ALLEGAEON (USA) – Apoptosis, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Hay bandas que se ganan un hueco en tu historia a golpe de esfuerzo propio sin darte cuenta. En mi caso particular, con ALLEGAEON pasó así: en una incursión discográfica para completar un pedido de nuevas adquisiciones, me hice con su Formshifter porque lo que había escuchado me gustaba y estaba bien de precio. Cuando me lo puse en casa me enganché definitivamente al grupo. Death metal técnico, sí, progresivo también, pero todo llevado con un sentido de la composición muy accesible, con melodía y con una voz bastante más cazurra de lo que uno podría pensarse teniendo en cuenta las formas del estilo. Pero lo que más me llamaba la atención de ellos era que hacían fácil lo complejo, de manera que acrobacias musicales varias te las envolvían con riffs, frases o estribillos pegadizos para que no quisieras dejar de escuchar sus temas. Como siempre que me pasa esto con un grupo, pronto me hice con el trabajo precedente Fragments of form and function y no tardé en tener el disco que acaban de sacar, Elements of the infinite, que me pareció la culminación.

Tras verlos en directo un par de veces mi sensación sobre ellos se reafirmó, creándome las ganas de verles por fin como cabezas de gira y no banda de acompañamiento… La última oportunidad sería con OBSCURA, aún con su bombástico Proponent for sentience como resorte final de su propia existencia. Pero ya se sabía que pronto habría nuevo disco, y aquí está. Siguiendo con la temática existencial y futurista, Apoptosis es un trabajo menos ambicioso que su predecesor en formas, pero para mi gusto han logrado un perfecto resumen de lo que son ALLEGAEON ahora mismo. Me reafirmo. Este es el momento de que los promotores se fijen en ellos como banda principal, porque con este trabajo tienen la mejor excusa para ello y porque creo que el nombre del grupo ya ha crecido lo suficiente como para asegurarse una existencia no ridícula.

Apoptosis tiene unas formas más tradicionales en su concepción. Los arreglos orquestales de Proponent for sentience y su visión de conjunto se han cambiado por una suerte de temas trabajados en sentido individual, aunque se siga un hilo conductor estilístico. Esto a priori no es problema, porque cada corte tiene vida propia y el disco sigue muy bien el ritmo. Además, con una única excepción, la duración de los temas es más comedida y menos dispar que en el trabajo precedente. Todo ello redunda en un trabajo mucho más accesible y directo, pero no por ello menos interesante desde un punto de vista de riesgo musical. Para muestra un botón, el que para mi es el tema estrella de este disco y que han elegido como adelanto: «Extremophiles (B)«. Corte de estructura muy cambiante, con parón de voces limpias incluido, riffs muy contagiosos y que al final da un giro argumental hacia un cariz más épico. Todo ello con muchos destellos técnicos tanto en los solos de la pareja de guitarristas como el bajo constantemente presente de Brandon Michael.

Esta es la tónica de la mayoría de los cortes, todos ellos con una calidad superlativa y al mismo tiempo los pies en la tierra hacia el oyente. El único corte que para mi gusto baja un poco el nivel y se queda en agua de borrajas es precisamente la otra parte del que acabo de destacar, «Extremophiles (A)«, tema más relajado, lo cual no es malo, pero parece que esté hecho de retales y no llegue a ningún sitio. En el otro lado de la balanza tenemos el cierre del disco: el tema título, «Apoptosis«. Aunque en «Tsunami and submergence» ya hay un tímido retazo de estructura más creciente y orquestal, enlazando con su trabajo precedente, es en «Apoptosis» donde el grupo se ha guardado toda su maquinaria sinfónica, para un corte que en sí mismo, en sus diez minutos de duración, es una obra aparte. Un corte muy bien construido y no aburrido que, lejos de dejarte con sensación exhaustiva, hace que tengas ganas de más.

ALLEGAEON vuelve a demostrar su valía en Apoptosis y lo hace haciendo resumen de su propia existencia con un disco que es al mismo tiempo venturoso y accesible. Siempre que un trabajo me entra en primera escucha como un tiro lo suelo dejar reposar para ver si fue flor de un día o hay ingredientes para más. El caso de Apoptosis ha sido lo segundo. Un trabajo para disfrutar y desgranar, al mismo tiempo que para dejarse llevar en medio de este apocalipsis interno que nos propone ALLEGAEON. Seguramente esté en el top de este año…

Comparte:

COMENTARIOS