ANIMA SACRA – Murcia, 02/06/12

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

Casi por sorpresa me pilló el concierto de ANIMA SACRA, que hoy os voy a contar.  Pero fue una grata sorpresa, eso sí, ya que desgraciadamente no pude asistir a la presentación del disco en Murcia el pasado mes. El lugar de la cita fue el bar Remplame Rock situado en Alcantarilla (Murcia), un lugar por donde están pasando a tocar prácticamente todos los grupos de rock y metal de la región, ya que presentan una ajustada programación que ofrece conciertos todos los fines de semana. Como nunca había estado en el lugar, había ganas de pasar por allí, también hay que decirlo.

Así que más rápido que el viento, a la hora señalada me planto en lugar, que con una pinta más que apetecible en decoración, ambiente, buen trato y una variedad inabarcable de cerveza, parece el marco perfecto para ver al  grupo, que vive un momento más que dulce, ya que con poco tiempo el disco en el mercado están consiguiendo grandes hitos para cualquier banda, como es tocar en la pasada edición del festival Viña Rock, total nada.

Si todo apunta a un buen concierto, Pedro Oliva, el manager de la banda me comenta que tocan hoy allí atendiendo la petición de un jovenzuelo que celebraba  esa noche la despedida de soltero. Parece una trivialidad decirlo ahora, pero para nada, os lo puedo asegurar.

Pero en fin, sin más preámbulo, la música comienza a sonar  de la mano de “El batallón” la intro que abre el disco y el evento, seguida de “Código de Hammurabi” sin duda el más pegadizo del disco, que da un buen rollo inicial casi al instante.

Respecto al sonido… como suele pasar en este tipo de lugares, pues no estuvo a la altura, pero por lo menos mantenía la sonoridad de todos los instrumentos, que por lo menos… es algo. Obviaré este detalle para el resto del concierto, ya que aunque no mejoró, tampoco supuso un gran impedimento para disfrutar del concierto.

Siguieron con “Huellas de Adán”, otro de los temazos del disco, seguido con “Alas quebradas” un tema que quedo fuera del disco, pero que no es olvidado.

Aun aquí intenté centrarme en lo que es la banda y su show, es imposible no mentar que en algún momento llegaron los señores de la despedida, cual horda vikinga con sus cascos astados, que también vistieron a toda la banda en algún momento del concierto.

El siguiente tema en sonar fue “Vuela atrás” que gana fuerza en el directo, al igual que “Involución” que no solo llamo mi atención en el concierto, si no que cada vez que la escucho me gusta más.

Cambian de tercio y preparan sus guitarras acústicas para dejar caer“Princesa del mar” que para la ocasión fue introducida por la marcha nupcial, como no podía faltar en la pintoresca situación.

Tras esto, si el concierto de por sí estaba siendo entretenido y directo, tras la presentación de la banda, se vive un punto de inflexión, donde la cosa mejora aun más con los trallazos del grupo, el primero de ellos “Guerra”, un tema que Ignacio el cantante de la banda comentaba que algo criticado por la parte vocal… no sé, pero no saldrán de mi boca esas palabras.

El segundo fue “Rastros de luz”, el tema que da nombre a su primer disco, y que al igual que “Involución” gana con las escuchas, tanto de directo como de disco.

Cuando terminó el tema nuevamente el mozo que se despedía de su soltería se sube al escenario y acaba haciendo una improvisación de lo más peculiar con la banda, provocando un autentico alboroto de risas y buen rollo, aunque en algún momento dio la sensación de que  la situación se desmadraba.

Pero una vez recuperadas las riendas del show“El mito de la caverna” se abre paso en nuestros oídos dejando un sabor de boca inmejorable, ya que como apuntaba antes, la recta final del concierto no tiene desperdicio ninguno.

Le sigue “Prisionero” el single del disco, y una de las canciones que más me gustan de la banda, ya que es un tema pegadizo, directo, fresco y muy dinámico, vamos, un single en toda regla, pero con la calidad que la banda desprende, todo un acierto.

Y este debería haber sido el fin del concierto, pero ante el ebrio tumulto que no quería permitir el cese del concierto, retoman el tema “Rastros de luz” incorporando la voz a Pedro Oliva, manager de la banda de forma oficial, pero uno más a todos los efectos, que a más de uno nos sorprendió muy agradablemente con como se defiende sobre las tablas, dejándonos un agudo final sin desperdicio.

Este tema si supuso el final de un concierto, atípico, muy divertido y lleno del buen hacer de una banda, que esta engrasada al 100% y que no me cabe duda  de que en sala, en este momento, tienen que ser un autentico espectáculo digno a los sentidos.

 

MAS FOTOS DEL CONCIERTO:

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS