ALFAHANNE (SWE) – Atomvinter, 2019

Enlaces:

Siempre hay que recordar el dicho que reza “todo está inventado” a la hora de analizar un disco de música. A mi entender se trata de una verdad a medias. Cierto es que es prácticamente imposible crear una obra artística que no tenga influencias reconocibles de épocas anteriores, pero tampoco debería ser esa la meta del artista. El conocimiento se alimenta de sí mismo desde antes de ser la especie que somos hoy, y sin ese saber pretérito no habríamos llegado hasta el punto (para bien y para mal) en el que hoy nos encontramos. Quizá la clave no es tanto crear algo completamente novedoso, sino saber integrar esas influencias para expresar un mensaje de manera que sorprenda y remueva.

Está lección deben haberla aprendido muy bien los miembros de ALFAHANNE.  Sus influencias son múltiples, muy variadas y cohabitan dentro de la misma fórmula con resultados sorprendentes. Ahora presentan Atomvinter como el producto más pulido y compacto de su trayectoria.

El propio nombre del disco evoca el marco postapocalíptico en el que se han movido desde que debutaran con un split junto a SHINING en el ya lejano 2012. Esta línea conceptual y estética resulta muy adecuada para aunar las diferentes identidades del cuarteto sueco y explica algunas de sus referencias. Sus raíces se encuentran en varios grupos de black metal y death metal de los años noventa como MAZE OF TORMENT y VINTERLAND, bandas a las que sus miembros pertenecieron, hecho que se hace notar en diversos momentos y cuya mejor prueba es la colaboración de Hoest (TAAKE) y Nag (TSJUDER) en sendos temas del disco. El punto de partida siempre parece ser un lugar común de la geografía musical, como el rock o el heavy metal, pero se muestra siempre deconstruido hacia otros más oscuros como el black, el post punk o el gótico.

Atomvinter” abre el disco con fuerza, sonando a medio camino entre el post punk y el rock y avanzando hacia un estribillo de puro black’n’roll. No hace falta más para darse cuenta de que estos suecos saben lo que hacen. Con “Sluten circle” y en ciertos momentos de “Alla mot alla” recibiremos esta mezcla explosiva, aunque afortunadamente Atomvinter no se acomoda y busca otras formas de llegar al oyente.

En “Lovers against the world” encontramos una línea vocal que parece una versión metalizada de PARÁLISIS PERMANENTE, y “A place to call home (Ärla boggie)” tiene también un espíritu rockero y punk a partes iguales. Cerrando el álbum, “En tight knut” utiliza un formato mucho más atmosférico, con los teclados alcanzando su mayor nivel de protagonismo.

Todas estas versiones de sí mismos mantienen una coherencia notable y las diferentes referencias estilísticas conviven de una manera muy natural y fluida. Desde su debut ALFAHANNE ha ido moderando su sonido hasta encontrar un equilibrio entre géneros que roza lo perfecto, construyendo una identidad muy clara y reconocible.

Concilia en una sola alma la crudeza del metal extremo, la actitud del punk, la oscuridad del gótico y la intención festiva del rock. Es muy difícil encontrar una intersección musical en la que se crucen tantos y tan diversos caminos. La formación sueca no ha conseguido esto, sino que ha unificado también cada bifurcación en una sola senda que promete un viaje repleto de emociones.

Comparte: