APHONIC THRENODY (int) – When death comes, 2014

Enlaces: MySpace Facebook Youtube Twitter Reverbnation BandCamp

aphonicthrenody01“Un fantasma es una emoción torcida, condenada a repetirse una y otra vez en el tiempo, hasta que corrija el daño causado”. Con una de las siempre acertadas definiciones de qué es un fantasma, que creó Guillermo del Toro, y que ha incluido en más de una de sus películas con esta temática, véase El Espinazo del Diablo (2001), o Mamá (2013), arranca la primera obra completa de esta especie de supergrupo formado por músicos de funeral doom de Italia, Gran Bretaña, Hungría y Bélgica. Todos ellos con mil proyectos y bastantes años inmersos en el doom más contundente y pesado, aunque ninguno con una relevancia especialmente grande. Por lo tanto, y teniendo en cuenta por dónde se mueven sus miembros, y que encima el sampler inicial es toda una declaración de intenciones, sabemos perfectamente qué vamos a escuchar. Funeral doom puro y duro, sin novedad e innovación alguna, pero muy bien hecho y cuidado.

Poco más de una hora de música hecha para los adeptos del estilo y con todos los elementos característicos. Los riffs lentos y afinados ultra graves, pero con una pizca de melodía, los arreglos de teclados hechos para darle este aire romántico mortuorio, a lo cual ayudan los violines, pianos y los cellos, que toman el protagonismo en determinados instantes. Hasta una flauta aparece en cierto momento de “Dementia”

En este When death comes nada está al azar, cada detalle en esta pesada y lenta construcción está calculado y medido. Todo sea para causarnos esa sensación de melancolía y de que todo está perdido. El funeral doom nunca fue sencillo de escuchar, no sólo por la aparente monotonía y la duración de los temas (tenemos un auténtico requiem de 17 minutos como es “Death obsession”, el mejor corte de toda la obra), sino por la carga emocional que lleve. No es el típico disco que llevarías a todo volumen el el coche. 

Acabamos de destacar a “Death obsession” como el mejor corte del quinteto, pero no implica que el resto deba ser puesto en un segundo plano, o deban ser ser escuchadas menos, más todo lo contrario, pues lo ideal es enfrentarse al monolito de principio a fin. Los sonidos distorsionados, como la presión en aguas abisales, nos aplastan por completo. Los momentos de calma se enumeran con cuentagotas y dispersados a lo largo de las canciones, así que no es raro ver que en su largo desarrollo, pasemos del modo apisonadora al modo melancólico, en más de una ocasión. Cuando el álbum acabe, con el inquietante sonido de una pala, quién sabe si cavando una tumba, nos sentiremos, en cierto modo, aliviados, por haber sobrevivido a un disco que tiene que ver, más que nada, con una estampida de mamuts: Tremendamente pesado y angustioso.

No estoy muy puesto en lo que a top 10 de lanzamientos de funeral doom en 2014 se refiere, no se si será mejor o peor que otros que hayan salido, pero sin suponer ninguna revolución musical, es innegable que estamos ante una obra muy recomendable para todos aquellos que gusten de la agonía en formato sonoro, o todo aquel curioso que quiera saber de qué va todo esto.  Un disco madurado poco a poco, sin prisa alguna, con tal de realizar bien las cosas. Los resultados saltan a la vista.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS