ANKOR – Beyond the silence of these years, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

ANKOR es una de las bandas emergentes españolas que más ha crecido en los últimos años. Y este crecimiento ha ido acompañado de una evolución musical desde el power metal de sus inicios hasta una mezcla de estilos muy personal que, para no liarnos más, englobaremos dentro de ese cajón de sastre que es el metal alternativo. Se agradece que haya etiquetas tan amplias que engloben tantos sonidos diferentes.

Una de las cosas que más suelen criticar los haters de las bandas españolas que cantan en inglés es que «su pronunciación no es del todo correcta». Pues bien, para sustituir a Rosa de la Cruz, los tarraconenses ficharon a Jessie Williams, de origen inglés. ¿Tendrán algo que decir ahora todos los «profesores» de Oxford y Cambridge que opinan sobre la pronunciación de algunas bandas como si tuviesen algún título de inglés? Pues ANKOR os acaba de pasar la mano por vuestra carita. Pero además de una pronunciación digna del Proficiency, Jessie Williams tiene una gran voz con muchos registros que le dan colorido a la -cada vez más variada- parcela instrumental de la banda. Haciendo una analogía deportiva, que por desgracia cada vez menos gente entenderá, este fichaje es como el americano que llegaba a un equipo ACB a marcar las diferencias.

La propia banda ha declarado que todas las letras de este álbum son puramente biográficas. Así que igual por eso el disco se titula Beyond the silence of these years, porque con estas once canciones tratan de explicarnos los motivos por los que han estado casi cuatro años sin publicar nada nuevo.

Pero pasando a analizar lo que viene a ser el disco, si tuviese que comparar a grandes rasgos este Beyond the silence of these years con alguna banda en particular sería BRING ME THE HORIZON, y más concretamente su último opus That’s the spirit, que se nota que han escuchado hasta la saciedad mientras se encontraban componiendo este trabajo, porque se aprecian ecos de los de Sheffield a lo largo de todo el trabajo, en especial todo lo referente a los arreglos electrónicos y los coros. Por ejemplo, «From marbles to cocaine» recuerda por momentos a «Happy song«, mientras que los rítmicos riffs del single «Lost soul» le hacen parecer un hermano gemelo de «Shadow moses«.

Pero como comentaba antes, estamos ante un disco muy variado. El segundo single, «The monster I am«, tiene un aire a grupos como PARAMORE, al igual que «Love is not forever» y «Endless road«, donde Jessie Williams muestra todos sus registros. En cambio, «Nana» puede recordar por momentos a grupos como LACUNA COIL, especialmente en los riffs de guitarra, mientras que en «The legend of Charles the giant» nos encontramos con un trallazo de poco más de dos minutos donde despliegan toda su intensidad.

Además, nos encontramos también con un par de llamémoslas baladas: «Kiss me goodbye«, que me recuerda a alguno de los temas lentos que han publicado recientemente ENTER SHIKARI, e «Interstellar«, un tema que la propia banda confiesa que es su preferido, y no me extraña, porque posiblemente sea lo mejor que hayan compuesto. Como curiosidad, hay dos temas que recuerdan a la que, por cuestiones macabras, se ha convertido en la banda de moda de las últimas semanas: LINKIN PARK. «Shhh…(I’m not gonna lose it)» y «Unique & equal» se titulan y la verdad es que no están nada mal.

Aunque leyendo las letras del disco me imagino más o menos cuáles pueden ser las razones que están detrás del silencio de ANKOR durante estos años, lo mejor es que vosotros las conozcáis escuchando este disco. Hay pocas bandas así en España, y deberíamos empezar a apreciarlas y apoyarlas porque, nos guste o no, el futuro del metal está en estos estilos y no en la enésima banda tributo a IRON MAIDEN con temas propios.

Comparte:

COMENTARIOS