AMBUSH (SWE) – Infidel, 2020

Enlaces:

No todo el heavy metal proviene de Reino Unido o Norte América. Quizá esto es una obviedad, pero a veces incluso las obviedades han de recordarse. Buena prueba de esta sentencia es el tercer disco de estudio de los suecos AMBUSH. De la mano del sello alemán High Roller Records (METALIAN, BUNKER 66, RUNEMAGICK, BLACK VIPER…) nos llega Infidel, un disco que nos recordará que se puede sonar a las grandes figuras del género, como JUDAS PRIEST o ACCEPT, sin sonar a rancio, a copia, o simplemente aportando algo de frescura.  Así pues, Infidel nos ofrece cuarenta y tres minutos de puro heavy metal de corte clásico en el que el trasfondo bélico contrasta con el aura ligeramente motera que desprende la música. En ocasiones, la base instrumental nos cuenta un poco sobre el más que probable (y habitual en este tipo de formaciones) gusto de estos suecos por el glam o el hard rock, haciendo alusión a estos géneros a lo largo de todo el disco.

Me gustaría destacar, por encima de cualquier otro aspecto, dos cosas. Una de ellas, la voz de Oskar Jakobson, puede que una de las voces que más me han gustado y sorprendido dentro del ‘jebi merol’ en los últimos años. Y no es que únicamente cante bien y me guste su color de voz, sino que además las melodías que crea en las líneas vocales son, para mí, simplemente perfectas. Durante todo el disco mantiene el nivel, armoniza la base instrumental, deja espacios para que ésta respire, imprime mucha variedad en las melodías y encima de todo métricamente y en lo que a registros se refiere también es impecable, dando rienda suelta a toda su capacidad para subir muy alto en los agudos, mantener con medios y bajar muy abajo con registros más graves. Si encima de esto profieres gritos de énfasis en momentos clave como hace el bueno de Oskar, rompiendo un poco el canto clásico, rematas un trabajo vocal de diez.

Como segundo punto, destaca la presencia de un bajo que suena con la distorsión justa y necesaria para que resalte el metálico crujir de las cuerdas, pero sin que éste emborrone lo más mínimo a las guitarras ni a los huecos que quedan entre éstas y la percusión. Independientemente de la notable presencia de las cuatro cuerdas, para nada se nota descompensado en la mezcla, así que enhorabuena al culpable y a AMBUSH por permitir que así sea y lo podamos disfrutar.

Destacando estos aspectos, para nada quiero desmerecer el trabajo de la percusión o de las guitarras, que no únicamente representan un equilibrio perfecto entre el heavy y el hard rock sino que coquetean también con el speed metal, como por ejemplo pasa en “Iron helm of war”, sin duda mi favorita del disco, con ese regustazo tan cojonudo a HELLOWEEN. Además, en alguna ocasión nos sorprenden con la inclusión de fragmentos interpretados por una armónica, que le da un toquecillo folclórico a alguno de los cortes.

Quizá la percusión quede relegada a la última mención y no por ser mala, en absoluto, pero quizá sí es la parte más “discreta” (recalco comillas) en comparación con todos los elementos de este disco que, si bien no representa una novedad dentro del género, merece pelear por puestos altos en las listas de mejores álbumes heavy metaleros del año. Producción impecable, una buena portada, pintas de rigor y confianza en su material son las esmeraldas que decoran este magnífico cáliz de metal equilibrado, serio y muy cuidado.

Comparte: