parece una buena metáfora de lo más común en nuestros días: mirar hacia otro lado o autoconvencerse de que no pasa nada. Ese es el sentimiento contra el que ARDI BELTZA quiere luchar. Para ello las letras se acompañan de temas de estructuras fáciles de seguir y con elementos pegadizos, además de alguna que otra colaboración como en “Arde iglesia“, donde colabora Podri de RAT-ZINGER.

La variedad entre temas, más allá de la temática de las letras y las colaboraciones puntuales, viene dada como decía antes por los solos y las melodías veladas que encierran algunos pasajes. Como las partes instrumentales de “Violencia“, el clásico solo de “Kaos” o el sentimiento punk de “Princesa“, donde colabora El Piñas de MALAPUTA. Por otro lado el grupo no es tonto y ha sabido colocar los temas más estandarte de su sonido al principio y al final, como la propia “Ardi beltza” o “Evolución“, cortes variados pero que tienen su punto fuerte en unos riffs muy pegajosos y unos ritmos que te llevan con ellos sin darte cuenta.

ARDI BELTZA es un grupo reciente pero con mimbres del pasado. Usando una música orgánica en formas y contenido ofrece su propia visión del mundo tan podrido en el que vivimos y de paso nos recuerda grupos que en su momento fueron tan influyentes y efectivos, además de los ya citados KOMA que ya lo hicieron en su momento con idénticas referencias quedando muchos de sus himnos en nuestra memoria. Un disco blanco en portada pero muy oscuro y crudo en su interior.

COMENTARIOS