ALTESIA (FRA) – Paragon circus, 2019

Enlaces:

Creo que a estas alturas de la navegación todos los que leemos y participamos de esta web estamos más que acostumbrados a la confluencia de distintos afluentes del metal. Y no sólo eso, sino también a que se hagan incursiones en otros géneros musicales que poco o nada tienen que ver. Un claro ejemplo de la versatilidad es este Paragon circus, el debut de ALTESIA, en el que podemos casi hacer un viaje por el tiempo de la música: desde los teclados hammond hasta las distorsiones más extremas, si bien todo emulsionado con un cuidadísimo trabajo vocal.

Es cierto que la comparación con la última etapa de OPETH resulta tan inevitable como injusta, porque parece que los suecos se han apropiado de la fusión en el metal, pero está ahí y el cerebro, en un ejercicio perverso, puede que en unos meses nos haga dudar de si «The prision child» es un tema de ALTESIA o del Heritage de OPETH. El único problema que ALTESIA podrá tener es no haber sido los primeros en publicar este disco.

Al margen de comparaciones, la calidad del disco es incuestionable, sabiendo dar encaje a instrumentos tan ajenos al metal como el saxofón en «Reminiscence«, y con el buen gusto de hacer guiños al rock progresivo y al jazz sin que resulte un disco elitista o recargado. También tiene un nivel técnico próximo al virtuosismo, pero al no abusar de él hace que no se haga bola y se pueda disfrutar de cada solo. También el hecho de que los temas tengan mucha presencia de la voz ayuda a que el álbum sea ameno aun habiendo temas de más de diez minutos.

Cada tema tiene un sonido peculiar, pero el disco en ningún caso pasa a sonar como una amalgama de sonidos y estilos, sino que mantiene un hilo conductor que no nos permite despistarnos de dónde estamos.

En resumen, para los amantes del progresivo, por favor, que se anoten el nombre de esta banda en mayúsculas y no dejen de tenerlos en sus oraciones para que sigan sacando discos así.

Comparte: