ALTARAGE – Endinghent, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Año y medio después de la salida de aquel descomunal NIHL, ALTARAGE nos ofrece su continuación, Endinghent, y que es ni más ni menos lo que esperábamos y queríamos de los bilbaínos. Más death metal cavernoso y oscuro, en la línea de PORTAL o IMPETUOUS RITUAL. Un debut con bastante buena aceptación entre los adeptos a este tipo de sonidos, entre los cuales me incluyo, y cuya recompensa ha sido el fichaje con Season of Mist. Hablamos de palabras mayores porque, como suele decirse, estos no fichan a cualquiera, y bajo la lógica comercial no se busca que un grupo sea revolucionario, sino que haga un muy buen producto para un segmento de mercado muy concreto, el mismo que precisamente será más exigente con la calidad. Por ende un fichaje más que merecido con el sello francés, que denota la alta calidad de su debut… pero que los pone bajo grandes expectativas. 

¿Supera Endindhent a su predecesor? El resultado entre uno y otro trabajo es tan igualado que no sabría decir. Tras bastantes escuchas a ambos, soy incapaz de discernir cuál es superior. Eso queda a elección y criterio de cada uno. Hay diferencias, pero bastante sutiles. Endinghent baja ligeramente las revoluciones, es algo más lento y pesado, lo cual no quiere decir que NIHL fuese precisamente un trabajo de BLASPHEMY… Este nuevo opus inclina ligeramente la balanza hacia el lado lento, como si quisiesen mostrar otra cara, ni mejor ni peor. Si NIHL era más atronador, Endinghent es más pesado. Todo en términos relativos. Pero como ya dije en su día en la reseña de NIHL, su mayor virtud sigue siendo que, a pesar de la densidad de su propuesta, tienen la habilidad de ser amenos, de que sus obras puedan ser escuchadas de una sentada sin dolores de cabeza. Porque nunca tiran a los extremos; siguen optando, ante todo, por la variedad de recursos.

Además, entre su corta duración y que ciertas canciones enlazan entre sí, nos lo ponen aún más sencillo para disfrutar los 36 minutos de la obra. “Incessant magma” abre el disco y es la canción más lenta de todas, un medio tiempo que en los últimos instantes baja aún más la velocidad, dejando notas largas… Porque, cual orilla que se retrae antes de un tsunami, va allanando el terreno para que “Spearheaderon” arranque con ira. Pero nunca irán al 100% todo el tiempo, quizás bajen de revoluciones o las suban, pero de nuevo todos los cortes se someten a un fin mayor: crear una atmósfera muy opresiva y cargante. 

Posiblemente uno de los mejores momentos del disco sea esos arpegios invertidos del “Rift“, muy a lo PORTAL. Están hechos para ponernos nerviosos, para incomodarnos aún más. Al oyente no acostumbrado a este tipo de sonidos le parecerán incluso desagradables, pero es parte del encanto de su música.

Quizás se les podría achacar su falta de riesgo, o que no hay momentos tan sorprendentes como aquella percusión en “Baptism nihl“, pero ellos tienen muy claro qué hacer, qué obtener y no tienen la necesidad de cambiarlo. Han optado por algo más lento, ligeramente más pesado, y aunque el factor sorpresa ya no existe también se agradece que dentro de ese pequeño cajón de estilo en el que se encuentran hayan querido darle un matiz ligeramente distinto a a su música. Son un factor seguro, y nada más importa.

Comparte:

COMENTARIOS