ALTARAGE (ESP) – The approaching roar, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

ALTARAGE es un entidad surgida en 2015. Su primera mutación se denominó MMXV, y emergió de la nada con la intención de engullir toda fuente de luz. Su voracidad vanguardista aumentó al completar su segundo estadio Nihl, adoptando unos contornos cuya silueta recordaba a PORTAL, ABYSSAL o IMPETUOUS RITUAL. Endinghent optó por aminorar la velocidad para adaptarse a la monstruosidad sonora que arrastraba. Ambos diferentes pero con una misma impronta.

La búsqueda constante de la heterodoxia no resultaba tan informe como otras entidades de similar naturaleza. ALTARAGE nacía del mismo vacío, pero enseguida revelaba sus formas grotescas y su naturaleza brutal. No era necesario demasiado tiempo para vislumbrar sus aristas y comprender su violento objetivo, y es que toda su complejidad se enmarcaba en la sencillez de un orbe perfecto cuyo interior encerraba, bajo traslúcida geometría, una masa indescifrable.

The approaching roar deja atrás la crisálida que se alimentaba directamente de las bandas anteriormente mencionadas para comenzar a moverse por sí misma, gestando sus propios recursos, utilizando a su manera toda la creatividad que cae entre sus tentáculos.

Los primeros compases del álbum obran un engaño en forma de melodía limpia de guitarra que desemboca abruptamente en la verdadera visión de ALTARAGE. Una disonancia perpetua que retumba en los oídos y sobre la cual se construye una atmósfera tan opresiva, un sonido tan abisal y una energía tan violenta, que se muestra como algo impenetrable y mastodóntico. Todos los instrumentos se alinean sonando tan compactos que pareciera que las notas compartieran un mismo origen, como si brotaran de un agujero negro de manera espontánea.

No obstante, tras la estructura caótica subyace un cuidado diseño de todos sus elementos. La producción destaca por lograr un equilibrio tenso pero efectivo, en el que todo parece confundirse pero, finalmente nada se pierde en la mezcla. Las guitarras, el bajo, la percusión y la voz forman un solo organismo, pero están ahí, audibles en  cohesionada singularidad.

Esta misma avalancha que nos arrastra esconde mucho más que la simple inercia violenta. De alguna manera logra evolucionar hacia otros terrenos dentro de su monolítico desarrollo, aproximándose a veces al black metal, virando hacia un death muy técnico y llegando a mostrarse casi orquestal. A pesar de no escuchar un solo instrumentos de los llamados clásicos, la pesadez tan abrumadora llega a ser capaz de sonar grandilocuente a través de una constante sensación de estar ante algo que provoca terror.

La propia portada del disco, así como su título, convergen en su identidad musical para ofrecernos una experiencia que oprime el pecho e inflama con virulencia los oídos, haciéndonos sentir una tensión perpetua que parece anticipar la aparición de un monstruosidad surgida de algún abismo innombrable.

Comparte:

COMENTARIOS