ARACNER – II Canciones, 2011

Enlaces: MySpace Facebook

Las entradas y salidas de componentes en la banda gaditana ARACNER han sido algo acostumbrado en el seno del grupo. Ya solo centrándonos en sus vocalistas, por él han pasado su primer cantante Farinas cuando el grupo se llamaba aún AVATHAR, Luis Rodríguez, y el frontman de SPHINX Manuel Rodríguez.

Bien, ahora es el turno de Jony Viruel, el cual supongo que es parte importante en el cambio de rumbo, a nivel musical, de la banda. Es curioso observar el mayor o menor inmovilismo a nivel estilístico de ARACNER en sus primeros años, esos que van desde la demo Reino de la Oscuridad (2001) hasta su primer largo homónimo (2004). Puro heavy metal con voz limpia (frente a lo que plantea actualmente el grupo con Jony a las voces), con reminiscencias a los primeros AZRAEL e incluso en algún tema como Solo Una Vida Más del álbum Demencia (2006) a WARCRY. Todo ello, por supuesto, salvando las distancias, ya que no existía calco de ninguno de ellos, ni mucho menos.

No obstante, hablando de Demencia, este disco ya apuntaba una mayor madurez de la banda, con composiciones más complejas y elaboradas, dejando atrás esos temas más simplistas (aunque directos) y relegando versiones como Infinite Dreams de MAIDEN o Eye of the Tiger de SURVIVOR a sus conciertos.

Bien, esa madurez se puede palpar y corroborar en este doble single de dos canciones objeto de la reseña, aparte de comprobar un apreciable cambio de rumbo en la trayectoria de ARACNER. Por un lado, Mártir es el mejor ejemplo de lo primeramente indicado, con diferentes partes muy bien estructuradas, con un Jony Viruel muy versátil a la hora de cantar, con algún elemento incluso arábigo e incluso cierto toque progresivo en ciertas partes (lo que  heredan a mi modo de ver de la segunda mitad de Demencia). Mientras que Madre Tierra expone ese aire marcadamente actual liderado por la voz rasgada de Jony, en contraposición al acento extremadamente clásico y old school del pasado y voz limpia de Luis Rodríguez. Sí, de hecho algo significativo en esta “actualización” puede ser el trabajo de Álvaro Brady (DEEP END) en el registro de guitarras, bajos y teclados en LaResort Estudios. Aparte, no podría dejar de mencionar los estudios de Juan Antonio Espinosa en los cuales se han grabado las baterías, y los Estudios Alma de Diego Gallego (voces, mezcla y masterización).

El cambio de cantante, desde luego no solo ha traído un cambio de identidad a nivel vocal, sino que el grupo, a mi modo de ver, ha sabido amoldarse al canje, e intenta explorar otros terrenos en los que Jony parece que se mueve a la perfección. Por supuesto existe cambio en la banda, no solo a nivel vocal, sino en una patente modernización de  su sonido, haciendo su propuesta más actual y confirmando, por otra parte, ese continuo proceso de madurez (y en cierto modo renovación) que se inició con Demencia. Renovarse o morir…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS