ANGELUS APATRIDA + EXODIA + RAVENBLOOD – Valencia – 29/09/12

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

Noche ineludible para cualquier seguidor del metal con pelotas. Eran ANGELUS APATRIDA los que se iban a subir al escenario de la sala Ágora de Aldaia y eran ellos quienes iniciaban una gira que les va a llevar por gran parte de la geografía española presentando su -ya no tan- ultimísimo «The Call«. Y lo mejor es que no vinieron solos. Acompañados de los valencianos EXODIA (con dinamita bajo el brazo) y los barceloneses RAVENBLOOD, como escuderos de los manchegos para hacernos olvidar durante toda la noche nuestras miserias a base de headbanging y rotura severa de vértebras.

Desgraciadamente entré en la sala con el show de RAVENBLOOD bastante avanzado, y lo que pude ver y escuchar hicieron que sintiese todavía más el no haber presenciado su show de principio a fin. No soy muy amigo de etiquetas pero la descripción epic symphonic death Metal se ajusta como un guante de cuero y tachas a la música de RAVENBLOOD. Efectivamente «Epic symphonic death Metal» es lo que practican los barceloneses, no hay ninguna duda, puesto que a la guturalidad de su voceras se une la solvencia técnica del resto de la banda. La presencia de teclados sampleados es la variable definitiva para comprender los registros de esta banda a la que quizá pediría una más cuidada puesta en escena, más parafernalia épica en sintonía con sus himnos al paganismo metálico. Una producción escénica más acorde con su propuesta musical, vamos. Entiendo que desplazarse desde tan lejos es un serio handicap para esto, pero confío en que la imparable proyección de RAVENBLOOD solvente esta -por otra parte ínfima- carencia. Musicalmente convincentes. Si tenéis oportunidad no se os ocurra perdéroslos.

Y después de la actuación de los catalanes el escenario se preparaba para el asalto de EXODIA, una de las razones por las que no quería perderme este evento. Y es que hace tiempo que se viene oyendo el nombre de los valencianos como serios aspirantes a la primera línea del thrash nacional. Hace tiempo tuve la oportunidad de poder verles sobre un escenario (presumo que en aquella ocasión no llevaban mucho tiempo formados como banda, ya que sería una fecha cercana  a su formación en el 2009) y ya en aquella ocasión su nivel técnico es lo primero que llamó mi atención, especialmente la batería de Pablo y el conjunto guitarrero formado por Pablo Tello y Rafa. Sin embargo aquel concierto me pareció atropellado y algo alejado de lo que debe ser un show de metal contundente. No es que no sonaran compactos -que lo hicieron- sino que dió la impresión que no tocaban para su audiencia. Ahora estan inmersos en la presentación de su «Slow Death» y han pasado muchas cosas en la evolución ascendente de EXODIA ¿La más importante? Pues precisamente la edición de su valoradísimo primer disco de la banda (en 2011 habían auto-editado un Ep de cinco canciones producido, al igual que el disco, por David de ANGELUS APATRIDA), el citado «Slow Death«.

Con semejantes cartas sobre las tablas de la sala Ágora se prometía un concierto completamente insano de estas huestes valencianas. Y arrancaron con ninguna intención de dar tregua al personal, pues la canción -y vídeo- con el que dieron a conocer su último trabajo fue «No rules, No Kisses«, que en directo suena como se intuye en disco: aguerrida e intensa como un demonio hasta el culo de anfetas. Desgraciadamente todavía no estoy familiarizado con las demás canciones de «Slow Death«, pero a juzgar por lo escuchado el resto de composiciones rozan el notable alto (como aseguran otros medios especializados). Sí que conocía también la canción con la que dieron la estocada final: la más hardcoriana «Fight my cock and your palate«. A pesar del gran nivel con el que ejecutan EXODIA su show he de confesar que hubo algo que no acabó de convencerme. Técnicamente efectivos y fuertemente compactos, sí, pero creo que se quedaron un poco a medias a la hora de avasallar al público. Me faltó esa ostia en mi puta cara para que me acabase de estallar su show. Estoy convencido que necesitan estar todavía más cómodos sobre el escenario y poder atrapar al público en la vorágine sonora que son capaces de crear. Muy próximos a la primera línea del frente Thrash. Atentos a sus siguientes pasos.

Y si a EXODIA quizá les faltó eso para acabar de convencerme los ANGELUS APATRIDA hace tiempo que vienen demostrando porqué se habla tanto de ellos como del orgullo nacional del metal. Decir que son apabullantes es quedarse corto… ¿que os parecen dos horas de tormenta eléctrica? Sin bajar el ritmo apenas para echarse un buen trago al gaznate, los manchegos venían con los temas de «The Call» tocadísimos durante sus fechas previas en Europa. Esa era la única duda que podía tener al respecto, si sonarían las piezas de su último disco igual de intensas que el resto de su material… ¡Gilipolleces! Desde que arrancaron el show con el single «You are next» estuvo claro que las nuevas canciones son capaces de hacer sombra, o por lo menos situarse a la altura, a las viejas, también en directo. Tras la épica «At the gates of hell«, la power «It’s Rising» y el aldabonazo thrash de «Violent Down» nos vimos las caras por fin con material «antiguo». «Of Men and Tyrants» me supo a gloria, aunque mis vértebras cervicales no lo agradecieran, seguida de simpáticas tonadas como «Never Forget» y «Fuck you«, permanente dedicada a nuestra estimada clase política. «Blood on the Snow» fue presentada como una canción muy especial para el frontman de ANGELUS APATRIDA, Guillermo Izquierdo, el que es ahora mismo el mejor frontman del panorama metalero español: simpático y agresivo, ganándose a su audiencia con grandes dosis de complicidad y, sobre todo, con toda la naturalidad del mundo. La canción que da título a su anterior disco «Clockwork» continuó dañándonos el sistema nervioso. Las más heavies «Corruption» y «Hereditary Genius» dieron paso a uno de los momentos más esperados de la noche: batalla campal en el aforo con «Give’em war«. Destacar lo bien que atruena «One side one war» en directo, siendo bastante discreta entre el apabullante material de «Clockwork«. Otra pausa para echar un buen trago al ritmo de esa oda a la cerveza llamada «Fresh Pleasure» y llegaron al final del primer e inhumano bloque con «Killer Instinct«, su versión maidenmaníaca «Be quick or be dead» e «In the Heart of the Nations«.

Obviamente a estas alturas de la carrera de ANGELUS APATRIDA cualquiera sabe que no se pueden retirar sin concedernos clásicos instantáneos como «Blast Off«, y efectivamente volvieron a presentarse en el escenario con los arpegios de «The Manhattan Project«. Lo que seguían sin conceder era tregua al personal reunido (demasiado escaso, por otra parte, pues el bolo anterior en Valencia estuvo bastante más lleno: se está notando preocupantemente esta mierda llamada crisis…), como demostraron las interpretaciones de «Free your Soul» y «Legally Brainwashed» dedicada esta última a las cancerígenas religiones. Vuelta al backstage para procurarse más bebercio y al lío con el segundo y último bis de la noche. Con la inevitable «Versus the World» y una de las sorpresas de la noche: la recuperación de un tema tan antiguo como «Negotiating the clowns». Parece ser que hacía tiempo que no la tocaban y querían probar cómo funcionaba en medio de su set. Pues bien. La canción aporta frescura rítmica en medio de sus sonidos más clásicos con su toque más moderno. Confío en que se quede en futuros set lists de la banda. Con «Vomitive» y el fin de fiesta de «Thrash Attack» la banda nos emplazaba a seguir disfrutando de la fiesta en la sala Ágora hasta la salida del sol, mientras recomponíamos nuestras neuronas.

Otro triunfo de los albaceteños habiendo hecho tan solo una actuación completamente estandar. Esa fue mi sensación al coger el coche de vuelta a casa. ANGELUS APATRIDA se encuentran en un nivel tal que les permite ni siquiera despeinarse para ofrecer un show tremendo. ¡¡La liga de los gigantes, herman@s!!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS